Acaba de presentarse en Madrid Bíbelo, el aceite de oliva virgen extra que enamoró perdidamente a Martín Berasategui. Al chef y empresario donostiarra, poseedor de 8 estrellas Michelín, se le cruzó este verdadero oro líquido hace tres años en la San Sebastián Gastronomika. “¿Qué ostias es esto?”, preguntó desconcertado al probar ese néctar único que no se parecía a nada con lo que llevaba trabajando cuarenta años. El oro líquido en cuestión procedía de las fincha de Ranchiles, en Torrecera, dentro del término municipal de Jerez, propiedad del grupo agrícola El Jardín del Almayate. El flechazo ha dado origen a un novedoso formato al que Berasategui ha puesto su firma.

En la línea de salir de los fogones para implicarse de forma activa en el origen de las materias primas, Bíbelo es en palabras del chef donostiarra “el Rolls-Royce de los aceites de oliva”. Zumo de aceituna arbequina y arbosana, recogida en su justo punto de maduración, salido del millón y medio de olivos que inundan las 680 hectáreas de la finca jerezana. Se trata de un zumo de aceituna con sabor a hierba verde, un amargo sutil y un leve deje picante que, según el maestro de Lasarte, “es adecuado para elaboraciones crudas y todo tipo de cocinados, e incluso para preparaciones dulces. Próximamente estará en los lineales de los supermercados a unos 8 euros.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído