perro_cachorro.jpg
perro_cachorro.jpg

Las empresas veterinarias de la provincia lamentan que el Ayuntamiento de Jerez haya decidido instalar un quirófano para realizar cirugías de animales abandonados, un gasto que consideran que es innecesario, ya que lo óptimo es concertar unos planes en los que las clínicas acuerdan unas tarifas especiales para estos animales sin propietario, como ya se hace en muchos otros municipios donde se demuestra, año tras año, la efectividad de un plan de este tipo.

Un acuerdo con las clínicas veterinarias garantizaría el bienestar animal, ya que los animales serían intervenidos por veterinarios con experiencia y en centros sanitarios que cumplen con la legislación en cuanto a licencias, personal y normativa laboral, instalaciones, residuos, etc., lo que redunda en beneficio de los pacientes. "A los veterinarios nos preocupa enormemente el bienestar animal y nos preguntamos por aspectos como, por ejemplo, si la instalación de quirófano contará con UCI para reanimación postquirúrgica, o para hospitalizar los casos complicados que lo requieran, o si estará equipada para proporcionar el máximo bienestar animal", recoge un comunicado emitido por la Asociación de Empresarios Veterinarios de la provincia de Cádiz.

"Lo oportuno es que el Ayuntamiento de Jerez", dicen desde esta organización, "hubiera consultado a los profesionales para realizar conjuntamente un plan de actuación, y también al Colegio de Veterinarios, que es quien debe autorizar las instalaciones zoosanitarias". Además del gasto que suponen las instalaciones, que podrían evitarse con un convenio con las clínicas existentes, el contribuyente tendrá que soportar los gastos del mantenimiento. ¿Quiénes realizarán la recogida de animales? ¿Estarán cubiertos los voluntarios por un plan de riesgos laborales? ¿Contarán con seguro de responsabilidad civil y daños?, se preguntan los profesionales veterinarios.

Los veterinarios de la provincia aseguran que también les preocupa el cumplimiento de la Ley, tanto en el aspecto sanitario, en referencia a que la gestión del botiquín cumpla con de la Ley del medicamento, como en el ámbito laboral. "Es que es posible que se den casos de competencia desleal, como ya ha ocurrido otras veces con este tipo de iniciativas. Las clínicas veterinarias son empresas de las que dependen trabajadores y no se puede permitir que se pongan en peligro puestos de trabajo por prácticas que atenten contra el libre mercado", agregan. Una clínica veterinaria soporta una fiscalidad de artículo de lujo (21% de IVA) por un trabajo eminentemente sanitario (caso único en todo el panorama sanitario español), y el Ayuntamiento de Jerez pretende que el veterinario haga cirugías en un quirófano distinto al que ya posee y que está pagando y del que, como ya hemos señalado, dependen otros trabajadores.

En cuanto a los animales sin propietario, suponen un problema de orden público y sanitario que no se puede dejar a la “bondad de las personas”. Requiere un plan de acción global. Montando un quirófano, no sólo no se soluciona, sino que puede provocar conflictos innecesarios, sobre todo cuando se menoscaba a las empresas y profesionales y se ponen en riesgo puestos de trabajo.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído