la_marquesa2
la_marquesa2

El de La Marquesa, en la zona Norte, es un claro ejemplo de desidia: Malas hierbas, suciedad, árboles muertos, otros tantos doblados ante la falta de tutores y la presencia de la peligrosa oruga procesionaria.

'Salvaje' pocos meses después de su inauguración. El de La Marquesa es la historia de un parque que primero se concibió mal y que después no se ha mantenido.

El pasado agosto este medio ya publicó las quejas de los vecinos del Pinar y La Pita, que consideraban que el parque, a pesar de una inversión cercana a los 550.000 euros durante el mandato del PP, tenía algunas deficiencias, como la falta de caminos asfaltados -sólo eran de albero-, la falta de papeleras, la mala situación de algunos bancos y el hecho de que se hubieran secado decenas de árboles ante la falta de agua. 

Aunque el nuevo gobierno socialista ya acometió algunas de las mejoras que pedían los vecinos, como el asfaltado de algunos caminos, ahora es Ecologistas en Acción quien lamenta que el parque "no solo no termina de consolidarse, sino que a los problemas que ya arrastraba se le unen algunos más".

Entre los que cita la organización ecologista se encuentra la limpieza, "que deja mucho que desear", la presencia de árboles secos y otros doblados por la falta de tutores y sobre todo, lo que es más visible, la proliferación de malas hierbas y jaramagos que en algunos puntos han alcanzado los 70 centímetros de altura. A eso Ecologistas suma la presencia de la oruga procesionaria en algunos de los pinos, la cual es peligrosa porque sus pelillos, que se desprenden con facilidad, son urticantes para las personas y los perros, los cuales además corren el riesgo de chuparlas, con el peligro que ello conlleva, ya que debido a su veneno se les puede necrosar la lengua.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído