"Vivir de la información cofrade es absolutamente utópico"

Andrés Cañadas entiende la información cofrade desde tres vertientes, "informar, opinar y divertir", en la que "hay sitio para todos"

Andrés Cañadas, en la iglesia de las Angustias, de la que es su hermandad.
Andrés Cañadas, en la iglesia de las Angustias, de la que es su hermandad. ESTEBAN

De la tradición de la radio a los medios digitales

Andrés Cañadas Salguero, 51 años de edad, es licenciado en Bellas Artes y director del programa Cofrademanía. Desde 1992 se dedica a la información cofrade comenzando en Radio Popular de Jerez y desde 2007 está al frente de la marca informativa online sobre las hermandades y la Semana Santa. Se crió oyendo la radio, aprendiendo de su padre y maestro, Andrés Cañadas Machado. Lo quieren o lo odian, el término medio en él es complicado. No es un tibio en su labor informativa cofradiera.   


¿Cómo entiende la información cofrade?

Siempre me lo he planteado desde la triple vertiente de opinar, informar y entretener. Creo que el público cofrade es muy específico pero al ser un espacio abierto al público, hay otros sectores de cofrades que pueden beber de lo que informes. Hay que hacer un tipo de información que esté al alcance de todos.

¿Esta fórmula no puede redundar en que haya más diversión que información?

Algunas veces sí pero no está en quien informa sino en quien recibe la información.

Empezó en la recordada Radio Popular donde su padre era el director. ¿Qué aprendió de aquella época?

Allí se creó un equipo para hacer la Semana Santa del año 1992 que coordinó Antonio Rodríguez Liaño y allí te cruzabas por los pasillos con nombres míticos en la historia de la radio local: Pepe Marín, Jose Antonio Montero, Manolo Morales… y ahí nos incorporamos cinco jóvenes e hicimos un trabajo muy riguroso y a la vez se fue dando cierto giro a lo que había. El resultado fue extraordinario, siempre de la mano de los profesionales que estaban allí.

"La radio en mi casa ha sido como el comer y el dormir. Nos hemos criado escuchando la radio"

¿De tal palo tal astilla?

Supongo. Lo de la radio en mi casa ha sido como comer y dormir. Nos hemos criado escuchando la radio. El gusanillo me fue entrando y me gustó. Es mi medio preferido, es donde me desenvuelvo con más libertad. Y obviamente el maestro es mi padre. Una anécdota. Me llamaron para dar un pregón. Todavía no había dado ninguno. Al interlocutor le dije que seguramente preguntaba por mi padre que en mi casa era el pregonero y yo el periodista. Esto lo tengo clarísimo y he aprendido de él.


¿Se podría decir que inevitablemente la radio formaría parte de su vida?

Cuando uno tiene 18 años no sabe qué estudiar. Tenía intención de hacer periodismo pero mi padre, que siempre ha sido muy escéptico con esta carrera, de hecho podemos comprobar los muchos periodistas que están en paro a día de hoy, me aconsejó en aquellos momentos la recomendación que le dio sobre mí el recordado Jose Ramon Fernández Lira, profesor mío en la Salle. Le dijo a mi padre que debería hacer Bellas Artes. Y así fue y le doy gracias a José Ramón por aquel consejo.

Entrevista Andrés Cañadas (Esteban)10
Andrés Cañadas, posando para la entrevista en lavozdelsur.es. ESTEBAN 

¿Está muy canibalizado el mundo de la información cofrade?

Creo que no. Aquí hay sitio para todo el mundo, cada uno tiene su estilo, sus formas. Esto es muy grande y nos solemos respetar. Esto es un mundo muy grande. Recuerdo como en el camino del Rocío, los medios convivíamos convivíamos: Pepe Antonio, tú mismo, con Gabriel… y recuerdo que eso, a la gente, le llamaba la atención esa buena armonía.

¿Se puede vivir de la información cofrade?

Para nada. Esto es un hobby. Lo mío es vocacional, nunca me lo he planteado como un medio de vida. Me orienté hacia otro sitio y trabajo en algo que tiene relación con las Bellas Artes como es la Delegacion de Cultura. En los medios he estado y trabajado muy a gusto pero dedicarte exclusivamente a la información cofrade y poder vivir de ella es absolutamente utópico.

Hay 48 hermandades, un número al que no llega ninguna otra organización civil ni de cualquier otra consideración en la ciudad, por lo tanto el caudal de información es abundante y además es un producto que interesa a una amplia audiencia. ¿Pese a todo esto los que mandan en los medios no se lo toman en serio?

En Sevilla, con todo lo que es, hay más cofradías que en Jerez y no hay ni un solo periodista que viva de la información cofrade. ¿Habrá oportunidad en Sevilla para poder dedicarte a esto con todo lo que mueve la Semana Santa de allí tanto en lo local como en nacional e incluso internacional? Sin embargo no hay ningún periodista que diga que vive de la información de las hermandades. Material noticiable hay por un tubo. A lo mejor en el futuro… pero ahora mismo ni las cofradías ni los consejos ni la propia dinámica de cómo está montado esto se apuesta porque los medios tengan una exclusividad en lo cofrade como existe en el deporte, por ejemplo.

"No sé si alguien me verá como un pontífice. Nunca me he planteado si pontifico o no"


De acuerdo, pero insisto en que la elevada audiencia está garantizada.

Bien, entonces esa pregunta hay que hacérsela a los directores de los medios. Todo se mueve por cuenta de resultados y cuando no se apuesta por lo cofrade es que no hay color.

¿Le gusta pontificar?

Nunca me lo he planteado así. No sé si alguien me verá como un pontífice. Me decido a hacer mi trabajo y punto.

Entrevista Andrés Cañadas (Esteban)13
Cañadas, en la iglesia de las Angustias. ESTEBAN 

Sí es absoluto en sus planteamientos.

Pero eso es mío. Siempre lo digo. Es una opinión mía particular como todos la tenemos. No pretendo que nadie quiera opinar igual que yo. A lo mejor doy esa impresión, si es así lo siento mucho pero siempre dejo claro en editoriales que esa opinión eS mía. Al que le guste, bien y al que no, también bien.

Esta claro que en esto de la ‘prensa morada’, como la llama Manolo Picón, no es un tibio. ¿Eso le acarrea tantos amigos como enemigos?

Más antes que ahora. En la Salle teníamos un director que siempre nos decía que “no podemos ser tibios. Hay que ir de frente. El mundo no es de los tibios, hay que ir con la verdad por delante aunque se equivoque”. ¿Eso tiene algo que ver? No lo sé, tal vez sea mi carácter. También me muevo en un mundo donde hay pocos tibios.

¿Cómo  evalúa el momento cofrade actual?

Creo que es extraordinario, el mejor de su historia. CÓmo está de preparada la gente, de responsabilizada y de comprometida es algo desconocido años atrás. Las cosas se hacen con mucha sabiduría y además existe una comunión muy acertada con el obispado, algo que es palpable y notorio. Ahora mismo no se hacen las cosas como se han hecho en otras ocasiones.

"Las cosas en las cofradías se hacen ahora con más sabiduría y existe una comunión muy acertada con el obispo"

 

¿Por fIjarnos tanto en Sevilla estamos subidos a un Mercedes pudiendo pagar solo un 600 en lo económico y en lo social?

No sé si ahora se mira mucho a Sevilla. En los artístico está claro que sí, aunque ahora se está mirando mucho a Málaga, no solo nosotros sino toda Andalucía; pero el movimiento social que tienen las cofradías hoy en día en Jerez queda patente en lo que han hecho todas durante la pandemia. Todo el mundo ha dado en mayor o menor medida. Las cofradías han dado un ejemplo de solidaridad como ninguna otra entidad en Andalucía. Creo que hay que evaluar lo que las cofradías han hecho, una acción que no ha sido por generación espontánea. Se ha hecho porque en las cofradías hay gente muy buena.

¿Qué le falta y qué le sobra a nuestra Semana Santa?

Le falta el remate a la organización. Aunque esté bien encaminada hay que rematarla desde todos los aspectos de seguridad, coordinación entre Ayuntamiento, Consejo, hermandades… insisto en que hay rematarlo reconociendo que tiene que ser de locos organizar una Semana Santa. Mi máxima consideración al Consejo porque eso tiene que ser insoportablemente una locura coordinar todo esto. Esto es lo que le falta. Estamos aprendiendo a montar todo esto. Lo que le sobra quizás es una cierta sensación de improvisación de las cofradías durante todo el año. Pero claro eso es culpa de cómo está montada la jerarquía cofradiera que creo que también hay que rematarla. Por lo demás todo está ok.

¿Es cierto que tiende a ponerle la ‘proa’ a alguien y al que le caiga va tocado?

Eso es una leyenda urbana. Te puedo asegurar que en el programa no le ponemos la proa a nadie. Ahora, tenemos nuestros pareceres. Cuando opinamos los hacemos de determinada forma  y cuando hay cosas con las que no estamos de acuerdo lo comentamos abiertamente. Tanto es así que todo el mundo tiene las puertas abiertas a venir para explicarse si quiere hacerlo o dar su punto de vista. En eso, casi al cien por cien, siempre lo hemos hecho. Matizó que casi, porque a veces llega gente con muy mal estilo y entonces miramos para otro lado.

Entrevista Andrés Cañadas (Esteban)12
Andrés Cañadas, tras la entrevista. ESTEBAN 

¿El mundillo cofrade local no está o no acepta la crítica?

Cuando alguien entra en una junta de gobierno después de un proceso electoral cruento, que los hay y los seguimos teniendo, uno voluntariamente se presenta, uno voluntariamente se pone a ejecutar lo que su junta dice que hay que hacer. En ese momento, la junta se pone en el escaparate y ese escaparate no somos los medios, es la sociedad entera. Hoy todo el mundo es periodista, todos tienen un móvil, una tablet, con las redes sociales a su alcance donde a veces interactúan de forma irrespetuosa y la mayoría de las veces, las redes se lo tragan todo. Se echa la culpa a los medios de ciertas corrientes de opinión que se generan en las redes. Lo que hacemos es recogerlas o no. La gente no está acostumbrada a la crítica, ni en las cofradías, ni en las comunidades de vecinos, ni en los colegios… todos viven en su zona de confort y que nadie se la toque.

"La gente de las cofradías, al igual que la de los colegios o la de las comunidades de vecinos, no está acostumbrada a la crítica. Todos viven en su zona de confort y que nadie se la toque"

 

¿Angustias o Esperanza?

En mi casa somos de Las Angustias y de Jesús. Yo soy devoto, por una cuestión personal, de La Esperanza.

Son dos conceptos muy distintos de hermandad…

Es la Virgen se llame como se llame. Me preguntaron una vez a qué imagen le reza y contesté que no le rezo a ninguna imagen. Descubrí un día el camino al sagrario así que rezo ante el Jefe, que a veces me desvía, ‘para determinadas cuestiones pulse uno; para otras pulse dos’, entonces elijo entre esos botones. No me pierdo en eso de Rocío, Dolores, Angustias o Esperanza. Rezo todos los días al Señor, al que ninguno vemos y soy un enamorado de la Virgen.   

¿Se adolece de una mayor formación y se cae demasiado en el fanatismo?

Hoy se tiene más conocimiento y respeto por el sagrario. Creo que la gente está más preparada. Ahora bien, ese tipo de fanatismo bien entendido y bien administrado es necesario. Me lo preguntaba hace poco en una editorial, ¿el Gran Poder es o no es Dios? ¿El Gran Poder sí por ser la talla y la hermandad que es y, por ejemplo, el Señor de la Redención o el Cristo de la Sed no porque son hermandades humildes y acaban de empezar? ¿El Señor del Prendimiento sí y la Flagelación no? Ese fanatismo bien entendido es bueno para nuestro mundo, para la religiosidad popular, para la piedad, porque ¿cuánta gente le reza a las imágenes o cuántos van al hospital agarrados a una estampa? Si ese es el mecanismo y la vía para llegar a la fe, pues no está mal aunque después la Iglesia debería formar a la gente. No veo negativo ese fanatismo. Entiendo que hacen falta líderes en las parroquias en las cofradías que reconduzcan. Es la responsabilidad de los que estamos al frente de las hermandades, sin despreciar a los que ven a las imágenes la realidad de su vida diaria y de acercamiento con Dios.

"En la época de la España más oscura, donde la homosexualidad estaba mal vista, en las cofradías se movían con total libertad y con la confianza de los hermanos"

 

Somos conscientes del papel que juegan, gracias a su especial sensibilidad, los cofrades de condición homosexual que encuentran en lo cofrade un rincón donde expresar sus especiales dotes para determinados trabajos. ¿Cómo analiza esta realidad?

A nadie se le pide el carné. Todo el mundo es bueno hasta que se demuestre lo contrario. Para la generación actual es absolutamente normal. Si digo sí a esa especial sensibilidad que tienen, me estoy dejando afuera una campo como es el de la mujer en la cofradía. Las hay que tienen un gusto exquisito, una manera de entender la realidad artística y devocional de las cofradías que todavía no han empezado a demostrarlo. Aquí está tipificado que la camarera es una señora y el vestidor es un señor, sea de la tendencia que sea. Por qué no puede haber un camarero de la Virgen o una vestidora. Ni la condición sexual de cada uno ni el género es identificativo de este tipo de realidades. Este es un terreno que lo tenemos totalmente cerrado. Además existe una autocensura y poca costumbre de participar de otra manera. No hace falta meternos en debates de si la homosexualidad, que sí esto o lo otro. Creo que hay poca costumbre de abrir el abanico.

¿El hecho de que todo el mundo cabe es la virtud de las hermandades?

La gran virtud es que todo el mundo puede caber. No a que todo el mundo se le haya dejado caber. Cuando en la España de los años oscuros, la homosexualidad estaba mal vista, en las hermandades se movían con total libertad con la complicidad, el conocimiento y la confianza de los hermanos. Tengamos en cuenta otro planteamiento, si las hermandades han dejado caber y han dejado la puerta medio cerrada. Es el gran debe que aún padecemos.

Sobre el autor:

Kiko Abuín

Periodista.

… saber más sobre el autor

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído