"Marcos está ya quemado con sus 45 operaciones y también nosotros de verlo sufrir"

captura_de_pantalla_2018-01-19_a_las_18.24.04.png
captura_de_pantalla_2018-01-19_a_las_18.24.04.png

Los padres de Carribero, que cumple 15 años a finales de enero, no quieren que su hijo vuelva al quirófano en España y vuelven a pedir ayuda para que pueda regresar a Boston.

El próximo 27 de enero cumplirá 15 años. Marcos Carribero, quien desgraciadamente se hiciera famoso por su enfermedad congénita, una atresia pulmonar, ha pasado de niño a adolescente. “¿Quién nos lo iba a decir, eh? Cómo pasan los años…”, señala desde la cafetería del Hospital de Jerez su padre Juan. E inmediatamente, recuerda lo que les dijo a él y a su mujer Ana Mari una doctora en Sevilla, a los pocos días de nacer su hijo. “Tengan ustedes en cuenta que, si sale adelante, siempre estará hospitalizado”.

Desde entonces, el matrimonio se ha visto con muchos médicos y ha recibido muchas opiniones. Pocas positivas, muchas realistas y alguna pesimista, incluso rozando el mal gusto. Aquellas palabras de la doctora sevillana se les quedaron grabadas a fuego. Los años transcurridos y todo lo que han pasado junto a Marcos así lo demuestran. “Tenemos asimilado que siempre estará hospitalizado, pero mientras podamos y las cosas vayan saliendo bien y esté con nosotros, seguiremos”. Seguirán. Seguirán ellos dos y su hija Joana, que tras pasar toda su niñez y adolescencia también al cuidado de su hermano, es ahora una mujer que estudia enfermería, para que en el futuro a Marcos tampoco le falte de nada.

Pero ahora toca hablar del presente. Marcos hace ya seis años que pasó por el Children’s Hospital de Boston, un centro puntero en el mundo, si no el que más, en tratar este tipo de cardiopatías. Juan y Ana Mari no es que desconfíen de la sanidad española —aunque a veces hayan denunciado sus carencias—, pero entienden que en el hospital americano les dan las garantías que no reciben en España. Pero cualquier intervención allí requiere una gran inversión económica. El problema es que la solidaridad ciudadana se resiente. Hace meses que Juan lleva retirando huchas porque ya no se llenan, y los eventos también han ido disminuyendo porque el gran esfuerzo que supone organizarlos no compensa con el resultado final. “Desde las motos no hacemos nada, y ya estamos organizando la próxima motorada, aunque eso al fin y al cabo son apenas 2.000 euros”, explica el padre de Marcos.

Lo cierto es que los Carribero, más que sumar, ven disminuir sus ahorros. De poco más de 40.000 euros que tenían ha bajado a los 38.000, merced a los viajes más frecuentes que hacen ahora a Madrid desde que el Hospital Gregorio Marañón se convirtiera a finales del pasado año en el de referencia del joven y José Luis Zunzunegui, en su médico, quien ya lo operara y quien tiene previsto volver a hacerlo el próximo 25 de enero. Sin embargo, tanto Juan como Ana Mari afirman no estar de acuerdo con esta intervención: “Hace menos de un año ya pasó por quirófano para lo mismo. Marcos está ya quemado con sus 45 operaciones y también nosotros de verlo sufrir”. De esta manera, están de acuerdo en que se le practiquen más pruebas al joven, pero no más intervenciones de corazón hasta que pueda volver a Boston. “Allí nos garantizan una que le permitiría una tregua de cinco o seis años. Eso es lo que necesita, descansar de tanta operación”.

Sin embargo, hoy por hoy es una utopía cruzar el charco. A los Carribero no les alcanza el presupuesto, por lo que Juan ha mantenido ya reuniones con el gerente del Hospital de Jerez, Julio Egido, y la directora médica del centro, con el objetivo de que desde el SAS puedan seguir estudiando el caso y ayudar a la familia en encontrar una solución que les satisfaga. Juan tiene claro que “la vida de Marcos está en juego”, pero afirma seguro que “tarde o temprano volverá a Boston”. Mientras tanto, el joven cada vez "evoluciona" más, según su padre. "Cada vez se dá más cuenta de las cosas, está más despierto", aunque también reconoce que su movilidad se sigue resintiendo por sus problemas de cadera, lo que le llevará también a pasar por el quirófano.

Sobre el autor:

Jorge Miró

… saber más sobre el autor

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído