captura_de_pantalla_2016-07-13_a_las_17.57.49_copia
captura_de_pantalla_2016-07-13_a_las_17.57.49_copia

Los Claustros acogen hasta mediados de agosto una gran muestra homenaje a Manolo Prieto Fernández (Sacry), polifacético artista plástico fallecido en 2008.

Si Manolo Prieto Fernández (Sacry) hubiera vivido en el Renacimiento "se acercaría mucho a la idea que nos hacemos del artista completo, dominador de todas las artes, las plásticas y alguna más. No estaba pensando en Miguel Ángel, Leonardo o Rafael; pero, en un Alonso Cano, ¿por qué no?" Son algunas de las palabras que el historiador Juan Luis Sánchez Villanueva dedica al artista jerezano en el díptico de la exposición que él mismo ha comisariado como homenaje a Sacry. La muestra consta de más de 110 piezas representativas de toda su obra artística, fundamentalmente de piezas de imaginería, el ámbito que más prestigio le reportó, así como distintas esculturas, pinturas y dibujos a lápiz.

Entre ellas destacan dos obras inéditas de imaginería que consisten en una Dolorosa sin nombre y una figura de 1,90 de un Cristo recién prendido, así como una reproducción en miniatura (40 cm) del Prendimiento que quedó encima de su banco de trabajo el día en que falleció, en 2008.

De los trabajos de imaginería realizados por Sacry (diminutivo de sacristán por los muchos años que ejerció este trabajo en San Mateo), destacan las imágenes de las vírgenes de la Candelaria de la Iglesia de Santa Ana, la Concepción de Las Viñas y la Virgen de los Dolores, de la Barca. Otra de las facetas más importantes de su carrera profesional es su trabajo como docente de Vaciado de la Escuela de Artes Aplicadas y Oficios Artísticos. Asimismo, se expone una amplia muestra de esculturas, así como una colección de paisajes urbanos, con calles y edificios emblemáticos de Jerez, donde predominan los tonos ocres, amarillos y anaranjados. También se recogen numerosas pinturas a lápiz y caricaturas. "Tenía su forma personal de interpretar la obra de arte; cuando ejercía de imaginero, pensaba en barroco, en teatralidad, en expresión. Anteponía la composición artística a la realidad. Su principal preocupación era transmitir emociones, así que la expresión de la cara, la posición de las manos y del mismo cuerpo en cada una de las figuras, era importante para él", sintetiza Sánchez Villanueva en su escrito. Y agrega: "Ha sido uno de los imagineros jerezanos que mejor ha sabido entender y mantener esa forma de captar el movimiento, las curvas, el juego de luces y sombras, la teatralidad, el diálogo entre las diferentes partes del cuerpo, hasta casi romper la naturalidad, es decir, la esencia del barroco. No solo porque haya observado su obra sino porque he escuchado sus explicaciones y, además, de la manera que él solía hacerlas: adoptando el papel de cada personaje, su expresión, sus gestos, su postura, como si interpretara una obra de teatro".

La exposición puede verse desde el viernes 15 de julio hasta el 14 de agosto en la Sala de Profundis de Los Claustros de Santo Domingo. El horario de la exposición es de martes a viernes: de 11:00 a 13:45 horas y de 18:00 a 20:45 horas. Sábados: de 11:00 a 13:45 horas. Domingos y festivos: cerrado.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído