Los docentes celebran su día: "Nos hemos sentido abandonados"

En el Día Mundial de los Docentes hablamos en lavozdelsur.es con cuatro maestros sobre la brecha educativa, la participación de las familias y la adaptación digital a esta era escolar pandémica

Fran, Fabiola, Patricia y Marta, cuatro docentes del CEIP Guadaluz de Guadalcacín que han celebrado hoy su día.
Fran, Fabiola, Patricia y Marta, cuatro docentes del CEIP Guadaluz de Guadalcacín que han celebrado hoy su día. MANU GARCÍA

Cada 5 de octubre desde 1994 se celebra, en colaboración con Unicef, la Organización Internacional del Trabajo y la Internacional de la Educación, el Día Mundial de los Docentes. Este año, un curso y medio después del comienzo de la pandemia del covid, se ha puesto la atención en el apoyo que se debe proporcionar a unos docentes que están situados en el centro de la recuperación de la educación. 

Han sido piezas claves en el engranaje social de esta era pandémica. Tras toda una vida de presencialidad, las clases pasaron a ser virtuales y todos tuvieron que reciclarse, reinventarse y entregarse al máximo para que la brecha digital fuera lo mínima posible. Y desde la vuelta a las clases, además de la función educativa han tenido que doblegar la pedagógica para combatir el virus en las aulas. 

"Hemos estado desatendidos. En mi caso, me tuve que comprar ordenador y móvil para ponerme al día con las clases virtuales"

Un esfuerzo que no siempre ha sido valorado de la forma que merece la labor desarrollada por los docentes. "Nos hemos sentido abandonados en muchos momentos. Hemos puesto mucha carne en el asador para sacar el último curso adelante". Esta opinión es de Patricia Calderón, la maestra de Educación Físca del CEIP Guadaluz, colegio situado en Guadalcacín. En la misma línea se expresa Fabiola López. "Hemos estado desatendidos. En mi caso, me tuve comprar ordenador y móvil para ponerme al día con las nuevas tecnologías para las clases virtuales". 

PROCESORES CEIP GUADALUZ GUADALCACIN 5
Una imagen de los docentes dentro del centro de la entidad local de Guadalcacín.   MANU GARCÍA

Ha sido un trabajo a la sombra, sin mucho reconocimiento y con alguna que otra crítica de quienes siguen pensando que los maestros estaban por entonces muy cómodamente en sus casas. Marta Velázquez, maestra de PT (docente de educación especial de Pedagogía Terapéutica) cuenta cómo vivió una época difícil de olvidar. "Me pasaba delante del ordenador desde las nueve de la mañana hasta las diez de la noche. Me tuve que ir a casa de mi madre, ya que tengo una hija pequeña y no podía dedicarle el tiempo que necesitaba. Tuvimos que hacer cursos online y prepararnos para las clases virtuales". 

"Todo lo que nos ha pasado deber servir para que se valore más la presencialidad en las aulas", destaca Patricia, que también aprovecha la ocasión para reivindicar la importancia de la Educación Física en el colegio. "Este curso contamos con una hora más y es algo muy importante". 

Una brecha superable

El Día Mundial de los Docentes se celebraba antaño de manera especial, pero los tiempos han cambiado y ya pasa prácticamente inadvertido. "Yo me he enterado esta mañana cuando venía para el cole. Lo estaban comentando en la radio. Alguien dijo que si otro día más de fiesta para los maestros, pero también hubo comentarios de los que decían que lo teníamos bien merecido. De todas formas, ya no se celebra como antes. En mi época de estudiante y en mi anterior colegio recuerdo que lo celebrábamos", nos cuenta Fran Ceballos, tutor de la clase de tercero de Primaria del Guadaluz. 

PROCESORES CEIP GUADALUZ GUADALCACIN 1
Fabiola López, en compañía de Patricia Calderón.   MANU GARCÍA

Fabiola, la veterana del grupo, vio nacer el colegio y recuerda que antes "nos traían hasta regalos los alumnos por este día". Ahora, hasta nos olvidamos de agradecer lo que aportan a la educación de nuestros hijos. Sobre si se ha creado una fractura en el ámbito de la evolución educativa de los alumnos por la no presencialidad y las dificultades de estos tiempos hemos debatido, a pie de cole, con estos cuatro docentes. "Se ha creado una brecha", reconoce Patricia, mientras que Fabiola entiende que "en relación con los conocimientos no se ha perdido tanto en este centro. La brecha tal vez ha llegado cuando las familias no han querido, no se han involucrado lo suficiente. Por lo demás, no he notado la diferencia". 

"Nos hemos subido al carro de las tecnologías y, dentro de las posibilidades que tenemos, es de agradecer el comportamiento del alumnado"

Fran valora positivamente el "momento que estamos viviendo actualmente. Nos hemos subido al carro de las tecnologías y, dentro de las posibilidades que tenemos, es de agradecer el comportamiento del alumnado. Mirando lo que hay fuera tenemos que estar orgullosos del trabajo que se ha realizado en el centro en materia educativa y de prevención del coronavirus".  

PROCESORES CEIP GUADALUZ GUADALCACIN 2
Fran Ceballos, tutor de una clase del CEIP Guadaluz.   MANU GARCÍA

Salvo contagios esporádicos en alguna clase, solo hubo que confinar infantil el año pasado. "Los niños han llevado bien las normas, mucho mejor aquí que fuera. Y este curso lo llevamos todos muchísimo mejor, ya que estamos acostumbrados", señala Fabiola. 

La soledad de las emociones

Y dos temas para reflexionar en esta efeméride en una semana en la que también se celebrará, el próximo 10 de octubre, el Día Mundial de la Salud Mental. "A mí me ha afectado mucho el tema emocional –confiesa Patricia–. Si esto está siendo muy duro para nosotros, que somos adultos, ¿cómo lo habrán llevado ellos? No he parado de preguntármelo, pero han demostrado que son unos superhéroes y superheroínas". 

PROCESORES CEIP GUADALUZ GUADALCACIN 4
Marta, Patricia y Fran, durante un momento de la conversación.   MANU GARCÍA

"No he parado de preguntarme cómo habrán llevado todo esto los alumnos, pero han demostrado que son unos superhéroes y unas superheroínas"

Y otra de los efectos secundarios de esta pandemia ha afectado al trabajo en equipo. Con los llamados grupos burbuja, con zonas limitadas para cada clase, con la lucha por mantener las distancias de seguridad, se ha perdido algo tan importante en la educación como el trabajo grupal. "En cuanto a la colaboración nos hemos sentido como más aislados. Durante mucho tiempo hemos estado trabajando en colaboración, pero ahora el no poder trabajar en equipo ha sido duro. Me he sentido como sola, en tu clase, sin poder interactuar con las compañeras y con el alumnado. Ha sido muy duro, pero parece que ya vamos saliendo", destaca Fabiola. 

La nueva realidad se va sintiendo también poco a poco en los centros escolares. Las mascarillas seguirán presentes recordando todo lo que se ha pasado y como símbolo de resiliencia en la comunidad educativa. Se ha perdido mucho en el camino, pero la sociedad no debería olvidar el valor de los docentes. 

Sobre el autor:

Rubén Guerrero

Periodista con más de veinte años de experiencia en los medios de comunicación (prensa escrita, digital, radio y televisión). Autor de Nosotras. Historias del olvidado deporte femenino y otros seis libros más. Recuperando la ilusión por el periodismo en lavozdelsur.es.

… saber más sobre el autor

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído