cangu.jpg
cangu.jpg

El cuidador se encontró con el marsupio dentro de la madre cuando murió de forma inesperada. Ahora es alimentado con biberón.

El Zoobotánico de Jerez cuida con esmero a Wally, una cría de canguro que está sobrevive gracias a los cuidados del personal después de que su madre, de ocho años de edad, falleciera el pasado día 1 de abril de forma inesperada.

El Ayuntamiento ha explicado que, en la primera inspección del cadáver del animal, el cuidador se encontró con que dentro del marsupio había algo que se movía, descubriendo que se trataba de una cría de unos 180 días de vida, con un peso de unos 500 gramos y con ausencia total de pelo. Según ha detallado, la madre falleció por una neumonía aguda, patología relativamente frecuente en la especie en estas fechas de cambios bruscos entre las máximas y mínimas entre el día y la noche.

La cría empezó a ser criada a mano con biberón, y una combinación de leches con bajo contenido en lactosa a la que se le fue añadiendo diferentes componentes en base a la edad del animal.

Hoy día Wally, que es como se ha llamado, ya tiene parte del pelo crecido, evoluciona bien y ya empieza a salir de la pequeña mochila marsupio en la que pasa gran parte del día. En ésta tiene una manta de calor que le permite mantener una temperatura similar a la del marsupio de la madre.

Archivado en:

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído