captura_de_pantalla_2016-09-20_a_las_19.14.34
captura_de_pantalla_2016-09-20_a_las_19.14.34

Beneficiarios de la inmobiliaria social Todos Con Casa cuentan cómo los voluntarios de la organización aportan su granito de arena para que puedan vivir en una vivienda de alquiler asequible.

Isabel Pérez y sus dos hijos tienen un techo propio bajo el que dormir desde hace un año. Después de salir del hogar que compartía con su expareja casi con lo puesto, buscó cobijo en casa de sus padres donde han permanecido durante los dos últimos años. Carecía y carece de ingresos. Pero casualmente, gracias a un conocido, se puso en contacto con la joven ONG jerezana Todos con Casa (TCC). Desde entonces viven los tres en una vivienda de alquiler social. Ella fue la primera beneficiaria de esta organización.

La jerezana, de 35 años, ha trabajado en la cocina de locales hosteleros, como limpiadora y cuidadora de personas mayores… pero ya ni eso. Solo cuenta con la ayuda de 420 euros. Gracias a la intervención de la inmobiliaria social hace frente como puede a un alquiler de 200 euros. Los voluntarios de TCC buscaron el apartamento, lo habilitaron y amueblaron para ser habitado. La vinculación entre Isabel y esta ONG no terminó ahí. “El otro día mismo estuvo aquí la presidenta (Victoria Sánchez) porque la casa del vecino de abajo se moja. Están buscando un albañil que me ayude, todo sin cobrar”. Agradece enormemente la ayuda de la ONG, pero aprovecha para realizar un llamamiento, necesita un trabajo porque con apenas 400 euros no le alcanza para cubrir todos los gastos. “El padre de mis hijos no me da ni un buchito de zumo. Hasta una calva me ha salido en la cabeza del estrés”.

El caso de Rosario Aparicio es diferente. A los 50 años perdió su vivienda. Su marido, Pepe, oficial de albañilería, se quedó en paro y les resultaba imposible pagar la hipoteca. “Al principio eran 400 euros, después el euríbor se disparó y subió a 600”. El matrimonio y sus dos hijos se fueron a una casa de alquiler, pero la renta también era muy alta. “Cobrando solo la ayuda familiar pagábamos 350 de alquiler”, explica. Sus dos hijos se han marchado a trabajar fuera, uno de ellos, lamenta, “ha terminado Bachillerato y no tenemos dinero para pagarle los estudios”.

Lo de Rosario fue un continuo peregrinar de administración en administración. “He presentando escritos en el Ayuntamiento, al defensor del pueblo de Sevilla, y nadie me ayudó hasta que acudí a TCC”, recuerda. Una amiga le comentó la existencia de la nueva ONG. Su marido comenzó a colaborar en la rehabilitación de viviendas para familias que le precedían. Hasta que le llegó el turno de reformar el que actualmente es el hogar en el que residen por el que paga 150 euros mensuales. Para Rosario ha supuesto un cambio enorme. “Una ONG ayuda a los jerezanos, lo que el Ayuntamiento no ha hecho; es un suspiro para las familias que no tenemos recursos”, espeta. Su esposo sigue siendo voluntario de esta ONG.

Estas son dos de las siete familias a las que Todos con Casa ha aportado un poco de luz en un año y medio desde su puesta en marcha, la primera a la que han ayudado y la última. Un trabajo enorme, sobre todo porque, como dicen los responsables de la organización y los usuarios, no cuentan con ningún tipo de apoyo institucional. “El Ayuntamiento se ha portado muy mal con la ONG, además de no ayudarles, les quitaron el local que le cedieron para guardar los muebles que donaban. De la noche a la mañana hubo que sacar todo lo que había allí. No sé cómo no se aburren, fue para tirar la toalla”, afirma Rosario.

La impulsora de la inmobiliaria social, Victoria Sánchez, reconoce que en ocasiones todos se desaniman. “Hemos sido muy pocas personas haciendo cosas muy potentes. Solicitamos a la Junta 150 euros para hacer dípticos informativos y ni eso nos han dado”. Asegura que prefiere no mantener ningún tipo de relación con el Consistorio si no va más allá de la foto. Sánchez, en cambio sí celebra el gran trabajo del equipo de trabajo de los servicios sociales: “La calidad humana de muchos de ellos hace que se me pongan los vellos de punta”.

Sobre el autor:

María Luisa Parra

… saber más sobre el autor

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído