Un médico atendiendo a un paciente.
Un médico atendiendo a un paciente. JUAN CARLOS TORO

Decía @chamorro_judith que los pacientes informados están más preparados para la toma de decisiones y muestran mayor adherencia al tratamiento. Por su parte @iexp_paciente habla de cómo la #experienciapaciente incrementa la #adherencia terapéutica. Además la @sefh_ comenta que los farmacéuticos hospitalarios #UnidosActuamos con el resto del equipo y con los pacientes con #psoriasis para mejorar la adherencia, la eficacia y la tolerancia de los tratamientos. Añade la @sefh_ que el próximo 15 de noviembre celebrarán el #DiaAdherencia2021 bajo el lema: "Comunicación y adherencia: haciendo fácil lo difícil. Y también @SEMERGEN_CV afirma que existe una falta de concienciación social y adherencia al programa de cribado de cáncer de colon por parte de la población.

Por su parte, @bflasquetty explica que llevan ya 4 años trabajando para la promoción de la adherencia al sondaje vesical intermite desde diferentes abordajes con una red nacional de enfermeras especializadas en Urologia funcional. Y @cruzadoconchi cuenta que están en un programa de educación enfermero para mejorar la adherencia terapéutica en mayores 75 años. Y @Aiasantandreu1 afirma que médicos, enfermeras o cualquier profesional relacionado con su salud deben implicarse si se quiere una buena adherencia al tratamiento.

Los resultados sanitarios de calidad dependen de la adherencia de los pacientes a los tratamientos recomendados. La falta de adherencia por parte del paciente puede ser una amenaza para la salud y el bienestar y también conlleva una carga económica apreciable.  

En algunas enfermedades, más del 40% de los pacientes corren riesgos importantes al malinterpretar, olvidar o ignorar los consejos de salud. Si bien ninguna estrategia de intervención puede mejorar la adherencia de todos los pacientes, décadas de estudios de investigación coinciden en que los intentos exitosos de mejorar la adherencia del paciente dependen de un conjunto de factores clave, como:

-Una evaluación realista del conocimiento y comprensión del régimen por parte de los pacientes

-Una comunicación clara y eficaz entre los profesionales de la salud y sus pacientes

-Y el fomento de la confianza en la relación terapéutica.  

Los pacientes deben tener la oportunidad de contar la historia de sus experiencias únicas de enfermedad. Conocer al paciente como persona permite al profesional de la salud comprender los elementos que son cruciales para la adherencia del paciente: creencias, actitudes, normas subjetivas, contexto cultural, apoyos sociales y desafíos de salud emocional, en particular la depresión. Las relaciones profesional sanitario-paciente son esenciales a la hora de elegir entre varias opciones terapéuticas para maximizar la adherencia. La colaboración mutua fomenta una mayor satisfacción del paciente, reduce los riesgos de incumplimiento y mejora los resultados sanitarios de los pacientes.

La investigación durante las últimas décadas indica que, dependiendo de sus condiciones y la complejidad de los regímenes requeridos, hasta el 40% de los pacientes no cumplen con las recomendaciones de tratamiento. Cuando los regímenes preventivos o de tratamiento son muy complejos y / o requieren cambios en el estilo de vida y la modificación de los hábitos existentes, la no adherencia puede llegar al 70%. Aunque los pacientes con VIH / SIDA pueden estar muy motivados para adherirse, sus regímenes de medicación son particularmente complejos, y a menudo involucran múltiples “cócteles” de medicamentos.

Por ejemplo, la cantidad de medicamentos que se deben tomar por día puede tener una influencia significativa, con tasas de cumplimiento que caen hasta un 20% entre los pacientes que deben tomar trece o más píldoras al día. En un estudio de pacientes con hipertensión, la adherencia a un régimen de medicación de tres veces al día fue solo del 59% en comparación con aproximadamente el 84% para un régimen de una vez al día. En otro estudio de pacientes con asma grave persistente, sólo el 32% se adhirió a un régimen que incluía múltiples componentes, como corticosteroides inhalados y sistémicos y broncodilatadores de acción prolongada.

Las consecuencias para la salud de la no adherencia pueden ser bastante graves. La no adherencia compromete los resultados del paciente de muchas formas diferentes, pero es más obvia cuando los pacientes no toman medicamentos que probablemente curarían o al menos manejarían eficazmente sus enfermedades. Para los pacientes con VIH que no tienen al menos un 90% -95% de adherencia, puede resultar la replicación viral y la consecuente progresión de la enfermedad. Para los pacientes que padecen o están en riesgo de enfermedad coronaria, la falta de adherencia a los tratamientos con medicamentos puede poner en peligro la supervivencia. Entre los pacientes diabéticos, la adherencia a la medicación para controlar la hipertensión es esencial para prevenir la mortalidad por diabetes e infarto de miocardio. Además, además de los beneficios directos, los estudios muestran que la salud puede depender en parte del acto de adherirse a un régimen. Algunas investigaciones sugieren que la adherencia, incluso a un placebo, es en sí misma beneficiosa para los resultados de salud.

Las creencias sobre la salud de los pacientes se ven afectadas por su conocimiento de la salud y estas creencias también contribuyen a la (no) adherencia. 

Ninguna estrategia de intervención única puede mejorar la adherencia de todos los pacientes. El éxito depende de adaptar las intervenciones a las características únicas de los pacientes, las condiciones de la enfermedad y los regímenes de tratamiento.



Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Lo más leído