Un autobús urbano se cuela en mitad del cortejo de la hermandad de la Clemencia

autobus-hermandad.png
autobus-hermandad.png

Los viandantes piden al chófer que dé marcha atrás. La falta de presencia policial provoca una escena rocambolesca que no es un caso aislado esta Semana Santa en Jerez.

La escena es anómala, aunque no es la primera vez que sucede esta Semana Santa en Jerez. Un autobús del servicio de transporte urbano cruza por la avenida Duque de Abrantes mientras que la hermandad de la Clemencia desfila por esta vía. Los viandantes, al presenciar la escena, se dirigen al chófer para indicarle que no puede circular por la calle, pero hace caso omiso al no encontrar obstáculo para hacerlo al principio de la misma. La Semana Santa de 2017 en Jerez está siendo noticia por capítulos como éste, ya que no es un caso aislado. Sin ir más lejos, el Sábado de Pasión otro autobús se coló por el cortejo de la hermandad de La Sed y el Domingo de Ramos, Carpintería Baja estaba atestada de público esperando el paso de la hermandad del Transporte y un vehículo se coló hasta la misma calle porque no se había cortado el acceso por Barranco. El mismo público tuvo que indicarle que no podía pasar y el conductor tuvo que dar marcha atrás. La hermandad de la Defensión, el Martes Santo, de vuelta por Porvera, también tuvo que aguardar un poco porque tampoco se había cortado la calle y circulaban coches.

La huelga de brazos caídos de la Policía Local, en protesta por la falta de material para realizar su labor, está provocando situaciones tan rocambolescas como estas. Los agentes del 092 critican que el Ayuntamiento no les suministra uniformes adecuados para llevar a cabo su trabajo en unas condiciones dignas, aunque tras la donación de materiales “sobrantes” de compañeros de otras plantillas de Policía Local de “numerosos municipios” pudieron patrullar a principios de semana. El Sindicato Independiente de la Policía Local (SIP) destaca las “diversas gestiones” realizadas con otras plantillas del 092 para desarrollar su labor “en óptimas condiciones”, "con el fin de paliar las dificultades originadas en el servicio profesional diario en lo que va de Semana Santa y ante el riesgo que ello implica en la seguridad de los ciudadanos”.

La Policía Local, durante algunos periodos de la Semana de Pasión no ha cortado calles, por lo que los coches han circulado por vías llenas de público y por el paso de procesiones, con lo cual, cualquier incidencia tiene que resolverla la hermandad en cuestión o incluso el público en ocasiones, impidiendo el paso de vehículos, aunque a veces sea imposible, caso del conductor de la línea E-10 que cruzó por medio del cortejo de la Clemencia. Además, los carritos de comercio ambulante, que este año se supone que se iba a regular su presencia, vuelven a acumularse en calles estrechas y atestadas de público, por lo que ante cualquier problema o posible estampida —como ha sucedido en Málaga hace unos días—, suponen una barrera que puede ser muy peligrosa. El Ayuntamiento, según ha podido saber este medio, ya ha abierto una investigación para esclarecer los hechos.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído