La Junta esperará al menos hasta el 15 de junio para permitir la movilidad entre provincias

Mientras Málaga y Granada no pasen a fase 3, se mantendrá la restricción, lo que permite que no haya una Andalucía a dos velocidades. El Gobierno andaluz temía un 'boom' de desplazamientos con motivo del Corpus

Carreteras de la provincia de Cádiz, durante el estado de alarma. FOTO: JUAN CARLOS TORO
Carreteras de la provincia de Cádiz, durante el estado de alarma. FOTO: JUAN CARLOS TORO

La batalla interna del Gobierno andaluz llega a su fin. O, al menos, eso parece. PP y Cs han llegado a una especie de entendimiento interno y el partido de Bonilla y Bendodo gana el pulso a las tesis de Juan Marín sobre la apertura de Andalucía en la última prórroga del estado de alarma. El centro del debate es la movilidad entre provincias, y el temor a un rebrote o a un empeoramiento de cifras en un mes tan importante como junio, cuando tanta gente planea sus vacaciones, ha valido más.

La cuestión es que desde que se llega a Fase 3, la última de la desescalada, el Gobierno Central permite que las autonomías decidan sobre cómo realizar esa desescalada. Andalucía tiene dos provincias en fase 2 aún, aunque pedirá la fase 3 a Sanidad. Si se cumple la regla de que al menos hay que estar dos semanas en cada fase, Granada y Málaga no accederán a ella hasta el 15 de junio, algo que además aísla en fase 3 a Almería.

Para entonces, ya habrá pasado el primer problema que espoleó al PP para cambiar de criterio, después de pedir la movilidad interprovincial con semanas de antelación al plan del Gobierno: El corpus. Este festivo en Sevilla y Granada viene este año en forma de puente largo, de jueves a lunes, por lo que habría supuesto una salida de ciudadanos de estas provincias de forma masiva, mientras incluso podía provocar el desplazamiento a las capitales respectivas para disfrutar de estas fiestas. Empezar una desescalada con un puente no parecía la mejor opción a ojos del Gobierno de la Junta, como recogeABC. Y más con una posible movilidad a las playas animada por la no presencialidad en las aulas o en los trabajos, cuando no hay planes de contingencia afinados para esa situación.

Por otro lado, había temor en la Junta de elaborar un programa de desescalada con una Andalucía a dos velocidades. Las consecuencias de ello habrían provocado que dos provincias importantes para el PP se sintieran en peor posición que el resto, maltratadas por el Gobierno y además por la Junta políticamente. Por eso, se ha preferido tomar la bandera de la prevención y la previsión para alargar una semana más la movilidad, hasta el 15 de junio.

Solo una cosa podría cambiarlo: el paso anticipado decidido por Sanidad para Málaga y Granada para este ocho de junio. Y, quizás, el Ejecutivo de Moreno Bonilla decidiría incluso en ese caso esperar al 15. La temporada turística da buenas señales respecto a lo que podría haber sido, por lo que prefieren no tirar por la borda lo obtenido hasta ahora gracias al confinamiento.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído