asociacion_mujeres04
asociacion_mujeres04

El Ayuntamiento ha otorgado el premio Ciudad de Jerez de Igualdad a La Voz de la Mujeres, federación formada por 11 asociaciones en febrero de 2014.

Las mujeres discapacitadas de la ciudad, las vecinas de barriadas estigmatizadas como las de la Zona Sur, las víctimas de violencia de género, viudas, separadas y todas aquellas que forman parte de asociaciones jerezanas, toman fuerza para hacerse oír. Tras siete años barajando los medios y evadiendo muchas piedras en el camino, el 27 de febrero de 2014 de se fundó la federación La Voz de las Mujeres.

En su corta trayectoria han contribuido al restablecimiento de la delegación de Igualdad suprimida durante el gobierno del PP y a que Ajemusor (Asociación Jerezana de Mujeres Sordas) tenga un intérprete. Por un trabajo desinteresado para unir a todas las mujeres del Jerez urbano y luchar por sus derechos, el reconocimiento de la igualdad y la equidad, el Ayuntamiento le ha otorgado el premio Ciudad de Jerez de Igualdad. “Las asociaciones de mujeres se estaban perdiendo por falta de recursos, situación que empeoraba con la crisis y el paro”, explica la presidenta de federación, Remedios Núñez.

El nacimiento de La Voz de las Mujeres perseguía que todas las jerezanas tengan un punto de encuentro donde encontrar el apoyo de las demás. La federación de mujeres Sol Rural ha sido el espejo en el que se miraban por la gran cohesión que les caracteriza, a diferencia del tejido asociativo del Jerez urbano que hasta ahora era muy disperso. Las 11 asociaciones de todos los distritos que la integran -un total de 490 mujeres-, es una cifra a tener en cuenta. “Ahora se nos escucha y se nos tiene en cuenta y nos podemos ayudar más las unas a las otras”, asegura su vicepresidenta Toñi Reyes.

Comenzaron aglutinando a seis asociaciones, pero poco a poco se han adherido otras y continúan creciendo. Fina Gallardo, presidenta de la asociación Manos Abiertas de Estancia Barrera, se encontraba mal anímicamente como consecuencia de una sucesión de desgracias familiares. En la asociación de su barriada quiso encontrar refugio. Pero se vio sola. “Nuestra zona tiene mala fama. Invitábamos a otras asociaciones de mujeres a realizar actividades, almuerzos y ninguna acudía hasta que se ha creado a la federación”, afirma.

El abanico de actividades que realizan es amplio: actividades deportivas, visitas a otras organizaciones, excursiones o sencillamente reunirse en el punto de encuentro habitual en Piscinas Jerez a través de un acuerdo con la gerencia. Ahora cuentan con un lugar de referencia de gran aforo y así, dice Núñez, "saben dónde estamos”. La vicepresidenta de la federación pone en valor todas las actividades. “Tomar café no es sólo eso. Es abrirnos las unas a las otras, conocernos. En muchos casos detectamos los problemas y la animamos y asesoramos a solucionarlos”.

Otra de sus componentes recuerda cómo antes no salía de su casa. Quería separarse. Sufría malos tratos psicológicos y le costaba levantarse de la cama. Ahora, en cambio, queda a diario con otras compañeras de la asociación que la ayudan emocionalmente y la orientan sobre a qué profesionales debe dirigirse. En los encuentros coinciden todas y han descubierto varios casos de mujeres maltratadas, situaciones que viven “como algo normal”.

Desde La Voz de las Mujeres también se esfuerzan por potenciar la formación con el fin de encontrar trabajo para ser más independientes y elevar la autoestima, así como por los derechos de las mujeres con discapacidad. No en vano, uno de las primeros colectivos en sumarse a la federación fue de Ajemusor (Asociación Jerezana de Mujeres Sordas). A día de hoy reivindican su lugar en la sociedad y una sede física independiente de Apersorje (Asociación de Personas Sordas de Jerez). Hasta el momento, gracias a la presión de La Voz de las Mujeres tienen la ayuda de un intérprete, financiado por el Ayuntamiento, pero sólo hasta finales de año.

En los encuentros, coinciden todas, y se han detectado varios casos de mujeres maltratadas, situaciones que viven “como algo normal”

El hecho de no tener intérprete dificulta muchísimo la gestión de los trámites con las administraciones, por lo que no pueden hacer valer sus derechos. “Antes de formar parte de la federación íbamos a hablar con el Ayuntamiento y metíamos la pata”, asegura Juana Armario, presidenta de Ajemusor (Asociación Jerezana de Mujeres Sordas). Según Armario, el Ayuntamiento no garantiza la renovación del convenio con la empresa de interpretación de lengua de signos “porque no tienen fondos y llevamos cuatro años esperando ayudas de la Junta que no llegan”.

El futuro lo ven claro. Continuarán luchando para crecer y animan a otras organizaciones a que se sumen a la federación, así como a las mujeres jóvenes. También tendrán que ser oídas en el Consejo Local de la Mujer donde aportarán, aseguran, otro punto de vista. “A las mujeres que se sienten solas les decimos que no lo están porque en la federación las acogemos, nos ayudamos, unas tiramos de otras”, concluye Toñi Reyes, vicesecretaria de la federación La Voz de las Mujeres.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído