Condenado a siete años de prisión por violar a una amiga en un pub de la Punta una madrugada de marcha

El agresor alegó que iba a sujetar la puerta, pero se introdujo en el baño y la agredió sexualmente, mientras ella le gritaba. El portero ha sido absuelto al no probarse connivencia

La punta San Felipe, en una imagen de archivo.
La punta San Felipe, en una imagen de archivo.

La Audiencia Provincial de Cádiz ha condenado a siete años de cárcel a un joven por violar a la que por entonces era su amiga en diciembre de 2018 una noche en que se encontraban de fiesta en un pub de la Punta de San Felipe. Los hechos ocurrieron sobre las seis de la mañana. Entonces, el condenado tenía 24 años y la chica, 18, informa Diario de Cádiz.

Ambos estuvieron con un grupo tomando copas hasta que en un momento dado, ella entró en el baño del pub, momento en el que éste la violó al acompañarla. De estos hechos ha sido absuelto el portero del pub, pues no ha quedado acreditado que sujetase la puerta del baño en connivencia con el joven.

La noche comenzó con una noche de marcha sobre las 23.30 en la plaza San Juan de Dios, pasando por dos locales de copas antes de ir al citado pub de la Punta de San Felipe. Al no tener pestillo la puerta, éste se ofreció a sujetarla. Él fue a entrar dentro, y ella le empujó hacia fuera. Entonces, el portero le empujó de nuevo hacia el baño de señoras.

La sentencia explica que el joven la sujetó por el pelo, la colocó sobre la cisterna, le arrancó la ropa y la penetró durante minutos, a pesar de que ella le insistía en que la dejara. El joven aprovechó su peso para someterla. Ella, mientras, le gritaba. El condenado señaló en juicio que había habido acercamientos previos, aunque ella explicó que no era más que una amistad.

Ella se marchó rápidamente del local y llamaba a su hermano por teléfono, pero él la siguió. Comenzó a pedirle perdón. El joven y el hermano de la víctima se vieron en San Juan de Dios a petición del segundo, y le exigió que no la volviera a ver.

Comenzó entonces un calvario propio de víctimas de agresiones sexuales: problemas de sueño, necesidad de ducharse con frecuencia, comportamientos depresivos, apatía, recuerdos intrusivos y problemas de apetito. Acabó acudiendo a un psiquiatra que la tuvo que tratar con fármacos.

La Audiencia ha absuelto al portero porque, a pesar de que se conocían, no queda probado ni que sujetara la puerta ni que hubieran concertado nada para que se cometiera la agresión.

 

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído