Una sanitaria poniendo la vacuna del coronavirus.
Una sanitaria poniendo la vacuna del coronavirus. ESTEBAN

Una de las principales amenazas contra la vacunación es la desinformación y los bulos que circulan en redes sociales y en los medios de comunicación. En la actualidad, los bulos generados por grupos de negacionistas y reticentes a las vacunas siguen presentes en redes sociales y en noticias de algunos medios de comunicación, siendo necesaria una acción coordinada frente a ellos.

Por eso nació la Alianza contra los Bulos en Vacunas, en la que diversas organizaciones sanitarias —la Asociación Española de Vacunología, la Asociación de Enfermería Comunitaria, la Asociación Nacional de Enfermería y Vacunas, el Consejo General de Colegios Farmacéuticos, la Escuela de Pacientes de Andalucía, el Instituto Balmis de Vacunas, el Instituto #SaludsinBulos y la Sociedad Española de Pediatría de Atención Primaria— nos hemos unido para contribuir a la información veraz sobre vacunas y frenar la desinformación sobre las mismas.

Salen noticias en algunos medios que ponen los pelos de punta:

1. Muere una mujer de 73 años tras recibir la segunda dosis de la vacuna: Una mujer ha muerto en un pueblo de Cádiz poco después de recibir la segunda dosis de la vacuna contra la covid-19. El caso se está estudiando.

2. Una anciana muere atropellada por el coche de su hija tras vacunarse contra el coronavirus. Madre e hija intentaban hacerse una foto para celebrar la vacuna cuando el coche echó a andar.

3. La mujer del condecorado cabo Pérez, muerto tras la vacuna AstraZeneca, está embarazada de 5 meses.

4. Defensa confirma que el militar de 35 años murió por la vacuna de AstraZeneca: "No hay ninguna duda". La Agencia Europea del Medicamento ya reconoció un posible vínculo entre la inoculación de este fármaco y casos poco frecuentes de coágulos sanguíneos con niveles bajos de plaquetas.

5. Muere un hombre de 30 años vacunado con AstraZeneca. El Ministerio de Sanidad está investigando el fallecimiento de un profesor en Toledo por eventos trombóticos tras recibir la vacuna de AstraZeneca.

6. El riesgo de trombosis es mayor en vacunados con AstraZeneca que en la población general.

Y los bulos se centran en temas como:

1. Las vacunas no son seguras porque se han hecho muy rápido.

2. Tengo alergias, no me puedo vacunar.

3. Vacunarnos puede provocar que nos infectemos de la enfermedad.

4. Ya no necesito utilizar la mascarilla si ya estoy vacunado/a.

5. Las vacunas no evitan enfermedades; éstas desaparecen con la higiene y calidad de vida.

6. Hay que tomar anticoagulantes o antiagregantes antes y después de vacunarse.

7. Las vacunas de ARN modifican nuestro genoma.

Los principio de la Alianza son:

• Los bulos sobre vacunas ponen en peligro la salud de la población y, en especial, a los más vulnerables.

• Cuando una persona deja de vacunarse porque cree que las vacunas son nocivas no sólo se expone a un microorganismo que puede ser mortal, sino que pone en riesgo al resto de la comunidad.

• La eficacia y seguridad de las vacunas no están basadas en creencias sino en ciencia. Todas las vacunas disponibles han pasado las evaluaciones de las autoridades sanitarias y han tenido que demostrar que son seguras y funcionan.

• La difusión de bulos sobre las vacunas es un acto repudiable e irresponsable. Basta que una sola persona se crea el bulo y no se vacune o no vacune a sus hijos para causar un daño irreparable.

• Las redes sociales y las cadenas de mensajería instantánea pueden multiplicar el alcance de un bulo y su daño, por lo que cualquier distorsión de la realidad puede equivaler a un efecto dominó cuyas consecuencias finales son impredecibles.

• El humor es un arma de doble filo sobre las vacunas frente a la COVID19. Si bien puede ayudar a desmontar los argumentos de las personas reticentes a las vacunas, también puede contribuir a crear un estado de opinión contra ellas. Por eso, la responsabilidad a la hora de difundir bulos se extiende a los memes.

• Se necesitan campañas de concienciación sobre los bulos en vacunas que apelen a la responsabilidad individual y que lleguen a todos los colectivos implicados.

• Los profesionales sanitarios tienen una labor fundamental a la hora de difundir información veraz sobre vacunas y contribuir a la confianza de la población en ellas, tanto en su contacto directo con el paciente como en redes sociales.

• La educación sobre los beneficios de las vacunas debe iniciarse desde edades tempranas. Un ciudadano formado en salud contribuye a una sociedad más sana.

• La tecnología debe contribuir a combatir los bulos en vacunas y la creciente amenaza que suponen los bots creados por grupos antivacunas y gobiernos autoritarios cuyo fin es desestabilizar democracias.

Y ante lo que vemos, es necesario posicionarse como hizo la Alianza contra los bulos en vacunas, en un webinar en el que participé, con estas conclusiones:

1. Las vacunas son eficaces. Las vacunas son muy eficaces para prevenir la enfermedad grave y la muerte, como estamos viendo en las personas mayores a partir de la 1ª dosis.

2. Las vacunas son seguras. Todos los medicamentos pueden tener efectos adversos y es importante monitorizarlos para conocerlos. Las vacunas han mostrado un alto perfil de seguridad y los efectos adversos graves son raros y muy escasos.

3. La importancia de la unificación de criterios. Las diferencias de mensajes y actuaciones entre países de la UE han creado una distorsión que afecta a la percepción que tienen las personas sobre las vacunas.

4. La importancia de la comunicación adecuada. La comunicación es muy mejorable por parte de todos. Es necesaria una mayor presencia de expertos y menos de opinadores, y es necesaria una unificación de los mensajes.

5. Los comunicadores. Hay que utilizar a personajes famosos de todos los ámbitos con menajes contundentes y que apelen a la sensibilidad de las personas, a su corazón.

6. Verificar los mensajes. Hay verificar siempre los mensajes negativos antes de creerlos. No se deberían difundir en RRSS las informaciones no contrastadas en fuentes oficiales o de SSCC.

7. Mensajes positivos. Hay que hablar más de los beneficios de las vacunas y las vidas que están salvando y menos de sus posibles efectos adversos (como los trombos).

8. Estilos de vida saludable. La OMS ha calificado todas las vacunaciones como parte fundamental de los estilos de vida saludables y así se debe difundir en toda la sociedad.

La principal consecuencia de los bulos sobre las vacunas de COVID19 son menores coberturas vacunales. Combatámoslo. 

#Vacúnatecontralosbulos. Lo necesitamos todos, porque hasta que no estemos todos/as vacunados no estaremos seguros.

Archivado en:

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído