Un joven emprendedor cierra a los dos meses de sufrir un alunizaje: "Siento que esto ha sido un fracaso"

Alberto Domínguez en la puerta del local que este jueves 31 de mayo abandona. FOTO: CLAUDIA GONZÁLEZ ROMERO.
Alberto Domínguez en la puerta del local que este jueves 31 de mayo abandona. FOTO: CLAUDIA GONZÁLEZ ROMERO.

"Fue a mediados de abril, al mes del alunizaje, cuando decidí cerrar", indica Alberto Domínguez, el dueño de Sherry Vintage Shop, tienda que permanecerá de forma física en uno de los establecimientos de la urbanización Tres Olivos, en la avenida Juan Carlos I, hasta el próximo jueves 31 de mayo. El local de Alberto fue víctima de un alunizaje a manos de dos personas en la madrugada del pasado sábado 17 de marzo. Los autores del robo arrasaron con su tienda destrozando el escaparate, el probador y varios maniquíes, además de la caja registradora que fue lo que principalmente se llevaron.

Dos meses después del suceso, el joven jerezano de 31 años que reside en La Marquesa, informa que la Policía no consiguió detener a los autores del alunizaje. "Ellos me llamaron cuando estuvieron investigándolo, pero no han dado con los ladrones", dice, al tiempo en que afirma que ha decidido cerrar, sobre todo, "por el tema económico y psicológico". "Esto te va afectando... te cuesta dormir. Está siempre triste y al final no te merece la pena". Él, que abrió su tienda en noviembre de 2017, echa el cerrojo ahora de lo que fue su proyecto para, eso sí, seguir vendiendo ropa americana de segunda mano de manera online.

Alberto posando en su tienda, días después del alunizaje. FOTO: MANU GARCÍA.

En la madrugada del viernes al sábado 18 de marzo, la empresa de seguridad le telefoneó porque había saltado la alarma. “Como había mal tiempo —con la borrasca ‘Gisele’—, pensé que había sido el viento”. Sin embargo, en la cámara de seguridad aparecía un coche junto al escaparate de su tienda, lo que le desconcertó y le hizo saltar de la cama. “Cuando me dijeron que había un coche pegado a mi tienda les dije que me estaban robando y ellos llamaron a la Policía. Cuando llegué, había una mujer abajo. Los vecinos escucharon un ruido tremendo y pensaron que se trataba de una explosión. Cuando se asomaron y vieron el coche, apuntaron la matrícula, pero según la Policía esta no coincide, sería falsa seguramente”, relató a lavozdelsur.es, días después de sufrir el robo.

"Ya después de lo ocurrido, vives con miedo, mirando a las cámaras.  Suena el móvil de noche y te crees que otra vez te pasa a ti...", confiesa. "Hace unos días me llamaron y me desperté sobresaltado. Fue la empresa de las alarmas... Lo cogí y me dijeron que si estaba en la tienda, que habían recibido una notificación pero que en las cámaras no se veía nada, que no se veían indicios de intrusión. Y claro, tuve que venir aquí a la tienda, de madrugada, para ver si estaba todo bien. Y en ese momento el cuerpo se te queda…", narra.

Ante lo sucedido el pasado marzo, Alberto se planteó cerrar, pero sus amigos y familiares le apoyaron para que siguiera adelante. "Siento que para mí esto ha sido un fracaso", confiesa. "Al principio, cuando anuncié que cerraba, estaba de bajón... Pero ahora me lo he pensado mucho. Tenía que tomar la decisión, porque te puedes ver en un boquete económico mucho más grande. Tenía que parar y asumir las pérdidas", concluye.

Sobre el autor:

claudia

Claudia González Romero

Periodista.

… saber más sobre el autor



Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Lo más leído