Viaje al 'mindfulness' en un colegio de Jerez donde los niños meditan y “piden espacio de escucha"

El CEIP Al Ándalus cuenta en su programa escolar para todos los cursos de Infantil y Primaria con una hora semanal dedicada a la neuroeducación, la inteligencia emocional y al ‘coaching’ grupal

Sara Álvarez en el aula de neuroeducación del CEIP Al Ándalus en Jerez.
Sara Álvarez en el aula de neuroeducación del CEIP Al Ándalus en Jerez. MANU GARCÍA

Siete niños y niñas se mueven sin parar por un aula donde se mima al desarrollo personal más allá de rellenar fichas en el pupitre.  En la clase de Infantil del CEIP Al Ándalus de Jerez, los pequeños de 5 años reptan, se balancean, saltan, colorean o aprenden a ordenar números a través del juego. Ejercicios ideados por la profesora de Educación Especial y compensatoria Sara Álvarez Mota, de 37 años.

Esta jerezana planteó hace unos tres años una iniciativa novedosa en el colegio, enclavado en la plaza del Cristo de la Expiración. Un aula de neuroeducación donde se pusiera el foco en dar rienda suelta a otras habilidades. Era el momento de descubrir cómo aprende el cerebro para mejorar la enseñanza y trabajar con las emociones y los estímulos.

“Surge por la inquietud de darle un giro al refuerzo educativo. Estuvimos indagando y tomamos conciencia de la importancia de trabajar el movimiento y conocer cómo funciona el cerebro para poder acompañar a los pequeños”, explica la docente que le comentó el proyecto a sus compañeros para asomar la cabeza en un mundo cada vez más extendido.

La profesora en el aula de neuroeducación.
La profesora en el aula de neuroeducación. MANU GARCÍA

Tras completar cursos y formaciones en el centro —además del estudio personal de cada uno—, comenzaron probando en las clases de refuerzo. Enseguida vieron que funcionaba y las sesiones se sumaron al horario escolar. Todos los cursos tendrían una hora semanal para trabajar la inteligencia emocional, el mindfulness o el coaching grupal.

“Damos importancia al movimiento”

“Empezamos en el sótano del colegio con colchonetas y, después el aula de inglés se transformó”, señala Sara mientras prepara un circuito repleto de actividades. El idioma se siguió aprendiendo en las clases de cada curso y, el espacio acogió otra dinámica. Según la docente jerezana, “aquí damos importancia al movimiento para un desarrollo integral y algunas pinceladas de atención al cuerpo”.

Los alumnos de Infantil durante la clase donde trabajan el movimiento.
Los alumnos de Infantil durante la clase donde trabajan el movimiento. MANU GARCÍA

Los pequeños se colocan unos carteles con números en la barriga con ayuda de Carmen Ferrari, la tutora del grupo, que también participa en estas clases. Están preparados para merodear, explorar, probar y alborotar con unas sonrisas que no se borran de sus rostros ni aunque les cuelguen bocabajo.

“El objetivo es trabajar desde la prevención para ir detectando a tiempo las dificultades que puedan tener tanto a nivel motor como en aspectos lingüísticos o matemáticos”, comenta Sara, que se mantiene al tanto de las formaciones al mismo tiempo que termina un máster en Neuropsicología.

En la sesión de un jueves cualquiera, la profesora entona rimas mientras los pequeños, tumbados, mueven los brazos. “Estrellita la primera que yo anoche divisé haz que sea verdadera la ilusión que yo soñé”. Una voz dulce invade el aula donde unos minutos después, la relajación da paso a la revolución.

La tutora participa en la sesión.
La tutora participa en la sesión. MANU GARCÍA
Sara propone un ejercicio con rimas.
Sara propone un ejercicio con rimas. MANU GARCÍA

El sistema táctil, el vestibular relacionado con el equilibrio y el control espacial, o los reflejos primitivos se fortalecen en las distintas acciones que propone Sara. Desde colocarse en una hamaca recién estrenada y dejarse llevar por el balanceo hasta reptar por las colchonetas, revolcarse y colorear desde el objeto de tela. Todas componen una serie de juegos que los niños realizan en orden con un hilo musical de fondo idóneo para la estimulación.

“La motivación es la base del aprendizaje”

Lola forma una letra en un soporte de madera después de haber ordenado los números del 0 al 10, mientras Pablo disfruta en la hamaca demostrando una evolución sorprendente. “Al principio no quería ni quitarse los zapatos”, comenta la profesora que ayuda a los presentes en cada ejercicio.

En el aula se respira armonía, se nota que están encantados. “El juego les interesa y la motivación es la base del aprendizaje”, recalca la docente que los prepara a nivel cerebral y emocional para que el día de mañana se enfrenten a Primaria.

Colorear bocabajo desde la hamaca, una de las actividades del circuito.
Colorear bocabajo desde la hamaca, una de las actividades del circuito. MANU GARCÍA

En el colegio, uno de los pioneros en apostar por la neuroeducación en su programa a nivel andaluz, los niños y niñas de entre 6 y 12 años también asisten a este tipo de sesiones una vez a la semana. Sara prepara ejercicios diferentes según el curso.

El coaching en grupo, tiempo para reflexionar, por ejemplo, sobre qué es la felicidad, hacer meditación o hablar del duelo a partir de un cuento son algunos. Desde su experiencia, el alumnado responde “muy bien” y se implica. “Ellos piden espacio de escucha, los días que no hay sesiones me preguntan por ellas”, añade.

El pequeño colorea mientras se balancea.
El pequeño colorea mientras se balancea. MANU GARCÍA

Atender a la combinación de la mente y la educación aporta beneficios como incrementar la curiosidad o adquirir capacidades útiles para el futuro. Por eso, algunas familias se plantean buscar sitios donde se practique cuando cambien de ciclo educativo.

“Es un viaje al autoconocimiento, les aporta herramientas para la vida tan importantes como las académicas”, explica Sara a lavozdelsur.es. Ella piensa que cada vez más colegios toman conciencia y hacen un hueco a la inteligencia emocional. “Yo siento que estamos en el camino y que muchos ya la están trabajando”.

Sus palabras se pierden entre las risas de los pequeños que siguen moviéndose. Para la docente jerezana, el proyecto continúa su curso gracias al apoyo del equipo del Al-Andalus. “Nos creemos esto”.

Sobre el autor:

profile_picture

Patricia Merello

Titulada en Doble Grado en Periodismo y Comunicación audiovisual por la Universidad de Sevilla y máster en Periodismo Multimedia por la Universidad Complutense de Madrid. Mis primeras idas y venidas a la redacción comenzaron como becaria en el Diario de Cádiz. En Sevilla, fui redactora de la revista digital de la Fundación Audiovisual de Andalucía y en el blog de la ONGD Tetoca Actuar, mientras que en Madrid aprendí en el departamento de televisión de la Agencia EFE. Al regresar, hice piezas para Onda Cádiz, estuve en la Agencia EFE de Sevilla y elaboré algún que otro informativo en Radio Puerto. He publicado el libro de investigación 'La huella del esperanto en los medios periodísticos', tema que también he plasmado en una revista académica, en un reportaje multimedia y en un blog. 

… saber más sobre el autor

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído