Investigadores de la UCA desvelan los misterios de la corteza marciana

El estudio de distintas zonas de Marte, realizado por varias universidades, arroja nuevos datos sobre la composición geológica del planeta

El planeta Marte en una imagen de archivo.
El planeta Marte en una imagen de archivo.

Un equipo de investigación de la Universidad de Cádiz, la Rey Juan Carlos y la Complutense de Madrid, el Instituto de Ciencias de la Tierra Jaume Almera y la Universidad Shimane de Japón ha comprobado que la composición geológica de la corteza marciana es uno de los elementos que influye en la temperatura y otras propiedades mecánicas como la resistencia o elasticidad de la primera capa del planeta, denominada litosfera.

Según ha informado la Fundación Descubre en una nota, tal como ocurre en la Tierra, las zonas con mayor temperatura ofrecen unas condiciones de resistencia y de deformación diferentes a otras zonas más frías. Esto se debe, entre otros factores, a la composición del tipo de roca presente en la litosfera.

Así, la investigación sobre el comportamiento de los cuerpos celestes del Sistema Solar aporta información sobre su formación y evolución. Al mismo tiempo, suma una nueva perspectiva para comprender la propia Tierra.

Por ello, los investigadores han desarrollado este estudio publicado en el artículo The thermal structure and mechanical behavior of the martian lithosphere de la revista Icarus, en el que exponen los diferentes indicadores térmicos y mecánicos que han evaluado en distintas zonas de Marte ofreciendo nuevos datos sobre el planeta.

La composición y comportamiento de la litosfera terrestre es bien conocida. Las placas tectónicas (o litosféricas) que se mueven sobre el manto dan lugar a las distintas formaciones geológicas y a la actividad sísmica o magmática como terremotos o volcanes, entre otros.

Sin embargo, Marte no tiene placas tectónicas, su superficie se sitúa sobre una sola capa continua en toda su esfera. Por eso, conocer cómo se han generado los distintos accidentes geográficos y cómo se gestionan los cambios que se producen puede ofrecer la clave para interpretar la información que llega desde las distintas misiones y promover otras nuevas con mayor precisión.

De esta manera, los expertos han concluido que la composición de la corteza influye en el comportamiento de la litosfera. Concretamente, la conductividad térmica y la densidad de sus materiales ejercen un efecto directo sobre la temperatura de toda la capa y sobre su resistencia, como si de un coulant se tratara. Es decir, la litosfera es más resistente y elástica si la densidad de la corteza y la conductividad térmica son mayores. Esto depende directamente de los materiales de los que se compone.

Además, esta investigación ayudará a comprender mejor los resultados científicos de próximas misiones. "El estudio ofrece una información muy valiosa para hacer predicciones en las zonas de amartizaje en las llanuras llamadas Elysium Planitia y Oxia Planum, los nuevos módulos que se envíen podrán así mejorar los resultados de otros actualmente en activo como InSight", ha indicado la investigadora de la Universidad de Cádiz Isabel Egea, coautora del artículo.

La misión InSight está realizando mediciones en el planeta rojo desde finales de 2018. Uno de sus objetivos era perforar la superficie de Marte para medir con más precisión la temperatura del interior del planeta y poder comprender mejor su estructura y composición, pero no llegó a completar todas sus metas al no poder llegar a gran profundidad en las excavaciones. Sin embargo, está obteniendo información relevante como la temperatura, la composición de las rocas superficiales e, incluso, el registro de actividad sísmica.

Tras analizar estos datos y los recabados también por misiones previas, los investigadores han simulado distintas condiciones extremas para observar el comportamiento de la litosfera marciana y profundizar en las propiedades reológicas, como la viscosidad y la elasticidad, y su evolución en el tiempo.

De esta manera, se puede comprender cómo afecta la composición de la corteza a la temperatura interna del planeta, y la respuesta de la litosfera ante los esfuerzos que soporta del manto o ante el peso de grandes edificios volcánicos.

"Se han tenido en cuenta un amplio rango de condiciones en función de la composición y el espesor de la corteza, del flujo térmico superficial y del régimen tectónico, incluyendo condiciones extremas para comparar los resultados en distintas zonas", ha añadido el investigador de la Universidad Rey Juan Carlos, Alberto Jiménez Díaz, también coautor.

La investigación parte del debate en la comunidad científica sobre la distinción de otro tipo de rocas diferentes a las basálticas, las más frecuentes en Marte, y su influencia sobre las propiedades mecánicas y térmicas de la corteza.

Los expertos han confirmado que existen zonas más ricas en sílice y feldespato, conocidas como rocas félsicas, que otorgan otras características a la litosfera y que puede condicionar incluso su comportamiento sísmico.

Los investigadores han concluido que en las zonas basálticas hay una temperatura mayor y la corteza es más débil que en las zonas félsicas. Por otro lado, el agua también afecta a las propiedades mecánicas de la litosfera, de manera que un mayor contenido en agua en las rocas la hace más débil.

Los estudios se han financiado mediante el Programa Horizonte 2020 de la Unión Europea junto a los proyectos Santander-UCM PR75 / 18-21613 (Amarte2) y Tectomarte, financiado por el Ministerio de Ciencia e Innovación y la Japan Society for the Promotion of Science.

Sobre el autor:

lavozdelsur.es

… saber más sobre el autor

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído