Espíritu Santo, 10: Gabriel apostó antes por el centro que Andrew

casa_espiritu_santo-2
casa_espiritu_santo-2

Años antes de que el magnate filipino Andrew Tan se interesara por el antiguo convento de la collación de El Salvador, Gabriel Bronchal ya había puesto su granito de arena para darle vida a intramuros.

Gabriel Bronchal, 56 años, observa desde la puerta del número 10 de la cuesta del Espíritu Santo el convento del mismo nombre situado a escasos metros de su domicilio. “Esperemos que el proyecto del hotel salga adelante, sería bueno para el centro. Lo que me fastidia un poco es que tenga que venir un filipino a invertir en Jerez y que no haya nadie de aquí que haga lo mismo”. Como muchos en la collación del Salvador, de las más antiguas del Jerez de intramuros, el vecino ve con buenos ojos el capital que el empresario Andrew Tan va a invertir en el histórico edificio religioso. Natural de Teruel, aunque con un ligero acento francés tras 24 años de su infancia y juventud en el país galo, Gabriel es otro de esos ‘locos’ que decidió apostar por un centro abandonado a su suerte tras enamorarse no sólo de la ciudad, también de la que ahora es su mujer. Llegó a Jerez para hacer la mili en Artillería en el desaparecido cuartel del Tempul y aquí se quedó. “Había dos opciones, o llevarme a mi mujer a Francia o quedarme aquí. Pero tras tantos años fuera ya quería quedarme en mi país”.

Bronchal, junto a su esposa y dos hijos, vive en una finca del siglo XVIII que lleva restaurando desde hace dos décadas. En principio, como buena parte de las viviendas del centro, estuvo habitada por varias familias que fueron tabicando prácticamente a su antojo diferentes dependencias. “Esto es un trabajo de muy poco a poco y de muchas horas”, explica. Los mayores esfuerzos de rehabilitación se han concentrado en la planta baja, en una antigua cuadra que era “una auténtica ruina”. Tocó picar paredes y sanear los techos y las antiguas vigas de madera que lo soportan. Esa ruina es hoy un coqueto espacio de paredes de piedra vista, arcos y suelo de barro cocido decorado con motivos taurinos; un biombo de madera; sillas de enea pintadas de verde y mesas a juego al más puro estilo de las de feria; antiguos aperos de labranza y de ganado; búcaros y vasijas pero, sobresaliendo entre todas las cosas, una enorme y antigua forja.Accedemos a la primera planta, donde encontramos un patio interior que, en su día, estuvo tabicado y dividido en varias estancias. Aquí es donde se dividía la finca en varias viviendas, explica Gabriel, que nos enseña las dependencias que, en un principio, fueron las primeras que ocupó su familia. Ahora el patio, decorado con plantas y con mobiliario de jardín, sirve de enlace entre las principales habitaciones de la vivienda, entre la que sobresale una pequeña pero cuidada cocina de grandes puertas y marcos de color blanco en forma de arco, y otra sala a modo de cuarto de estar.

Seguimos subiendo. En la segunda planta el vecino ha rehabilitado lo que eran otras dos antiguas viviendas para convertirla en dos apartamentos independientes. Gabriel insiste en el trabajo laborioso de ir reformando la casa poco a poco. “Este es uno de los problemas del centro. No todo el mundo puede permitirse comprar una finca y arreglarla. Nosotros lo hemos hecho a base de ahorrar mucho y de ir muy poco a poco”. De hecho, aún hay una antigua vivienda en la finca sobre la que todavía no han podido actuar. Y es más, en el número 12 hay otra casa en venta. En portales inmobiliarios su precio sobrepasa los 120.000 euros, sin contar la necesaria –y costosa- rehabilitación que viene con ella aparejada. Normal que muchos prefieran comprar obra nueva en otras barriadasGabriel compara el centro de su localidad natal, Teruel, con el de Jerez y no se le caen los anillos en señalar que “lo que hay aquí es único, pero desgraciadamente está como está. Es el peor centro histórico que recuerdo. El otro día, en la plaza Belén, unos turistas me preguntaron que cómo era posible que estuviera así. El Ayuntamiento debería implicarse más y por lo menos obligar a que los propietarios arreglen las fachadas”. Al mal estado del centro se le une el problema de los ruidos y el vandalismo cuando llega el fin de semana. Gabriel es uno de los vecinos que ha participado en las patrullas que se dedican a recorrer el centro para comprobar en qué lugares se practica el botellón incontrolado. En la calle Espíritu Santo es donde más se nota el problema. “Por aquí aparcan o pasan directamente para ir o volver de la discoteca”, explica para referirse a una conocida sala de la calle Cabezas.

Aun así, Gabriel reconoce que no cambiaría el centro por nada –“aquí se vive bien y tranquilo salvo casos puntuales”- y solo espera que la inversión filipina en el entorno de su vivienda y los proyectos que el Ayuntamiento ha proyectado para la plaza Belén salgan adelante más pronto que tarde.

Sobre el autor:

Jorge Miró

… saber más sobre el autor

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído