Antonio Serrano Cueto fue el encargado de presentarnos a los escritores participantes: “Los tres son narradores y los tres tienen mucho que decir sobre el cuento”. Pilar Adón y Sara Mesa escriben relatos, novelas y poesía. Pilar es además traductora de literatura inglesa. El último libro de relatos de Sara es Mala letra (Anagrama, 2016) y el último de Pilar, La vida sumergida (Galaxia Gutenberg),  acaba de salir hace pocos días. José Luis Martín combina la faceta académica con la actividad creadora. Fue editor para Cátedra de los cuentos de Ignacio Aldecoa, ha editado la antología El cuento español (1975-1990) y ha publicado tres novelas. Antonio Serrano, formado en Filología Clásica, ha editado la antología Después de Troya. Microrrelatos hispánicos de tradición clásica (Menoscuarto, 2015).

El moderador solicitó a los tres escritores que hablaran de lo que tienen en común las últimas tendencias del cuento en castellano. Para José Luis Martín, un rasgo clave es que “se ha consolidado un nuevo grupo de escritores que marcan un momento esplendoroso del cuento. Prueba de ello es que hoy el cuento literario está suscitando congresos, debates, teorías, artículos…". Hasta ahora, cuando hablábamos del cuento nos centrábamos en los escritores de los años cincuenta, como Aldecoa, Matute o Fernández Santos. Luego vinieron los escritores de los años de la Transición, como Merino, Mateo Díez, Aparicio, Millás, Tomeo... Ahora, señaló José Luis, hay otra promoción ya consolidada de autores: Hipólito Navarro, Bonilla, Adón, Olgoso, Zapata, Sara Mesa…

¿Qué tienen en común estos últimos creadores de relatos? Son autores que se sienten más vinculados a tradiciones literarias de otros países que a la tradición del cuento en español. Han leído a autores americanos, europeos… La diversidad de tendencias, el eclecticismo y la heterogeneidad es otro de los rasgos esenciales de este grupo. La situación del cuento en esta última generación los podemos representar con un poliedro, nos explicó José Luis. Las caras de ese poliedro de intereses y estilos son: lo fantástico, el humor, la intimidad, distanciamiento irónico respecto a lo social, intereses globales frente al localismo, escenarios urbanos deslocalizados, lo fragmentario y la experimentación. Nos recordó unas palabras de Rodrigo Fresán: “El cuento es un sitio perfecto para experimentar”. Y otras de Manuel Longares: “El cuento es un laboratorio de pruebas donde si no hay riesgo es como si faltara el aire”.

Pilar Adón habló de las lecturas que realizan los escritores actuales de relatos, de sus influencias. Realizó un análisis estadístico de los escritores que mencionan los autores de relatos cuando se les hace una entrevista para una antología y se les pregunta qué libros les han influido. Una de las antologías consultadas es Pequeñas resistencias 5 (Páginas de espuma, 2010) Ahí, por ejemplo, se pedía a los autores antologados que mencionaran sus dos autores preferidos. Chéjov, Cortázar, Carver, Borges y Cheever son los más citados. En los primeros puestos no hay españoles. Quim Monzó es el primero que aparece, pero con muchas menos menciones. Las influencias y lecturas en esa antología de 40 escritores eran muy variadas. Y lo mismo ocurre con otras antologías de escritores actuales de relato corto. Los antólogos lo tienen muy difícil para encontrar similitudes. En ese poliedro de temas, estilos e intereses lo común es la diferencia, resaltó Pilar Adón.

Sara Mesa habló desde su experiencia de escritora, no como crítica literaria. Resaltó algunos acontecimientos, algunos hitos, que han sucedido en el mundo del cuento de los últimos años y que han legitimado definitivamente al cuento como género. Es significativo que una escritora de cuentos haya recibido en 2013 el Premio Nobel de Literatura. Es el caso de Alice Munro. También es llamativo que uno de los libros más leídos haya sido Manual para mujeres de la limpieza (Alfaguara, 2016) de Lucia Berlin, una recopilación de relatos. Que las editoriales grandes publiquen como primer libro de un escritor un libro de cuentos implica que el género ya tiene entidad propia. Y existen premios muy bien dotados económicamente dedicados al cuento. La pregunta ¿para cuándo la novela? ha quedado obsoleta, señaló Sara Mesa. También explicó que se está produciendo una normalización respecto al número de mujeres que aparecen en las antologías. En cuanto a la creación, nos explicó que a la hora de escribir relatos una de las influencias que ella ha recibido procede de la novela, algo que no suele decirse. Dentro de la novela uno encuentra muchos relatos breves.

A lo largo del diálogo se habló de la evolución del cuento en los últimos años y de la influencia del microrrelato. Según José Luis, la arquitectura del cuento tradicional está cambiando. El microrrelato está influyendo en las técnicas del cuento, señaló. Un ejemplo de esa influencia es la elipsis. Nos leyó un fragmento de Ángel Zapata, un autor que utiliza esas técnicas en sus narraciones. Para Pilar Adón, más que la técnica del microrrelato, lo que hoy se despliega en el cuento  es una absoluta libertad creadora. Sara Mesa resaltó la capacidad de riesgo que exhiben los autores de relatos, algo que ha perdido la novela. Pilar y Sara coincidieron en que el cuento no tiene por qué ser estructuralmente cerrado y perfecto. Los flecos sueltos de la narración también son muy sugerentes. Por eso, aclaró Sara, no hace falta que el cuento sea muy breve para que sea muy bueno.

Sobre el autor:

juan carlos gonzalez

Juan Carlos González

Filósofo

… saber más sobre el autor



Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Lo más leído