Tag: Intramuros

Siempre se habla de la Feria como una ciudad efímera que se construye exclusivamente durante meses para albergar vida solamente siete días. Esa misma caducidad parece sufrirla la zona intramuros de Jerez.

La asociación vecinal del centro histórico denuncia que la gran cantidad de viviendas y solares abandonados atrae a decenas de felinos callejeros y de roedores, que campan a sus anchas por la zona. 

El solar y seis calles recuperarán el uso público tras diez años de condena. El gobierno socialista está a punto de adjudicar una obra de reordenación de 9.000 metros que dejó diseñada el PP y que costará casi 1,4 millones.

La asociación de vecinos del centro histórico lamenta que el Ayuntamiento no apoye la reutilización de espacios abandonados para su uso público.

El gobierno local presenta el borrador de un Plan de Movilidad que convierte la zona de intramuros en un espacio de uso exclusivo del peatón y que sólo permitirá circular a coches de residentes, taxis y transportes de emergencia.

Como las amapolas en el campo, los visitantes florecen en el centro histórico cada primavera atraídos por un rastro de incienso y por las puertas abiertas de los templos en unos días que durante el resto del año permanecen cerrados a cal y canto.

Los pinceles de Francisco José Retamero han ido reflejando a lo largo de cuatro décadas la involución de intramuros. El artista señala que la ruina vende, sobre todo entre sus clientes extranjeros.

Jerez no puede ser una gota de aceite en medio del agua, no puede permanecer como un búnker en el que se permite el libre albedrío del coche por la zona histórica.

Desaparecen una veintena de estas pesadas losas en la calle Campanillas, un hecho que se viene sucediendo desde finales del pasado año.

Disciplina Urbanística forzó a la propiedad de la finca al desmontaje del sistema de apuntalamiento de la fachada que mantenía San Blas clausurada.

¿No hubiera sido más honesto buscar respuestas a la pregunta de por qué no es atractivo vivir en el centro? 

Una manifestación silenciosa recorre algunas de las principales arterias del casco antiguo para exigir a las administraciones una pronta intervención en intramuros.

Entre el Jerez de 'postal' de Asunción, Consistorio o Plateros y el 'terrorífico' de casas desconchadas y puntales media una linea imaginaria a la altura de Juana de Dios Lacoste. Aquí, en el número 11, visitamos a Carmen y Eloy.  

El próximo martes 17 tú, si tú, espíritu errante, estás llamado a manifestarte para mostrar tu solidaridad con el centro histórico.

Han convocado para el 17 de enero una marcha para reclamar al Ayuntamiento soluciones a los problemas de degradación que sufre.

Roban, en calles Campanillas y Cordobeses, una docena de piedras de Tarifa del siglo XIX, un tipo de losa que se empezó a hacer popular en nuestra provincia en el XVI.

Los italianos Enrico y Caterina viajaban de turismo a Cádiz cuando su coche se paró a la altura de Jerez. Acabaron visitando la ciudad y se quedaron prendados. De eso hace 17 años; hoy han recuperado una casa en pleno intramuros.

La fachada del inmueble situado en los números 6, 8, 10 y 12 de esta calle de San Mateo permanece apuntalada por motivos de seguridad desde 2010, impidiendo el tránsito de vehículos y peatones. 

El arquitecto Manuel Collado, técnico de la delegación municipal de Urbanismo, repasa en una conferencia los últimos 37 años de intervenciones, buenas y desafortunadas, en el centro histórico. 

La asociación vecinal del Centro Histórico programa una serie de conferencias que pretenden dar respuesta, con rigor científico, al porqué, cuándo y cómo se degeneró el casco antiguo.