Enseñar derechos humanos en tiempos de pandemia.
Enseñar derechos humanos en tiempos de pandemia.

Este año va a ser un curso duro para la educación en derechos humanos, como lo fue el curso pasado. En estos tiempos que nos está tocando vivir, cuando derechos tan básicos como el derecho a la salud y el derecho a la educación parecen estar en peligro como consecuencia de una pandemia, todo lo demás parece que deja de ser importante.

Sin embargo, no es así, no debe ser así nunca. Amnistía Internacional siempre ha  considerado la educación en derechos humanos algo absolutamente necesario en la escuela. Y no se trata sólo de cumplir con el tan necesario derecho a la educación, no. Sabemos que el derecho a la educación es esencial y tenemos que luchar por que sea una realidad, especialmente el derecho a la educación de las niñas, siempre maltratadas por ser niñas, siempre olvidadas a la hora de acceder a la educación, ese derecho tan ausente en tantos países. Pero no basta con garantizar ese derecho, debemos garantizarlo y llenarlo de contenido en derechos humanos.

No nos engañemos. Las escuelas son un reflejo de las sociedades donde se encuentran y en ellas se encuentran todas las violaciones de derechos humanos presentes en las sociedades que las sostienen. En la escuela, nuestros niños, niñas  y adolescentes sufren a menudo acoso escolar, acoso sexual , se establecen relaciones desiguales entre niños y niñas, sufren ataques de homofobia, de racismo. Y, ya fuera de la escuela, en muchas ocasiones viven una realidad de desigualdad social que les impide acceder a un nivel de vida digno o carecen de una vivienda digna. Y, una vez que dejen la escuela, a lo largo de la vida, seguirán viendo  cómo se violan otros de sus derechos si no les damos las armas necesarias para analizar, comprender y reaccionar ante esas violaciones de sus derechos. Y la escuela tiene la obligación de ayudarlos.

Por todo eso, es absolutamente necesaria una educación en derechos humanos que les ayude, en el hoy y en el mañana, a conocer y defender sus derechos. Creemos que la educación en derechos humanos es fundamental para abordar las causas subyacentes de las violaciones de estos derechos, porque ayuda a crear un entorno propicio al pensamiento crítico, da espacio a las personas para que reflexionen sobre sus propios valores y actitudes y, en definitiva, les ayuda a modificar su propia conducta. Sirve para prevenir los abusos contra los derechos humanos, combatir la discriminación, promover la igualdad y fomentar la participación de la gente en los procesos de toma de decisiones. Al fin y al cabo, la educación en derechos humanos empodera especialmente a las víctimas, tanto para exigir la rendición de cuentas a quienes detentan el poder económico y político, como para conseguir un cambio sostenible a largo plazo. Este empoderamiento personal y colectivo es clave para acabar con los círculos viciosos de dependencia que se crean cuando no se garantizan necesidades básicas (como alimentación, agua y saneamiento, vivienda adecuada o salud) y esa exclusión no se trata como violación de derechos humanos.

Por esta razón Amnistía Internacional ha venido trabajando desde 2003 por la inclusión de la educación en derechos humanos en el sistema educativo, tanto en la universidad (especialmente en Derecho, Medicina, Enfermería, Trabajo social y Máster de Secundaria) como en los niveles anteriores, incluida la enseñanza obligatoria, desde infantil.

Y también por esto hace ya años que pusimos en marcha nuestra Red de Escuelas por los Derechos Humanos que pretende hacer del centro escolar un espacio de reflexión sobre nuestros derechos y los derechos de las demás personas, en un marco participativo e interactivo. No se trata sólo de paliar una deficiencia en educación en derechos humanos de nuestros centros de enseñanza. La red de escuelas busca comprometer a toda la comunidad educativa (profesorado, alumnado, personal no docente, padres y madres) para que se implique en la lucha por los derechos humanos, convirtiéndose en verdaderos activistas.

Aunque somos muy conscientes de que en un año como éste va a ser más difícil llegar a los colegios, de que la llegada de personas ajenas a la propia comunidad educativa para realizar esta educación en derechos humanos va a ser más difícil en estos colegios que buscan establecer grupos burbuja y que, a su vez, se quieren convertir en superburbujas en las que entre lo mínimo del exterior. A pesar de eso, sabemos que esa educación en derechos humanos es más necesaria que nunca porque también en momentos como éstos puede haber una tendencia a centrarse en lo que cada profesor considere esencial en su materia, dejando a un lado los temas transversales que no por no formar parte de los contenidos de alguna materia tienen menos importancia que los otros. Y también en momentos como éstos se seguirán produciendo violaciones de derechos y tendremos que armar de razones a nuestros jóvenes para luchar contra esas violaciones.

Nuestra Red de Escuelas por los Derechos Humanos cuenta con 113 centros en Andalucía: 9 en Almería, 24 en Cádiz, 4 en Huelva, 21 en Sevilla, 8 en Córdoba, 26 en Málaga, 16 en Granada y 5 en Jaén, algunos más activos y otros menos. Y, precisamente en años como éste, creemos que es más necesaria que nunca e invitamos a todos los enseñantes a contactar con nosotros. Nuestra red les dará la posibilidad de trabajar de forma flexible, desde el trabajo de algún tema en concreto hasta el establecimiento de un grupo escolar de Amnistía Internacional que lleve un grado más arriba su compromiso con la defensa de los derechos humanos. Siempre hay algún grupo local cercano que puede facilitarles materiales para ampliar las propuestas didácticas que les llegarán desde la Red, sobre temas que interesan a los adolescentes relacionados con el trabajo diario de Amnistía Internacional, temas como la homofobia, la desigualdad de género, el racismo, la pena de muerte, los refugiados, el medioambiente y el calentamiento global, el acoso escolar, o cualquier otro tema relacionado con los derechos que establece la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

No lo olvidemos. En este año, más que en todos los anteriores, es cuando más necesario es reflexionar con los niños, niñas y adolescentes sobre todos estos temas, que no son algo lejano, que afecte a los habitantes de países lejanos, sino que les afecta a ellos mismos, en su día a día, en casa y en la escuela.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído