El Ayuntamiento de Jerez apuesta por la economía circular y el reciclaje con la recogida selectiva de sus residuos de envases

La aportación de kilos por habitante durante 2020 se cifra en 13,17 en el apartado de ‘envases ligeros’ y de 8,76 en el de papel cartón, una de las ciudades españolas más concienciadas

Reunión de coordinación de objetivos mantenida en febrero de 2020 entre el teniente de alcaldesa de Urbanismo, Infraestructuras y Medio Ambiente, José Antonio Díaz, y responsables de Ecoembes, en el Ayuntamiento de Jerez.
Reunión de coordinación de objetivos mantenida en febrero de 2020 entre el teniente de alcaldesa de Urbanismo, Infraestructuras y Medio Ambiente, José Antonio Díaz, y responsables de Ecoembes, en el Ayuntamiento de Jerez.

El Ayuntamiento de Jerez prosigue impulsando medidas orientadas a potenciar el reciclaje y la economía circular. Jerez, según los datos de Ecoembes, relativos a 2020, ha sido una de las ciudades españolas en las que se ha experimentado una mayor concienciación en este sentido. De hecho, se han recogido en los 1.617 contenedores de envases ligeros ubicados en la ciudad un total de 2.803 toneladas, por las 2.491 de 2019, y 1.863 toneladas de papel cartón en los 457 contenedores distribuidos en la ciudad, en comparación con las 1.790 de la anualidad 2019. La aportación de kilos por habitante durante 2020 se cifra en 13,17 en el apartado de ‘envases ligeros’ y de 8,76 en el de papel cartón.

Según ha explicado el teniente de alcaldesa de Urbanismo, Infraestructuras y Medio Ambiente, José Antonio Díaz, “estos buenos datos son evidencias de la concienciación de la ciudadanía de Jerez con respecto al Medio Ambiente y a los residuos. Desde el Ayuntamiento agradecemos a Ecoembes el impulso de estos valores con distintas campañas de sensibilización y seguimos apostando por generar sinergias que contribuyan al reciclaje y a la economía circular dentro de lo expuesto en este sentido en la Agenda 2030”.

De hecho, en los próximos días, Ecoembes lanzará una nueva campaña de concienciación en colaboración el Ayuntamiento bajo el eslogan Recicla más. Mejor. Siempre, con el siguiente mensaje directo a la ciudadanía: “En la economía circular, cuando reciclas, haces que los residuos se conviertan en nuevos recursos. Recicla latas, briks y envases de plástico en el contenedor amarillo”.

Igualmente, hay distintos diseños con mensajes circulares: “La mano con la que sujetas una lata que se convierte en el reloj que llevas en la mano”; “Un libro que guardas en una caja que se convierte en las páginas de un libro” y “Unas zapatillas hechas con la botella de la que bebes mientras corres con unas zapatillas”. Todos estos mensajes tienen el mismo principio y fin, haciendo precisamente un guiño a la ‘economía circular’.

Recogida selectiva: cada residuo de envase en su contenedor de color

Los envases se crearon para conservar los alimentos durante más tiempo y en buenas condiciones, pero a medida que nuestros hábitos de consumo han ido cambiando, se han encontrado más utilidades en ellos, como, por ejemplo, servir de canal de información para el consumidor.

Proteger y conservar el producto para que llegue en buenas condiciones higiénicas para su consumo o que sean resistentes a los factores ambientales externos como la luz, gases o humedad, son otras utilidades de los envases. Además, se reinventan constantemente para atender a las nuevas necesidades de los consumidores al tiempo que son cada vez más respetuosos con el medio ambiente.

Por otro lado, debido a nuestro modo de vida, el número de envases que utilizamos en el día a día es cada vez mayor. Por ello, es necesario que desde todos los ámbitos posibles hagamos un esfuerzo y ser conscientes de la gran responsabilidad que se tiene para garantizar que se reciclen y puedan tener una segunda vida.

Es crucial la concienciación sobre el uso de buenas pautas de consumo. Un consumo responsable que sea más respetuoso con el entorno natural y que suponga un ahorro de materias primas en beneficio del medio ambiente. En la sociedad actual, donde el respeto por el medio ambiente y el comportamiento cívico deben ir unidos, se promueven hábitos de vida saludables como el hecho de reciclar bien separando correctamente los envases en el hogar.

Los objetivos de ECOEMBES en este sentido junto al Ayuntamiento de Jerez desde el Servicio de Medio Ambiente son:

  • Promover el respeto por el Medio Ambiente.
  • Despertar la conciencia ambiental en la comunidad local.
  • Sensibilizar a la ciudadanía sobre el impacto del ser humano en su entorno.
  • Dar a conocer el correcto uso de los distintos contenedores.
  • Informar y concienciar sobre necesidad de realizar una correcta separación de los residuos.
  • Mostrar y explicar las consecuencias de una separación de residuos incorrecta.
  • Difundir el destino de los residuos separados y las posibilidades que estos brindan a la industria, así como el respiro que supone su reciclaje al medio natural.
  • Visualización del papel del consumidor en el proceso e importancia de evitar los impropios.
  • Hacer entender el daño que los impropios ocasionan a todo el proceso de separación de residuos sólidos urbanos.
  • Fomentar el consumo responsable.
  • Difundir la Regla de las 3 R’s:
  • Reducir el consumo: hacer recortes en el consumo conlleva una reducción en la contaminación, puesto que generamos menos residuos. Aplicar este concepto nos convierte, poco a poco, en consumidores más responsables.
  • Reutilizar para que los envases tengan una segunda vida. Esta se basa en reutilizar un objeto para darle una segunda vida útil. Todos los materiales o bienes pueden tener más de una vida útil, bien sea reparándolos para un mismo uso o con imaginación para un uso diferente.
  • Reciclar para transformarlos en un nuevo material. Esto consiste en el proceso de someter los materiales a un proceso en el cual se puedan volver a utilizar, reduciendo de forma significativa la utilización de nuevos materiales.
  • Concienciar sobre la responsabilidad que cada uno tenemos sobre los residuos que generamos.
  • Fomentar la participación ciudadana en la correcta separación de los residuos.
  • Explicar las particularidades de cada residuo y su correcta gestión en el contenedor adecuado.
  • Encender la llama de la nostalgia y de esta manera recuperar hábitos y comportamientos sostenibles de antaño.
  • Mostrar los numerosos beneficios y posibilidades a los que da lugar la separación de residuos (empleo, limpieza, aprovechamiento, reciclaje, ahorro, entre otros.
  • Distinguir entre el plástico de los envases o bolsas que se deposita para su reciclaje en el contenedor amarillo de otros plásticos que no son envases y se depositan en el contenedor de resto o en otros específicos.
  • Distinguir los casos en que el cartón se mezcla con otros materiales para formar brik y que se recicla de forma diferente, recogiéndose éste último en el contenedor amarillo.
  • Conocer el proceso de fabricación y de reciclaje; valorar los materiales y su sostenibilidad actual.
  • Botella de refresco, de agua, de aceite, de zumos, de vinagre, etc.
  • Garrafas de agua, vino y aceite
  • Tarrina de yogurt (también la tapa), natillas, cuajada, mantequilla, queso fresco, etc.
  • Botella de productos de higiene personal (gel de baño, colonia, champú, suavizante, etc.)
  • Botellas de productos de limpieza (lejía, limpiasuelos, limpiacristales, detergente, suavizante, lavavajillas, etc.)
  • Bandejas de poliespán (bandejas de corcho blanco de alimentos)
  • Botes de aliños (kétchup, mostaza, etc.)
  • Hueveras de plástico
  • Tubos de plástico de productos de higiene personal (pasta de dientes, crema de afeitar, etc.)
  • Bolsa de plástico para alimentos (congelados, frutas, verduras, pan de molde, bollería, pasta, legumbres, etc.)
  • Bolsas de aluminio para alimentos (alimentos infantiles, sopas, purés, pasta precocinada, café, patatas fritas, etc.)
  • Agrupadores / abrazaderas de plástico (las arandelas que unen las latas)
  • Envoltorios de plástico (film transparente que acompaña a las bandejas de carne, frutas, verduras, pescado, el que envuelve a muchas revistas, fascículos, prensa, etc.)
  • Tapas metálicas de envases de yogurt, natillas, etc.
  • Envoltorio de aluminio de la mantequilla
  • Tapones de plástico (botellas, briks, tubos pasta dientes, etc.)
  • Plástico que envuelve paquetes de varias botellas y briks
  • Bolsas de redecillas de naranjas, limones y patatas
  • Envases de pintalabios, rímel, vaselina
  • Ambientadores
  • Vasos de plástico para café y bebidas
  • Mallas de frutas y hortalizas
  • Perchas si vienen con la prenda en el momento de su compra
  • Paquetes de café

Metal / Latas

  • Latas de bebidas (refrescos, cerveza, etc.)
  • Latas de conservas (anchoas, atún, berberechos, sardinas, etc.)
  • Latas de sopas (sopas, cremas, salsa de tomate, etc.)
  • Tubos de comida (leche condensada, kétchup, etc.)
  • Latas de hortalizas, de espárragos, etc..
  • Latas de aceitunas
  • Sprays de cosmética personal (laca, desodorante, espuma de afeitar, etc.)
  • Aerosoles (ambientadores, etc.)
  • Bandejas de aluminio de comidas precocinadas
  • Papel de aluminio
  • Tapas metálicas de los frascos
  • Cajas metálicas de bombones, pastas y otros dulces
  • Chapas de botellas de cristal
  • Botes metálicos de leches infantiles
  • Bandejas plateadas de empanadas, pasteles, tartas, etc.
  • Latas de pintura (sí, si son de uso doméstico)

Envases tipo brick

  • De bebidas (leche, zumo, agua, caldos, gazpacho, vino, etc.)
  • De productos de alimentación (de tomate, bechamel, sopas, caldos, nata, azúcar, natillas, etc.)

Bolsas y envoltorios de plástico y aluminio

  • Bolsas de los comercios
  • Bolsas de patatas fritas, ganchitos, sal y demás (bolsas de snacks)
  • Envoltorios pequeños de caramelos, chicles, bombones, etc
  • Tapas de vasos de papel de hamburgueserías y cafeterías
  • Sobres de sopas, caldos y purés
  • Envases triangulares de plásticos de sándwiches
  • Plástico de relleno y protección
  • Envases de pañuelos de papel
  • Embalajes de corcho blanco para producción de productos / electrodomésticos
  • Envases de madera y corcho de frutas, mariscos, quesos, vinos, etc.
  • Periódicos
  • Revistas
  • Propaganda
  • Cajas de: zapatos, cereales, gallegas, de comida congelada, etc.
  • Cuadernos (sin espirales)
  • Apuntes
  • Cartulina
  • Cajetillas de tabaco
  • Sobres (sin ventanillas)
  • Cajas contenedoras de briks de bebidas
  • Libretas
  • Papel de regalo
  • Hueveras de cartón
  • Cajas de lápices
  • Envoltorio del azúcar, harina, etc
  • Bolsas de papel
  • Cajas de pizza (siempre que están limpias de comida y grasa)
  • Rollo interior del papel higiénico y de cocina
  • Bandeja de cartón
  • Cómic
  • Folios
  • Cajas de cartón, aunque las mismas se encuentre manchas de grasa
  • Servilletas de papel usadas
  • Papeles tipo tissues (kleenex)
  • Papel de cocina
  • Botellas de agua, de vino, licores, mostos, sidras, etc.
  • Tarros de mermelada, de aceitunas, de miel, de hortalizas, etc.
  • Frascos de verduras, de cosmética, perfumería, etc.
  • Botellines / botellas de cerveza

TRUCOS Y CONSEJOS SOBRE EL RECICLAJE

Primer paso: ¿dónde colocamos los cubos de la basura? Lo ideal es en la cocina, el trastero, en el garaje o en el sótano. Así será más práctico reciclar y poder separar los residuos mientras cocinas o limpias. Existen cubos de cocina de diferentes colores para no confundirnos sobre lo que se deposita en cada contenedor. Con tres cubos de basura es suficiente. Es importante que estén adecuadamente separados para que podamos abrir de forma independiente cada una de las tapas. Poner una bolsa dentro de cada contenedor hará que este lugar sea más higiénico. Si nuestro espacio no nos permite colocar tres cubos, siempre podemos utilizar bolsas independientes. 6

Para facilitar la diferenciación entre los contenedores, te recomendamos que coloques una etiqueta frontal con los residuos que habrá en cada uno, incluso las etiquetas pueden ser de los colores representativos de cada contenedor: amarillo, azul y verde. Doblando y comprimiendo los envases y cartones ahorras espacio en tus cubos y aumentarás su capacidad.

VENTAJAS DEL RECICLADO

Un envase se convierte en residuo cuando deja de cumplir la función para la cual fue creado, en ese momento hay que recuperarlo para reaprovechar los materiales que se usaron en su fabricación.

Para cerrar el ciclo de recuperación y reciclaje de los residuos de envases es fundamental la colaboración ciudadana ya que el proceso se inicia en el momento que el consumidor deposita el residuo de envase en su contenedor correspondiente, amarillo para envases de plástico, latas y briks o azul para envases de cartón y papel. El siguiente paso en el proceso del reciclado es la recogida de los residuos de los contenedores y su transporte a sus correspondientes plantas de reciclaje en la que los envases se trían y clasifican según su naturaleza.

Los residuos de envases de plástico, metálicos y briks, depositados en el contenedor amarillo, se separan en las plantas de selección de envases en las siguientes fracciones: plásticos (PET, PEAD, Film y Plástico Mezcla), metales (acero y aluminio) y briks. Éstas por separado se envían a su respectivo reciclador donde se convierten en nueva materia prima, granzas o escamas según el tipo de plástico y metales en astillas o fundidos, con la que se fabricarán nuevos productos.

Los residuos de envases de papel-cartón, depositados en el contenedor azul, van directamente a los recuperadores y recicladores. En ellos, tras una clasificación en función de las calidades, pasan a ser reciclados para posteriormente convertirse en nuevo material de papel y cartón. Mediante estos procesos se consigue cerrar el ciclo del envase, promoviendo el cuidado del medio ambiente y evitando que terminen en vertederos, sin ninguna utilidad, con un impacto ecológico negativo y dándoles una nueva vida.

Algunos materiales que provienen de origen fósil favorecen el agotamiento de recursos finitos, contribuyen al cambio climático, desde un punto de vista negativos y pueden contaminar el medio ambiente se no se gestiona adecuadamente su reciclaje.

    • Se reduce el volumen de basura que llevamos a los vertederos
    • Se facilita el tratamiento de otros residuos
    • Se ahorra energía
    • Se reduce el volumen de los residuos sólidos
    • Se reduce la contaminación
    • Se reducen los costos de recolección.
    • Se conserva el ambiente y se reduce la contaminación.
    • Se protegen los recursos naturales renovables y no renovables.
    • Se ahorra materia prima en la manufactura de productos nuevos con materiales reciclables.

Reciclando evitamos que los productos y materiales se conviertan en residuos, transformándolos en otros completamente nuevos, alargando su vida útil y ayudando a la preservación de los recursos naturales del planeta. El reciclaje forma parte de la Economía Circular, el modelo basado en aprovechar al 100% las materias primas, haciendo más eficientes los procesos de uso y fabricación.

  • Utilizar materiales renovables para no agotar los recursos del planeta.
  • Optar por materiales reciclados: de esta forma dependeremos en menor medidas de recursos fósiles aumentando las tasas de reciclaje.
  • Diseño de envases adaptados a las nuevas necesidades, transformándolos en envases prácticos.
  • Diseñar envases que se puedan reciclar en su totalidad.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído