El 'árbitro de la paz': "Recibí alguna que otra agresión y desearon que me hubiera estrellado en la carretera"

Ángel Andrés Jiménez ha logrado transformar insultos en valores deportivos gracias al VAR de la honestidad y el VAR de la afición (ver, animar y respetar). Este profesor y árbitro malagueño es todo un ejemplo para el deporte y la sociedad

Ángel Andrés Jiménez, el 'árbitro de la paz', en una de sus charlas.   JTORREMOLINOS
Ángel Andrés Jiménez, el 'árbitro de la paz', en una de sus charlas. JTORREMOLINOS

Embajador de un fútbol sin violencia

Sus charlas antes de los partidos se han convertido en virales. Un árbitro que dialoga con la afición, entrenadores y jugadores para que el respeto sea uno de los protagonistas en el mundo del fútbol. Ángel Andrés Jiménez, conocido como el árbitro de la paz, lleva años defendiendo los valores en el deporte y la sociedad. Profesor de profesión y colegiado por devoción, este benalmadense trata de aportar su granito de arena para construir una sociedad mejor. Llegó a ser árbitro asistente en Tercera y ahora es embajador de la Plataforma 090, un programa de la delegación de Deportes de Málaga que apuesta por un fútbol libre de violencia. Hasta Pau Gasol ha aplaudido su lucha por la paz a través de la palabra. Un silbato y el VAR de la honestidad son sus herramientas para que el balompié vuelva a ser lo que fue.  

¿Cómo fueron sus principios en el mundo del arbitraje? 

Debuté en enero de 1994 y estuve hasta el año 2002 arbitrando como uno árbitro más, pero ese año lo dejé. Cuando vuelvo en enero de 2006 pienso que debo hacer algo para que las cosas vayan a mejor en lo educativo. No quería seguir arbitrando y permitiendo insultos. Eso no hacía bien a los chavales que juegan, ni al fútbol ni a la sociedad en general. Por entonces, empecé a parar los partidos si había insultos. Así estuve hasta 2013. Me reunía antes de empezar con delegados, entrenadores y jugadores. No iba a permitir insultos de la grada sin hacer nada.

¿Qué conclusiones sacó de aquellas primeras charlas?

La verdad es que dieron resultado. Hubo un cambio radical con relación a mi época anterior en el arbitraje. Las charlas funcionaban. Ir por el camino de la justicia, el respeto y los valores tenía su beneficio, pero en el 2013 dejé el arbitraje federado. Seguía vinculado al arbitraje, pero sin federar. 

¿Y cuándo nació el VAR de la honestidad? 

Fue unos años después. En principio no lo llamé de esa forma. Resultó ser un descubrimiento en la liga que organizo en el instituto donde trabajo, el Colegio Maravillas de Benalmádena. En uno de los partidos, un chico lanza el balón y el portero lo toca. El delantero me reclama que lo ha tocado y yo le digo que no lo he visto. Me dice que me he equivocado y le contesto que lo que diga el portero. Entonces, el portero comentó que fue córner. Y eso es lo que pité. 

¿Nació antes que el VAR que conocemos actualmente?

La verdad es que sí. Cuando salió el VAR, comenté que nosotros no teníamos VAR, pero sí honestidad. Y me gustó lo del VAR de la honestidad. Posteriormente, llegó mi contacto con la Plataforma 090, 0 violencia y 90 minutos. Todos los principios que había defendido durante tantos años encajaban con la plataforma. Empecé a colaborar e iba visitando campos y promoviendo los valores. Fue entonces cuando decidí hacer esto, pero como árbitro federado. Al volver al arbitraje vi que también era bueno charlar con el público. Y al VAR de la honestidad se sumó el VAR de la afición, que es ver, animar y respetar. Estos son los conceptos claves de esas charlas que se han hecho virales. 

 

"El mundo del fútbol vive en una burbuja donde no imperan los valores que queremos para el resto de ámbitos"

¿Dónde radica el problema de la violencia en el fútbol?

Uno de los problemas está en la cultura futbolística. Digamos que hemos dejado que en el fútbol se pierdan los valores y se asuma como parte del juego. Si se insulta, es parte del juego. Si se engaña al arbitro y no se dice la verdad, pues no pasa nada. Es como si el mundo del fútbol viviera aparte, en una burbuja donde no imperan los valores que queremos para el resto de ámbitos de la vida. Lo que pretendemos en Plataforma 090 es que el fútbol, empezando por el fútbol de formación, se rija por los valores como el respeto, deportividad, educación y honestidad. Todo lo que merece la pena y que queremos para la sociedad. 

¿Cuál es la situación más violenta a la que se ha enfrentado como árbitro?

He recibido muchos insultos y muchas amenazas. Nos han deseado que nos hubiéramos estrellado en la carretera. También he recibido alguna que otra agresión física. He vivido muchas situaciones que no son propias de la dignidad humana. 

"He vivido muchas situaciones que no son propias de la dignidad humana"

Afortunadamente, como 'árbitro de la paz' los insultos se han cambiado por aplausos...

Es cierto que he recibido muchas muestras de apoyo, de cariño y respeto. Cuando doy las charlas en directo, los padres las reciben muy bien. También los chicos y los entrenadores se muestran agradecidos. En redes sociales me dejan muchísimos mensajes de apoyo. Los medios de comunicación, como ahora que estamos conversando, se interesan mucho por el tema. Se ve que esto es necesario, que esto es deseado por mucha gente que a lo mejor no se atreve o no sabe cómo dar el paso. Cuando se encuentran con una iniciativa que quiere hacer algo para cambiar las cosas, la agradecen. Tiene una buena acogida. 

¿Las redes sociales han ayudado o perjudicado más a los árbitros desde el punto de vista de la crítica?

Las redes sociales lo que no pueden hacer es ofrecer lo que no existen. Si hay imágenes de agresiones físicas, de insultos, es porque están ahí. Ahora tenemos más pruebas patentes porque hace 25 años la gente no llevaba móvil para ir a un campo. Hoy día se pueden grabar muchas cosas. Por desgracia el problema está ahí. No creo que las cosas estén peor que hace 27 años cuando empecé en el arbitraje, pero sí están lo suficientemente mal como para que tomemos medidas. 

Por último, ¿es más difícil manejar a los jóvenes en el instituto o en el fútbol?

En el instituto son mis chavales de todos los días y en el fútbol me encuentro con chicos diferentes cada semana. Pero si vas con respeto, explicando las cosas y pides sinceridad, los chavales responden. Sabiendo lo que estás diciendo, explicándolo y argumentándolo, siempre lo reciben bien. Lo que pasa es que muchas veces no les ofrecemos esto. Puede que muchos de ellos, incluso muchos padres, nunca hayan escuchado hablar del VAR de la honestidad o no se les ha presentado alguien contándole algo parecido. Está claro que todo el mundo debería portarse bien sin que nadie se lo diga, pero viene bien que se recuerde lo fundamental. Esto es lo que me gusta hacer y quiero ayudar a generar un buen ambiente en los partidos. Y las charlas ayudan, lo tengo comprobado. 

Sobre el autor:

Rubén Guerrero.

Rubén Guerrero

Periodista con más de veinte años de experiencia en los medios de comunicación (prensa escrita, digital, radio y televisión). Autor de Nosotras. Historias del olvidado deporte femenino y otros seis libros más. Recuperando la ilusión por el periodismo en lavozdelsur.es.

… saber más sobre el autor

Archivado en:



Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Lo más leído