La recompensa de una luchadora de la Escuela de Hostelería

cristina_sanchez_de_la_campa_2.jpg
cristina_sanchez_de_la_campa_2.jpg

Cristina Sánchez de la Campa ha sido seleccionada por el Ministerio de Empleo para participar en un proyecto de formación en El Salvador. Ella fue una de las profesoras afectadas por años retrasos en los pagos de las nóminas.

El conflicto de la Escuela de Hostelería en Cádiz, donde la plantilla sufrió tres años de retrasos en los pagos de las nóminas, los alumnos se quedaron sin curso y el centro estuvo desahuciado, dejó muchas imágenes que se han quedado ya en el catálogo de las luchas ciudadanas. Protestas, manifestaciones, encierros en los que Cristina Sánchez de la Campa participó activamente. Como también lo hicieron Desirée Ortega, Juan Ramón González y todos los profesionales y alumnos que defendieron a capa y espada este centro educativo. 

Un año después, la vida les ha cambiado sólo con el hecho de poder trabajar y demostrar lo que valen. Es el caso de Cristina, que se encuentra preparando su viaje a El Salvador donde participará en un programa de asistencia técnica de cooperación internacional con el que va a contribuir a la planificación formativa del país centroamericano. La gaditana ha sido seleccionada en una convocatoria pública por el Ministerio de Empleo y Seguridad Social por méritos propios. "Esto es un recompensa por aquellos años, un reconocimiento a mi trabajo y al de los profesionales que tiene esta escuela que, además de preparados, somos personas sensibilizadas".

Lejos quedan ya esos días de incertidumbre en los que Cristina hasta cayó enferma. Con la positividad por bandera, considera aquello como una experiencia que "me hizo tener los pies en la tierra". "Mi balance es positivo y no guardo rencor porque me ha servido para continuar".

Orientadora laboral de la Escuela, Cristina viajará hasta el país centroamericano en el mes de octubre para prestar una asistecia ténica al Instituto Salvadoreño de Formación Profesional (por sus siglas, Insaforp) en la planificación de capacitaciones o formaciones sobre marcos nacionales de cualificaciones. De su currículum se ha valorado su pertenencia a un centro (la Escuela de Hostelería) de formación del SAE en el que se cualifica, así como la trayectoria o experiencia de esta profesional en programas públicos de empleo.

Pero el aprendizaje será de ida y vuelta. “Yo no voy allí sólo a enseñarles a ellos como experta, sino que también voy a traerme de vuelta nuevos modelos de actuación, estrategias pedagógicas distintas y también tendré la oportunidad de validar, en otro territorio, el modelo actual que venimos desarrollando”, cuenta. Allí en El Salvador tendrá ocasión de trabajar en programas para personas desempleadas -al igual que sucede con la formación que se imparte en la Escuela de Hostelería- y en condiciones de especial vulnerabilidad social. Asimismo, abordará marcos como son la FPE (Formación Profesional para el Empleo) que se desarrolla, actualmente, en Andalucía; o los certificados de profesionalidad que acreditan esta FPE, entre otras cuestiones.

Desde la Escuela de Hostelería se ha apoyado la candidatura y permitido la disponibilidad de Sánchez de la Campa para participar como experta en este proyecto durante un mes. A la vuelta se reincorporá a su trabajo en el centro que ha cerrado su periodo de inscripción para los dos especialidades.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído