5 cosas de España que echarás de menos si te mudas a Reino Unido

reinounidoistock-868962070.jpg
reinounidoistock-868962070.jpg

El tiempo, la familia, el idioma... El cambio de vida en las islas británicas supone grandes cambios a los que hay que acostumbrarse. 

El país de James Bond, de los Beatles, de los Rolling Stones y de su majestad la Reina Isabel II, es también el lugar de residencia de miles de ciudadanos de nuestro país: 131.335 para ser exactos (110.838 en Londres y 20.497 en Edimburgo), tal y como indicaban los censos de los consulados españoles hace menos de un año. Una cifra que, no obstante, se antoja corta y se supone más cercana a las 200.000 personas. Si el lector se encuentra entre ellas, o si tiene la intención de mudarse próximamente a Gran Bretaña o Irlanda del Norte, debe saber que hay una serie de objetos que echará de menos. A continuación, comentamos algunos de ellos.

Uno de las primeras cosas en las que pensamos al trasladarnos a otro país es, sin duda, la meteorología. En este sentido, que el clima de Reino Unido sea menos amable que el español es algo que no nos sorprende; más nos vale llegar preparados. Eso sí, la sorpresa suele llegar a la hora de cerrar la maleta antes de la partida: las restricciones de las aerolíneas a menudo obligan a dejar ropa fuera del equipaje.

Ante este contratiempo, una solución es pedir a nuestros familiares y amigos que preparen un paquete, con chubasquero y abrigo incluido, y nos lo manden a nuestra nueva dirección. Ahora bien, ¿qué transportista contratar? Una manera eficaz de ahorrar tiempo comparando las distintas compañías, es visitar www.packlink.es para realizar envíos a Reino Unido. Se trata de un portal que coteja entre más de una decena de empresas, con el fin de ofrecer al usuario el servicio que mejor se adecúa a sus necesidades.

Por otro lado, es probable que el lector llegue a su destino sin apenas saber de él. Es más, puede que ni siquiera conozca gran cosa del país. Incluso, no sería extraño que tuviera serias dificultades con el idioma local. Afortunadamente, los anteriores son problemas que una buena información siempre es capaz de reparar. Pensemos en guías como la afamada Lonely Planet o en libros didácticos de lengua inglesa. De esta manera, basta sumar dichas publicaciones al paquete que nos van a remitir desde España.

En tercer lugar, ¿quién no se ha sentido frustrado al no encontrar la letra Ñ en el teclado de un país extranjero? Por supuesto, nos referimos a un artículo fácilmente localizable en locales especializados o webs. Sin embargo, si en casa nos dejamos uno que nadie va a utilizar, ¿por qué no aprovechar el envío e incluirlo?

Hablaremos ahora de aquellos objetos con un valor sentimental: desde fotografías de nuestros seres queridos hasta un peluche, pasando por postales, libros dedicados o una cámara de fotos. Así, recibirlos en nuestro buzón inglés no solo ayuda a aliviar la nostalgia, sino que provoca una gran ilusión.

Por último, no podemos olvidarnos de toda aquella documentación que necesitaremos tarde o temprano. En este caso, el objetivo pasa por sobrevivir a arduos trámites burocráticos. Para ello, es recomendable redactar una lista de documentos y, si se nos pasa echar alguno a la maleta, pedir que nos lo envíen: la tarjeta sanitaria europea, el certificado de Antecedentes Penales, el Carnet de Conducir, la homologación de nuestras titulaciones, etcétera.

Archivado en:

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído