Un reputado astrónomo de Harvard alerta: en 2017 hubo un posible avistamiento de una nave espacial, 'Oumuaumua'

Según la luminosidad que mostró durante dos semanas cuando se captó por telescopios, y que no tenía cola, el científico pide que no se descarte el origen en una civilización extraterrestre

Un asteroide, en una representación.   ESO/M. Kornmesser
Un asteroide, en una representación. ESO/M. Kornmesser

Un objeto interestelar, un asteroide, Oumuamua, fue hallado en 2017 y aún sigue intrigando a científicos de todo el mundo. La razón es que era el primer objeto divisado que, según su trayectoria, puede determinarse que proviene del espacio interestelar, es decir, más allá del sistema solar. A diferencia de otros objetos que vuelan los alrededores de la Tierra, estos tienen una órbita alrededor del sol. Éste fue divisado cuando comenzaba a alejarse de la órbita solar y comenzaba un viaje que durará millones de años alejándose de nuestro astro.

Estuvo a tiro de los telescopios terrestres durante apenas un par de semanas. La cuestión es que, tal y como se realiza la observación actualmente, apenas se distinguía una mancha en el cielo. Pero el estudio de luminosidad que arrojaba, a través de complejos sistemas, indujo a pensar que tenía una forma alargada, de 500 kilómetros de altura pero mucho más estrecho. 

Esto generó muchas dudas en la comunidad científica. Porque lo que se sabe hasta ahora de los objetos espaciales es que la sedimentación provoca que vaya obteniendo una forma esférica. Desde entonces, se han arrojado teorías, como que de forma casual obtuviera primero esa forma y los rayos ultravioletas presentes en el espacio -y que no llegan a la Tierra gracias a la magnetoesfera, un campo electromagnético que parte de los dos polos terrestestres- fueron calentando el asteroide en su exterior mientras estaba congelado en su interior. Eso explicaría que, a pesar de acercarse al Sol, el asteroide no tuviera una cola, como sí lo tienen los que orbitan nuestra estrella.

Sin embargo, el reputado investigador Avi Loeb, hasta hace apenas unos meses astrónomo principal de la Universidad de Harvard, ha publicado un libro en que llama a la comunidad científica a estudiar si es posible que Oumuamua -explorador en hawaiano- tiene un origen extraterrestre y artificial: es decir, que podría ser una nave. Más allá de especulaciones pseudocientíficas, pocas veces personalidades como Loeb han presenciado un fenómeno y calificado como posible que el hallazgo tenga origen en la inteligencia de otra civilización.

Entre sus argumentos, una vez estudiados la forma y otros componentes como la ausencia de cola o estela, señala que podría tratarse de una nave programada para viajar por el espacio para encontrar signos de vida. Eso explicaría que, tras millones de años de vuelo, la roca o nave saliera de la órbita del sol tras pasar por la zona de habitabilidad, la que está suficientemente lejos del calor y suficientemente lejos del frío que haría imposible la vida. La Tierra, obviamente, está en ese área, y fue en esta zona donde comenzó el cambio de rumbo -que puede explicarse por fuerzas gravitacionales- hacia el espacio exterior.

En Extraterrestrial: The First Sign of Intelligent Life Beyond Earth, Loeb argumenta que el hallazgo de el citado raro objeto espacial de forma alargada hace tres años significa que "nuestro sistema solar fue visitado recientemente por tecnología alienígena avanzada procedente de una estrella distante".

Avi Loeb estudió el objeto y concluyó que no era un asteroide; "se movía demasiado rápido a lo largo de una órbita extraña y no dejaba rastro de gas o escombros a su paso. Solo había una explicación concebible: el objeto era una pieza de tecnología avanzada creada por una civilización alienígena distante", relata la ficha de promoción del libro. 

"Un viaje alucinante a través de los confines de la ciencia, el espacio-tiempo y la imaginación humana, Extraterrestrial desafía a los lectores a apuntar a las estrellas y a pensar críticamente sobre lo que hay ahí fuera, sin importar lo extraño que parezca", añade la ficha del libro, que ya se ha editado en España como Extraterrestre, en editorial Planeta. 

Esto ha generado un intenso debate, pues otros científicos refutan estas teorías. Hay que recordar que es el primer objeto cuya procedencia del espacio exterior está totalmente confirmada. ¿No sería mucha casualidad que el primero fuese una nave? Loeb tiene en su libro también respuestas para esto. Todo un hallazgo que, literalmente, ha pasado por delante de los ojos de la humanidad en 2017, y solo un científico se ha atrevido a catalogar como posible origen extraterrestre.

Sobre el autor:

logo lavozdelsur

lavozdelsur.es

… saber más sobre el autor

Archivado en:



Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Lo más leído