Un tractor, fumigando con lejía una playa de Zahara de los Atunes. IMAGEN: CANAL SUR
Un tractor, fumigando con lejía una playa de Zahara de los Atunes. IMAGEN: CANAL SUR

El próximo lunes día 8 de junio, quizás la deseada fase 3 se convierta en realidad en Andalucía, al menos en seis de sus provincias parece casi seguro, y con dicha fase en la desescalada, los desplazamientos desde el interior hacia la costa, entre provincias, e incluso quizás entre autonomías limítrofes que pasen a la vez a la misma fase, aumenten considerablemente, aunque seguramente no llegue a cifras de pasados ejercicios.

Ya se puede hacer uso de las playas para el paseo, baño y esparcimiento, cuestión que tanto tiempo llevan esperando tantas personas que no viven en las localidades del litoral andaluz.

Por tanto, resulta imprescindible realizar un repaso de lo que diferentes organismos han ido comentando en sus informes, y adecuar el uso de las playas para mantener la salud y seguridad de las personas en su uso, a la vez que preservar el ecosistema y medio ambiente marino, porque a veces se nos olvida que el litoral es un ente vivo, no un decorado ni un parque temático al que podemos poner alfombras, remover cimientos, y darle una mano de pintura si se desconcha.

En primer lugar, es palmario que deberán respetarse las medidas de seguridad e higiene establecidas por las autoridades sanitarias para la prevención del Covid-19, en particular las relativas al mantenimiento de una distancia mínima de seguridad de al menos cuatro metros entre los usuarios, mantener dentro de dicho perímetro de seguridad todos los objetos personales y toallas, evitando el contacto con el resto de usuarios, aumentar la periodicidad de limpieza e higiene del mobiliario público y aseos, y todo el resto de medidas anunciadas.

Hasta aquí todo dentro la desescalada hacia la “nueva normalidad”, pero el 18 de mayo la Junta de Andalucía va un paso más allá y encomienda a los Ayuntamientos a través del Decreto-ley 13/2020, que desinfecten a diario los arenales playeros del litoral.

Parece, dada la redacción del Decreto-Ley, que los responsables políticos andaluces no han tenido a bien leer el informe de la OMS (Organización Mundial de la Salud), en el que explicaban que “no se recomienda el rociado o la fumigación de espacios exteriores, como calles o mercados, para matar al virus causante de la Covid-19 u otros patógenos, pues la acción del desinfectante se ve anulada por la suciedad, y ni siquiera en ausencia de materias orgánicas, es poco probable que el rociado químico cubra correctamente todas las superficies durante el tiempo de contacto necesario para desactivar a los agentes patógenos”.

añade la OMS que dicha desinfección puede afectar a la salud: “Además, las calles y las veredas no están consideradas reservorios de infección de la Covid-19, rociar desinfectante incluso en el exterior, puede ser peligroso para la salud humana”.

Por tanto si la desinfección fumigando espacios urbanos, no es efectiva contra el virus, y además puede ser perjudicial para la salud humana, peor aún será desinfectar el litoral, al afectar muy seriamente a toda la biodiversidad que contiene.

Y más aún, leyendo el informe del CSIC (Consejo Superior de Investigaciones Científicas) de 5 de mayo sobre la transmisión del SARS-CoV-2 en playas y piscinas, quedan claras tres cuestiones, la mínima posibilidad de contagio del virus a través del agua del mar o la arena de la playa, la recomendación de no desinfectar los suelos de espacios naturales, y por el contrario, la preocupación de este organismo por la transmisión del virus a través de las aguas fecales.

El resumen y recomendaciones del informe del CSIC aclara que:

1.- La principal vía de transmisión del SARS-CoV-2 en playas, ríos, lagos y piscinas es a través de secreciones respiratorias que se generan con la tos y los estornudos y el contacto de persona a persona, por lo que deben mantenerse las recomendaciones generales relativas a cualquier otro lugar.

2.-Aunque actualmente no existen datos de la persistencia del SARS-CoV-2 en agua de mar, el efecto de dilución, así como la presencia de sal, son factores que probablemente contribuyan a una disminución de la carga viral y a su inactivación por analogía a lo que sucede con virus similares.

3.-Aunque no existen estudios sobre la prevalencia de virus en la arena presente en playas o riberas, la acción conjunta de la sal del agua de mar, la radiación ultravioleta solar y la alta temperatura que puede alcanzar la arena, son favorables para la inactivación de los agentes patógenos.

4.-No es recomendable la desinfección de los suelos de espacios naturales con los procedimientos habituales para espacios públicos urbanos.

5.-Las playas y riberas pueden ser infectadas por las masas de agua contiguas (mar, río, etc.) en las que se han vertidos aguas fecales. La probabilidad de que arenas o tierras infectadas alcancen las manos y posteriormente boca, nariz u ojos de algún bañista es baja pero no inexistente.

Atendiendo a los informes científicos es palmario que la desinfección de los arenales propuestos por la Junta de Andalucía es inútil frente al Covid19, es dañino para el ecosistema y su biodiversidad, e incluso puede resultar peligroso para la salud de las personas por tanto la normalidad sería no proceder a la desinfección del litoral como encomienda la Junta de Andalucía, y sin embargo, procedería precintar las zonas de efluentes de aguas fecales/pluviales, de las que desgraciada e ilegalmente aún tenemos muchas por toda la costa andaluza, y prohibir la estancia en la superficie de la lámina de arena que haya sido expuesta a dichas aguas a través de los efluentes, ya sean ríos, arroyos, riachuelos o aliviaderos.

 Aunque seguramente nunca se realice dicha acción recomendada, porque algunas de las playas con vertidos, incluso tienen concedidas banderas azules, Q de calidad, y certificados Aenor, por lo que dicho precinto significaría aceptar desde las diferentes administraciones, que se incumplen las leyes, además de poner en entredicho las fórmulas concesión de tales estandartes.

 Ni siquiera la pandemia ha sido capaz de poner a la altura a nuestra clase política, para que la toma de decisiones sea siempre por el bien común, del entorno y pensando en las futuras generaciones que pisarán esta tierra.

Archivado en:

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído