Cádiz

Visibilidad Lésbica 2.0: de estereotipos y tópicos en redes a la necesidad de educar en la diversidad

Representantes de varios colectivos feministas debaten sobre la influencia de internet en los jóvenes con respecto al activismo LGTBI y la importancia de la sensibilización por parte del profesorado

El término “homosexuales” apareció por primera vez en la televisión de Estados Unidos en el año 1954. Pero la frase se completaba con “y los problemas que plantean”. Así se tituló un debate retransmitido por una cadena local de Los Ángeles que asumía la incomodidad del tema y la pretendida conflictividad de quienes formaban ese colectivo.  

Ha pasado más de medio siglo y la comunidad LGTB ha ido adquiriendo mayor presencia en los medios de comunicación, así como en el cine y las redes sociales. Películas como No sin ella (Freeheld), Carol, La chica danesa Moonlight se han incluido en la cartelera extendiendo un lazo hacia públicos diversos que pueden acercarse, al menos un poco más, a las historias con esta temática. Pero sin lugar a dudas lo que está alcanzando una gran repercusión, sobre todo en las nuevas generaciones, es la representación en las redes sociales. Los llamados influencers youtubers, que llegan a un público muy joven, está cambiando los códigos y la forma de percibir la diversidad sexual.  

Sobre esto trató la mesa redonda Visibilidad Lésbica 2.0, celebrada este miércoles en la Fundación Municipal de la Mujer. En ella participaron Esperanza Moreno, de Arco Iris Cádiz, Ana Carrillo, de Asamblea Feminista, Marta Pérez, de Hijas de nadie, y Leonor Miralles, de Macondo Espacio Creativo y Feminista. Ana Camelo, concejala de Mujer, presentó a las participantes recordando las palabras de Silvia Tostado, de la fundación Triángulo: “nosotras no hemos escapado al sistema patriarcal ni tampoco al heterosexista y ambos nos están asfixiando”. Para Camelo estas palabras resumen la “discriminación que sufren las mujeres lesbianas por el hecho de ser mujer y amar a otra mujer”.  

De izquierda a derecha, Marta Pérez, Leonor Miralles, Esperanza Moreno, Ana Camelo y Ana Carrillo. FOTO: ESTEFANÍA ESCORIZA.

El activismo LGTBI en nuestro país ha crecido en internet en los últimos años de manera considerable. La red se ha convertido en una realidad paralela donde muchos jóvenes se atreven a contar sus historias con más soltura, y es por ello que los colectivos y activistas han saltado de la calle a lo digital. Y por ello, las lesbianas tienen una gran representación y visibilidad en este medio. Existen numerosos blogs, canales de Youtube, cuentas de Instagram y demás plataformas donde las mujeres lesbianas se han hecho con la voz cantante, como es el caso de DevermutDulceida o Koala Rabioso, por citar algunos ejemplos. Esperanza Moreno reconoce que existe en la red “un amplio abanico dirigido a un público muy concreto, a un rango de edad muy joven”.  

“Estamos llegando al sistema educativo. Las tres patas fundamentales que tienen que intervenir en el sistema, que son visibilizar, sensibilizar y educar, se están incorporando cada vez más”

Las participantes sí coincidieron en que estos vídeos, en su mayoría, no utilizan un lenguaje inclusivo y a veces caen en estereotipos y tópicos “que no deberían ser la forma de llegar a los jóvenes”. Normalmente, los adolescentes acceden a la diversidad sexual a través de estas plataformas, buscando respuestas o simplemente por puro entretenimiento. Aunque lo ideal sería que fuera desde el entorno educativo donde recibieran esta información, ya que existe un vacío por parte de los formadores. Esperanza Moreno ha pasado los últimos años especializándose en este ámbito de LGTB y educación. Desde Arco Iris llevan cuatro años interviniendo en los institutos y cada vez han ido desarrollando más herramientas para todos los niveles educativos, incluso impartiendo talleres entre el profesorado. “Estamos llegando al sistema educativo. Las tres patas fundamentales que tienen que intervenir en el sistema, que son visibilizar, sensibilizar y educar, se están incorporando cada vez más”. Este proceso no puede quedarse en el activismo externo, sino que “se debe empezar a formar al profesorado y hay que incorporar esto en el currículo. ¿Cómo se incorpora en el currículo? Por ejemplo, haciendo el enunciado de un problema en matemáticas hablando de Manolo y Pepe que tienen tres hijos y ganan x…, porque ya así se está sensibilizando”, comenta.

Una de las asistentes, del ámbito docente, hizo hincapié en la necesidad de que estos talleres también se impartan a los familiares de los niños y niñas. “Tenemos que ir todos a una, el sistema educativo al completo, docentes, familias, alumnos e incluso el poder político tiene que estar en el mismo saco”, respondía Moreno. Para la activista, “con la LGTBIfobia, porque es una pata más del heteropatriarcado machista en el que vivimos, pasa igual que con el género. Ambas cosas tenemos que empezar a entender que si no se hacen desde la transversalidad no tiene ningún sentido”. Por todo esto existe una clara necesidad de visibilizar, no solo a las lesbianas como parte de una orientación sexual no normativa, sino todo lo que conlleva. Cada día son más personas conocidas que se declaran homosexuales abiertamente y quienes solicitan la reivindicación de los derechos de esta comunidad. Aunque el primer paso siempre estará en la educación.

Etiquetas

Más artículos en esta categoría:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *