El gobierno local puso los hechos en conocimiento de la Policía tras retener en su despacho a la responsable de Recursos y resultar agredido un asesor de la alcaldesa.

La guerra abierta entre CGT y SIP contra el gobierno municipal del PSOE puede empezar a tener consecuencias penales. La aplicación de las 37,5 horas semanales que marca la ley y la reducción en un 40% de los sobresueldos en productividades aleatorias ha desencadenado una catarata de protestas y actos vandálicos por parte de los dos sindicatos mayoritarios del Ayuntamiento que ya ha provocado que el Juzgado de Instrucción nº1 de la ciudad haya abierto diligencias previas dentro de un procedimiento penal contra dos empleados municipales vinculados con los referidos sindicatos. Los hechos se remontan al pasado 22 de abril, cuando en la jornada en la que teóricamente se iniciaba el diálogo entre plantilla y ejecutivo socialista la mesa general de negociación del Consistorio finalmente fue aplazada a petición del grueso de centrales sindicales, incluidas el SIP.

La reacción de un grupo de sindicalistas y empleados municipales —entre 30 y 40— fue irrumpir por las bravas, en medio de gritos e insultos, en la primera planta del Ayuntamiento, en la zona de Alcaldía-Presidencia, llegando a agredir a un asesor de la alcaldesa, Mamen Sánchez, y a retener en su despacho a la teniente de alcaldesa de Empleo, Deportes y Recursos, Laura Álvarez. Según ha podido saber lavozdelsur.es, los primeros trabajadores para los que la Policía ha solicitado filiación —al haberse abierto diligencias contra ellos— son los que han sido reconocidos en el vídeo que el asesor llegó a grabar momentos antes de la agresión. En teoría, ha podido contrastar este periódico digital, las diligencias han sido incoadas de oficio tras haber sido puestos los hechos en conocimiento de la Policía por parte del Ayuntamiento. Precisamente a los agentes de la Comisaría jerezana tuvieron que recurrir en aquel momento los afectados para impedir que el altercado fuera a más. 

"Condenamos la actuación de un grupo de trabajadores que han entrado en el Ayuntamiento y se han plantado a las puertas del despacho de la delegada municipal de Recursos Humanos. Condenamos también las amenazas y los insultos que algunos pocos de ellos han proferido. Y condenamos, sobre todo, la agresión a un empleado de este Ayuntamiento. Nunca será ese el camino para conseguir nada de este gobierno", manifestó aquel día el gobierno local, prácticamente idéntico discurso al que ha seguido manteniendo tras cinco aplazamientos de la puesta en marcha de la mesa de negociación y después de que las protestas hayan ido a más con pintadas, amenazas y escraches. 

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído