Gustavo falleció en una mina de Huelva a principios de año: ¿fue una muerte evitable?

Un empleado de una subcontrata de Minas de Aguas Teñidas fue arrollado en una vía con escasa visibilidad. El comité habla de "negligencia" de la empresa y el antiguo responsable de Informática contabiliza múltiples fallos de seguridad. La compañía dice que son "hechos totalmente inciertos"

Un camión, saliendo de mina Magdalena, en una imagen de la empresa.
Un camión, saliendo de mina Magdalena, en una imagen de la empresa.

El 2 de enero 2020, Gustavo M.V y José Manuel G.M. viajaban a bordo de un vehículo, por la vía que discurre entre el pozo de Mina Magdalena y el de Aguas Teñidas, cuando tuvieron un accidente. Una de las ruedas delanteras de un camión se pinchó y quedó varado en mitad de la calzada. Los ocupantes comunicaron la incidencia a sus superiores, que les indicaron que debían esperar a que pasara un camión para poder retomar su jornada laboral.

Los trabajadores de la mina comunicaron que no funcionaban las luces de emergencia del camión, por lo que activaron el intermitente izquierdo. Pero Gustavo y José Manuel pasaron en una pick up, una hora después, impactando contra el camión, que no estaba debidamente señalizado, provocando el fallecimiento del primero y heridas graves al segundo. “El camión parado no es señalizado de ninguna otra manera, ni con baliza, ni conos, ni triángulos, como sería apropiado en estas circunstancias, dado el lugar, tras un cambio de rasante, y dada la hora nocturna, como así pueden atestiguar varios de los miembros del comité de empresa que acudieron en cuanto tuvieron conocimiento del siniestro una hora y veinte minutos después de ocurrido”, recoge el escrito remitido a la Fiscalía de Huelva por CCOO, al que ha tenido acceso lavozdelsur.es.

El empleado fallecido se convirtió en la primera víctima mortal del año en accidente de trabajo en Andalucía, un incidente que lamentó entonces CCOO en un comunicado en el que anunciaba que denunciaría los hechos ante la Inspección de Trabajo para que investigara lo ocurrido y depurara responsabilidades. “Los problemas de seguridad en Aguas Teñidas son recurrentes. Ha habido tres accidentes mortales desde 2007”, recordaba el sindicato, que ha interpuesto más de 30 denuncias en los últimos tres años.

Minas de Aguas Teñidas (Matsa) emitió un breve comunicado lamentando el fallecimiento del trabajador, empleado de una subcontrata. “Estamos plenamente comprometidos con la seguridad de quienes trabajan en la compañía y todos nos sentimos desolados por esta triste noticia. Nuestros pensamientos están en estos momentos tanto con los familiares y seres queridos del fallecido, a los que prestamos todo nuestro apoyo. Desde el primer momento, Matsa está en contacto permanente con las autoridades pertinentes para colaborar en la investigación oficial de los hechos”, señaló entonces la compañía.

“Dejen de mirar para otro lado con la vida de las personas trabajadoras. No podemos dejarnos la vida por ir a ganarnos el pan”, pedía Diego Román, secretario de Salud Laboral y Medio Ambiente de CCOO en Huelva, en un comunicado en el que recordó que durante 2019 perdieron la vida en su puesto de trabajo 120 personas en Andalucía, “una cifra inasumible que se explica por la falta de controles y de inversión en prevención de riesgos laborales por parte de las empresas”.

Víctor Álvarez fue el responsable del departamento de Informática de Matsa entre enero y mayo de 2018. En un email dirigido a sindicatos, medios de comunicación y a la propia empresa, asegura que “la actual gerencia de Matsa a conciencia evitó tomar medidas de seguridad para sus trabajadores durante todo el tiempo que trabajé con ellos”. “He trabajado en diez países —agrega—, he sido premiado por las mejores escuelas de negocio, y jamás en mi vida he vivido tantos fallos de protección en la vida de los trabajadores a conciencia, sin tomar medidas y echando a quien las denuncia”.

Panel con cámaras de seguridad apagadas.

“Estoy indignado —por la muerte del trabajador—, porque había avisado”, expresa Álvarez en conversación con lavozdelsur.es. Cuando llegó a la empresa, cuenta, “no había nadie para manejar las cámaras de seguridad y había vidas en peligro”. Por eso, dice, estuvo trabajando durante 14 fines de semana seguidos. “La situación era horrible”, recuerda el antiguo responsable de Informática de Matsa, “con el polvo de la mina la visibilidad es nula en algunas zonas y si había accidentes no se veían”.

Víctor Álvarez cuenta que “si ese fatídico día hubiera habido las cámaras adecuadas que alertaran del peligro y la radio bien puesta, se habla con el conductor del camión, se cuenta que hay un vehículo parado y se evitan este tipo de muertes”, reseña. El anterior responsable de Informática de Matsa asegura que tiene “decenas de evidencias y datos: emails explicando cada peligro, que nadie maneja las radios de los mineros, ni sus canales de comunicación de prevención de accidentes, sus cámaras de seguridad para su protección están apagados durante días… hasta los ordenadores que manejan las máquinas de las plantas, sin control, con posible riesgo de explosión”.

“El problema es que avisaba y no hacían nada”, se queja Álvarez, quien apunta que “no solamente no hicieron nada, ni contestaron, sino que encima me echaron por hablar después de trabajar durante 14 fines de semana seguidos”. Álvarez, en conversación con lavozdelsur.es, explica que en su primer día de descanso envió un informe a la empresa “con lo que había que cambiar para salvar vidas”. Al día siguiente, expresa, tenía en su mesa el finiquito. El último aviso lo dio, ya fuera de la empresa, siete meses antes del fallecimiento de Gustavo.

El accidente, asegura el comité de empresa a lavozdelsur.es, se debió a una “negligencia” de la compañía. “El camión no estaba iluminado ni señalizado en mitad de la calzada, era imposible que se viera. Un compañero pasó 20 minutos antes y no lo vio, y casi impacta con él”, relata la misma fuente. “Es cierto que a raíz del accidente se han puesto en marcha medidas para que no vuelvan a ocurrir accidentes en el vial de la mina”, expresan desde el comité, que asegura que no va a consentir que “la empresa haga culpable del accidente” al trabajador que se encuentra herido grave. CCOO ha puesto los hechos en conocimiento de Fiscalía, de Inspección de Trabajo y de Inspección de Mina de Huelva.

Minas de Aguas Teñidas, en respuesta a lavozdelsur.es, señala que “Víctor Álvarez es exempleado de Matsa, está descontento con la compañía por haber rescindido su contrato de trabajo al no superar el período de prueba en el año 2018”. La empresa asegura que “desde su salida, y debido a su descontento, sus ataques contra nuestra empresa han sido constantes, difamando y acusando a Matsa de hechos totalmente inciertos y sin fundamento”. La compañía agrega que “emprenderá las medidas que legalmente correspondan, ya que sus reiteradas acusaciones hacia la misma suponen un daño constante contra la imagen de la compañía y su credibilidad”.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído