comisaria_02.jpg
comisaria_02.jpg

Detiene a un individuo que había huído tras entrar en un comercio de madrugada partiendo el escaparate con un ladrillo. 

La Policía Nacional ha frustrado el robo en una tienda ubicada en la calle Évora perpetrado por un individuo que fracturó la luna del escaparate con un adoquín de grandes dimensiones. El presunto autor ha sido detenido en la confluencia de la misma calle con la calle Corredera tras tratar de huir a la carrera.

Según informa la Policía, el individuo fue interceptado por los agentes después de que la Sala del 091 recibiera varias llamadas informando sobre las 4 horas del 30 de mayo de los fuertes golpes que estaban escuchando provenientes, al parecer, de la zona cercana a la confluencia de las calles Évora y Medina.

Muy cercano a la zona se encontraba un coche patrulla de la Policía Nacional con agentes de uniforme y otro vehículo del servicio de patrulla de paisano. Al recibir el aviso, los policías se distribuyeron de forma que los agentes de uniforme entraron a la calle peatonal por el extremo más cercano a la calle Medina mientras que los agentes de paisano se adentraron en la vía desde la otra punta, la más cercana a la plaza de las Angustias, en prevención de un posible intento de fuga en esa dirección, extremo que posteriormente se produjo.

Los policías uniformados observaron que un establecimiento tenía la cristalera totalmente fracturada, con una de las vitrinas tirada en el suelo y con el interior totalmente revuelto. En ese momento, de forma "sorpresiva", del interior de la tienda salió a la carrera un joven con tal ímpetu y rapidez que eludió el intento de detenerlo de los agentes.

Los policías emprendieron la carrera tras el sujeto y comunicaron por radio lo que estaba ocurriendo. Cuando el individuo alcanzó el cruce con la calle Corredera, los agentes de paisano ya le estaban esperando, pudiendo interceptarlo y detenerlo como presunto responsable de un delito de robo con fuerza para trasladarlo inmediatamente hasta las dependencias de la Comisaría de la Policía Nacional en la plaza del Arroyo, en cuyos calabozos quedó ingresado.

Los operadores de la Sala del 091 contactaron con el propietario del negocio para comunicarle lo sucedido y que se desplazara hasta el lugar para hacerse cargo del negocio. En el interior de la tienda los agentes encontraron el adoquín de grandes dimensiones que el detenido presuntamente utilizó para poder romper el cristal.

El arrestado, natural y vecino de Jerez y al que le figuran seis detenciones previas, cinco de ellas por otros robos con fuerza en la ciudad, fue puesto a disposición de la autoridad judicial en funciones de guardia tras confeccionarse el preceptivo atestado policial.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído