El aire que respiran los andaluces perjudica seriamente su salud

El informe anual de Ecologistas en Acción sobre calidad atmosférica revela que el 10% de la población andaluza vive en los cuatro focos con el aire más contaminado de Andalucía, pero la polución se expande como una mancha y sobrepasa en gran parte de la región las recomendaciones de la OMS

El incendio de la petroquímica de Indorama en el Campo de Gibraltar.
El incendio de la petroquímica de Indorama en el Campo de Gibraltar.

Verdemar-Ecologistas en Acción ha convocado para el 12 de julio a la ciudadanía en San Roque, en Cádiz, para censurar la "crisis ambiental" que se ha hecho "palpable" en la zona a raíz del incendio en la petroquímica de Indorama. Una nube tóxica que solo confirma que en muchos focos de Andalucía se respira muy mal. En cuatro en concreto, sus habitantes, unos 830.000 andaluces (el 10% de la población de la comunidad, respiran diariamente veneno. En Andalucía, en el pasado 2018, se han recopilado los datos de 102 estaciones de control de la contaminación, que pertenecen a las redes de vigilancia y control de la calidad del aire de la Junta de Andalucía, de los puertos del Estado de Almería, Málaga y Motril, y de distintas instalaciones industriales. Sin embargo, Ecologistas en Acción, que ha publicado su informe anual sobre la calidad del aire, señala que las autoridades portuarias de Bahía de Algeciras, Bahía de Cádiz, Huelva y Sevilla carecen de medidores de la calidad del aire.

Según se recoge en el documento, el cuadro general que presenta Andalucía es el de un territorio con nueve focos principales de contaminación: las zonas industriales de Carboneras (Almería), la Bahía de Algeciras (Cádiz), Puente Nuevo (Córdoba) como principales fuentes de contaminación la actividad industrial y portuaria, destacando las centrales térmicas de carbón de Carboneras, Los Barrios y Puente Nuevo, y, por otra parte, las zonas de la Bahía de Cádiz y las áreas metropolitanas de Córdoba, Granada, Málaga y Sevilla que la principal causa de contaminación es el tráfico rodado. Sin embargo, la contaminación generada en estos lugares, al extenderse por el resto del territorio y transformarse en ozono troposférico, acaba incidiendo negativamente en zonas rurales y de interior de Andalucía, especialmente a sotavento de los grandes focos emisores de los contaminantes precursores del ozono.

Como conclusión final del informe de calidad del aire 2018, "toda la población andaluza respira un aire perjudicial para la salud, según las recomendaciones de la OMS. Pero si tenemos en cuenta la normativa actual sobre calidad del aire, 830.000 andaluces (el 10% de la población) viven en las cuatro zonas donde se superan los límites legales de NO2 (área metropolitana de Granada), partículas PM10 (Villanueva del Arzobispo) y ozono (Córdoba y zona industrial de Puente Nuevo)".

A finales de 2013, la Junta de Andalucía procedió a aprobar trece planes de mejora de la calidad del aire (Decreto 231/2013, de 3 de diciembre), referidos a las superaciones de los valores límite de partículas PM10, NO2 y/o SO2, pero no de ozono, que a la vista de la situación en 2018, en algunos casos no han llegado a cumplir sus objetivos. Durante 2018 se sometió a información pública el proyecto de Estrategia Andaluza de Calidad del Aire, que actualiza el diagnóstico de la situación y pretende constituir el marco de los futuros planes de mejora de la calidad del aire, sin que se haya aprobado hasta la fecha.

Según se desprende con datos recogidos en este informe, la mayor parte de las estaciones que miden partículas PM10 y PM2,5 (partículas menores de 10 y de 2,5 micras) han registrado porcentajes de captura de datos inferiores a los mínimos establecidos por la normativa, por lo que se carece de información real de esos contaminantes. La página web de información de calidad del aire autonómica no ofrece datos en tiempo real, ni permite la descarga de datos horarios históricos para seguir la evolución de la contaminación. "También hay que remarcar que la transmisión de datos al visor de calidad del aire del Ministerio para la Transición Ecológica ha sido muy irregular durante todo el año. En este sentido, resulta primordial que la Junta de Andalucía se esfuerce por mejorar la medición y la información de la calidad del aire", han reclamado desde la organización conservacionista.

Lo que respiramos: de ozono trosposférico a dióxido de azufre

En la comunidad andaluza los contaminantes que más incidencia tuvieron en 2018 fueron el ozono troposférico, las partículas PM10 y PM2,5, el dióxido de nitrógeno y el dióxido de azufre. El ozono troposférico (el O3 “malo”) afectó a todo el territorio andaluz, ya que en la mayoría de las estaciones de medición se registraron superaciones muy elevadas del valor octohorario recomendado por la Organización Mundial de la Salud (OMS). De hecho, de las 60 estaciones andaluzas que miden este contaminante, 35 registraron superaciones en más de 75 días. "Es decir, que si se les aplicara el criterio establecido en la normativa para evaluarlo (un máximo de 75 superaciones del objetivo legal en tres años), sólo en 2018 la mayoría de las estaciones andaluzas habría sobrepasado todas las superaciones admisibles durante tres años", explican.

La mitad de las estaciones en la comunidad han superado el valor objetivo legal para la protección de la vegetación establecido para el ozono durante el quinquenio 2014-2018, situándose la mayoría de las estaciones por encima del objetivo a largo plazo,"por lo que se puede concluir que la inmensa mayoría de los cultivos, montes y espacios naturales de Andalucía están expuestos a altos niveles de ozono que dañan a la vegetación".

https://twitter.com/comocualmente/status/1143549244915245056

En las mediciones de las partículas en suspensión, tanto PM10 como PM2,5, se desprende que prácticamente todas las estaciones de las redes de medición sobrepasaron los valores recomendados por la OMS para ambos contaminantes. No obstante, ha mejorado significativamente la situación respecto al año 2017. Las estaciones de La Línea, Guadarranque y Cortijillos en la Bahía de Algeciras, Granada Norte en el área metropolitana de Granada, Torneo en la aglomeración de Sevilla y Villanueva del Arzobispo superaron el valor límite anual establecido por la normativa para las PM2,5 en 2020, sin llegar a superar el vigente en 2018.

En todo caso, señalan desde Ecologistas, "el bajo porcentaje de captura de datos para ambos contaminantes y la ausencia de factores de corrección para los medidores automáticos, por lo que la Junta de Andalucía no los considera para la evaluación de la calidad del aire. Los territorios donde se alcanzaron los peores registros de partículas PM10 y PM2,5 fueron las áreas metropolitanas de Granada y Sevilla y las áreas industriales de Algeciras, Bailén y Cádiz, además de Villanueva del Arzobispo".

También hay que apuntar las muy escasas recogidas de mediciones de partículas totales en el muelle de la Cabezuela en Puerto Real (Cádiz), que, no obstante, han arrojado concentraciones muy elevadas de este contaminante, achacable, sin duda, al movimiento de mercancías a granel. El dióxido de nitrógeno (NO2) volvió a tener sus peores registros en el área metropolitana de Granada, como consecuencia del intenso tráfico rodado que soporta.

El incendio en San Roque, en una foto del Ayuntamiento de este municipio campogibraltareño.

El dióxido de azufre (SO2) afectó principalmente a los territorios que soportan una intensa actividad de tipo industrial. Así, las áreas en las que hubo más superaciones del máximo valor diario, que según la OMS recomienda no superar nunca, fueron las zonas industriales de la Bahía de Algeciras y Huelva. Los peores registros, con diferencia, se dieron en la Bahía de Algeciras, con estaciones que registraron hasta 102 días de mala calidad del aire para este contaminante (Puente Mayorga), 79 días (Economato), 55 días (Guadarranque) y 46 días (Campamento) de superación.

Finalmente, hay que señalar que en 2018 no se ha registrado ninguna superación de los objetivos legales de metales pesados, cuando en el 2015 se rebasó el valor establecido por la normativa del cadmio, un elemento considerado tóxico y cancerígeno, en la estación de Parque Joyero, en la ciudad de Córdoba, y en 2014 el del níquel en la estación de Puente Mayorga (Cádiz).

Planes locales para mejorar el aire

Respecto a las actuaciones llevadas a cabo a nivel local para la mejora de la calidad del aire; el Ayuntamiento de Granada aprobó el Plan de Mejora de la Calidad del Aire 2017-2020, el Ayuntamiento de Córdoba aprobó en octubre de 2018 el Plan Local de Mejora de la Calidad del Aire de la Aglomeración Urbana de Córdoba, y en el Pleno del Ayuntamiento de Sevilla se aprobó en septiembre de 2018 un Protocolo de actuación ante episodios de contaminación del aire de la ciudad por SO2, NO2, PM10 y

ozono, incluyendo medidas informativas y restricciones al tráfico en las situaciones más graves. "Es incomprensible que ninguno de los municipios gaditanos afectados por la contaminación del aire, Cádiz, Puerto Real y los de la Bahía de Algeciras, sobre todo, hayan adoptado medida alguna para corregir este atentado a la salud de su población", advierten desde la organización.

En este contexto, solicitan el cierre programado de la refinería de Algeciras y la reconversión de la central térmica de carbón de Los Barrios a biomasa, así como la introducción tajante de medidas de reducción del tráfico motorizado en el casco urbano de las ciudades y su peatonalización, la mejora del transporte público y el fomento decidido de la bicicleta, como respuestas urgentes a esta inadmisible situación de mala calidad del aire.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído