captura_de_pantalla_2016-02-07_a_las_15.17.20
captura_de_pantalla_2016-02-07_a_las_15.17.20

VISTO EN LAS REDES. La actriz no pudo cerrar su intervención en la gala al dar la organización paso con música a la entrega del siguiente galardón. Este domingo se resarcía en su cuenta de twitter.

Hasta el actor Ricardo Darín expresó el malestar durante su discurso por esa "musiquita" que no permitió instantes antes a Natalia de Molina redondear su discurso al recoger el galardón que la acreditó como mejor actriz protagonista por Techo y comida, del jerezano Juan Miguel del Castillo. Esta mañana, superada ya la resaca de la intensa y emotiva ceremonia, la propia intérprete andaluza escribía esto en su cuenta de twitter: "No me dejaron acabar y decir lo que quería decir, así que lo grito por aquí: ¡TECHO, COMIDA Y DIGNIDAD PARA TODOS!". Rápidamente, el tuit se ha comenzado a propagar por la red social y a mediodía ya acumula casi 2.000 retuits.

El papel de Rocío en Techo y comida, una madre soltera a punto de ser desahuciada, le ha valido a la linarense Natalia de Molina su segundo premio Goya. A sus 25 años, ha logrado el galardón a la mejor actriz por su magistral interpretación en el debú al frente de un largometraje del cineasta jerezano Juan Miguel del Castillo. Tanto éste como Miguel Carabante y Daniel Quiñones estaban también nominados como mejor director novel y como responsables de la mejor canción original, respectivamente, y aunque a priori De Molina era la que partía con menos posibilidades por medirse en una reñida categoría, ha sido finalmente la que ha subido a recoger un reconocimiento por un trabajo que ha calificado de "regalo" por parte del responsable de la dirección y guión del filme rodado íntegramente en Jerez.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído