Alejandro, el 'youtuber' jerezano que enseña a usar juguetes de madera como terapia para niños

El nacimiento de su primera hija introdujo a Alejando García en el mundo de los juguetes educativos y hoy ayuda a otros padres a afrontar situaciones como la suya tras la creación de Juguetería Ares

Alejandro García junto a su hija Sofia mostrando uno de los juegos. FOTO: MANU GARCÍA
Alejandro García junto a su hija Sofia mostrando uno de los juegos. FOTO: MANU GARCÍA

Sofía tiene cinco años, nació con síndrome de Down. Nada más nacer, sus padres, Alejandro y Raquel, la pusieron en manos de un experto en atención temprana y, cuando Sofía solo contaba con un mes de vida, ya comenzó a recibir terapias para estimular la motricidad y su capacidad cognitiva.

“Nos dimos cuenta de que, prácticamente todas las herramientas que se usan para este tipo de terapias son juguetes de madera, algo que me llamó mucho la atención”, explica Alejandro García, padre de la pequeña. “El psicólogo que la atendía me mandaba tarea para casa, me decía en qué aspectos se tenía que trabajar más con ella y me decía que, para ello, tenía que comprarle cierto tipo de juguetes”.

Alejandro y Raquel se pusieron a investigar sobre los tipos de juguetes educativos y terapéuticos que hay en el mercado. Así, en los primeros Reyes de Sofía, su madre contacta con un proveedor alemán de juguetes de madera, Legler, al que le compraron una importante cantidad de juegos para la pequeña Sofía. Fue entonces cuando Alejandro y Raquel comenzaron a plantearse comercializar este tipo de juguetes para que, padres como ellos, tuvieran la posibilidad de trabajar en casa con sus hijos, ayudándoles en mejorar su motricidad o su capacidad cognitiva.

Sofía juega en su cuarto con el barco pirata, un juego de equilibrio. FOTO: MANU GARCÍA

A día de hoy, Alejandro gestiona una tienda online de juguetes de madera, Juguetería Ares, donde, además, explica a los padres qué juguete es más apropiado para estimular cada habilidad del niño. El nombre de la empresa está formado por las iniciales de todos los miembros de la familia, Alejandro, Raquel, Emma (la hija pequeña) y Sofía, la protagonista de esta bonita historia. “Además, Sofía es una auténtica guerrera, así que no hay mejor nombre para la empresa que el dios de la guerra”, cuenta su padre.

Los juguetes educativos o terapéuticos suelen ser todos de madera, ya que es un material más cálido, más agradable al tacto, más resistente y menos tóxico para los pequeños. Actualmente Alejandro tiene a la venta en su web más de 200 juguetes de madera diferentes y anima a los padres a que se interesen por aprender sus funciones para contribuir a mejorar las habillidades de sus hijos desde muy pequeños.

“Ya no solo hablamos de niños con discapacidad, sino que para cualquier niño es importante el juego. Los niños deben jugar para aprender al tiempo que se divierten y además, es importante que jueguen con sus padres, jugar en familia”, comenta Alejandro. “De esta manera también se da rienda suelta a su imaginación. El simple hecho de tener una cocinita, o un teatro de guiño, juguetes que le ayuden a simular situaciones que puedan encontrarse en la vida real”. Sofía, entre otros muchos juguetes, tiene una caja registradora que le ayuda a desarrollar habilidades como interactuar con los supuestos compradores, pasar el lector del código de barras, teclear las cantidades y almacenar los billetes.

Alejandro asegura que el mundo de los juguetes educativos es aún desconocido. FOTO: MANU GARCÍA

“Los juguetes no son solo para dárselos al niño y que juegue sin más, hay que aprender a utilizarlos y a sacarles todo el partido que se pueda” explica Alejandro a lavozdelsur.es, “por ejemplo, un simple sonajero, se lo das al niño y se entretiene, pero el sonajero tiene muchas más funciones como ayudarle a iniciar el gateo, o que se voltee, pero hay que aprender a usarlo”.

A raíz del trabajo que Raquel y Alejandro han desarrollado con su hija Sofia, reconocen que han aprendido mucho sobre la función que cumplen los juguetes y, en especial, los juegos educativos de madera. En concreto, Alejandro se ha ido informando en estos años sobre los procesos que hay que llevar a cabo para desarrollar las distintas habilidades en los niños. Las características más importantes son la motricidad fina (que desarrolla movimientos más precisos como colorear o ensartar elementos), la motricidad gruesa y el sistema cognitivo, que los niños aprendan a interactuar con sus sentidos.

Para estimular la motricidad fina, por ejemplo, existe un juego que es una manzanita con un gusano, y el niño tiene que ir ensartando el gusano en la manzana metiéndolo por un lado y sacándolo por otro con un hilo. También hay una casa con diferentes cierres, donde el niño tiene que averiguar cómo se resuelve cada cierre para poder abrir la puerta.

https://www.youtube.com/watch?v=twwlQS6Sq1g

Aunque los juguetes vienen con un manual de instrucciones, para explicar mejor cómo se usan, Alejandro ha puesto en marcha un canal de 'Youtube' (Juguetería Ares) donde muestra todas las posibilidades que ofrecen. Para ello, Sofía también participa enseñando la parte práctica del juego. Cada vídeo se centra en un juguete, Alejandro primero explica para qué sirve y cómo se utiliza, y luego muestran el ejemplo práctico con la ayuda de Sofía.

El juego del barco pirata, por ejemplo, tiene cierta dificultad ya que se trata de mantener el equilibrio como si se tratase de una balanza. Al tirar el dado, se indica el elemento que hay que poner sobre la cubierta, una vasija, un barril o balas de cañón. De esta forma el niño tiene que ir colocando los elementos de manera que la cubierta no se desequilibre y acabe por caerse todo.

Alejandro García insiste en que “nosotros no queremos transmitir que estos juguetes son solo para niños que tienen alguna discapacidad, son para todo tipo de niños, pero lo importante es saber trabajar con ellos para potenciar sus habilidades, y cuanto antes se haga mejor”. En este caso, Raquel y Alejandro han afrontado la discapacidad de Sofía como un reto de aprendizaje para ellos también, “estos niños requieren de un trabajo y un esfuerzo diario, así que nos pusimos manos a la obra y, en lugar de desanimarnos, aprovechamos para aprender a utilizar estos juguetes. Hay mucho desconocimiento sobre este asunto de los juguetes educativos, pero, cuando empiezas a investigar y, sobre todo, a trabajar con ellos, te das cuenta de que es un mundo muy interesante y muy bonito”.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído