CTXT

Vencer como lo contrario de ganar

Salvo algún hecho extrapolítico o extracutural, que posibilite algún mazo de votos no previstos, Rajoy no va a obtener votos suficientes ni mañana, ni el viernes. Precisamente porque todo el mundo está luchando por su vida.

Salvo algún hecho extrapolítico o extracutural, que posibilite algún mazo de votos no previstos, Rajoy no va a obtener votos suficientes ni mañana, ni el viernes. Precisamente porque todo el mundo está luchando por su vida.

Bueno. Sinopsis. Ninguno de nosotros tendría que estar aquí —y, snif, CTXT menos que nadie, ya que hasta ayer nos negaban la acreditación—. Todo esto se tendría que haber solucionado hace la tira y en un plis-plas, con una Große Koalition, que hubiera acometido “las reformas que España necesita”, perífrasis épica que viene a significar intensificar el desballestamiento del bienestar, eso que ocurre sí o sí cuando el objetivo primordial del Estado es el pago de la deuda. De hecho, ahora, en vez de estar aquí haciendo el mono, los diputados tendrían que estar reduciendo las pensiones, en algunos tramos adquisitivos, al 50%, tal y como les han señalado sus superiores.

Pero el caso de la cosa, y como demuestra nuestra presencia hoy y aquí, es que una Gran Coalición ha resultado imposible. Por varias razones. A) La cultura española carece, desde 2011, de un lenguaje propagandístico efectivo, que posibilite no sólo el argumentario para una Gran Coalición, sino para formar un Gobierno apañado, que tire millas en la línea señalada desde la UE. No se puede realizar tampoco porque B) quien se asocie a un PP dirigido por Rajoy, muere. Y C) quien se asocie para formar un Gobierno con el mismo itinerario económico que el del PP –no nos dejan otro; este es un Estado sin soberanía—, también muere. No se ha podido formar gobierno por otro preciosismo: D) la corrupción contrastada del PP, un partido encausado por ese tema. Que se encause a un partido por corrupción en el Estado en el que existe una cosa que se llama IBEX, y que agrupa a la empresa regulada —un indicio del carácter tolerante del Estado frente a la corrupción—, es algo que indica la gravedad del fenómeno. Que es, vamos, de traca. Ahora que lo veo ordenado, los puntos A), B), C) y D) dibujan con espectacularidad, si se les une con una línea, otra razón que explica que no haya Gobierno. Se trata de E) una crisis de Régimen. No hay Gobierno porque la política carece de zona de confort, y todos los grandes partidos se juegan la vida, de manera que están intensificando la lucha por su vida sobre el objetivo de formar Gobierno. Algo, por otra parte, normal, cuando todo va en modo Titanic.

Salvo algún hecho extrapolítico o extracutural, que posibilite algún mazo de votos no previstos, Rajoy no va a obtener votos suficientes ni mañana, ni el viernes. Precisamente porque todo el mundo está luchando por su vida. El PNV no podrá votarlo hasta después de las elecciones vascas del 25 de septiembre. Es muy posible que incluso después de ellas tampoco pueda votarlo sin morir. CDC, o PDC, tres cuartos de lo mismo, pero más divertido. Exclusiva: llegó a haber un pacto CDC-PP para lo de la Mesa, como en los glory days. A cambio de votar lo de la Mesa y, posiblemente, votar lo de hoy, CDC sería Grupo Parlamentario. Siempre y cuando cumpliera, además, con otro acuerdo. Puro trámite: eliminar o aplazar la votación de la resolución —es decir, de nada— sobre el Procés Constituent. Este acuerdo pactado por CDC Madrid no fue respetado por CDC Barcelona. Precisamente porque se jugaba la vida. Visto lo visto, el único partido sensible a suicidarse, y que ha hecho emisiones que, en efecto, confirman que, a determinada presión y temperatura, podría realizar ese suicidio, es el PSOE. Quizás, esta mañana a primera hora, esa es la única tensión en esta historia de supervivientes. Datos que ilustran que el PSOE carece de Plan B, por lo que puede ir de morros hacia ese Plan A: en todo este largo verano no ha habido contacto, me dicen, con el pack Podemos, y eso que el pack Podemos le tiraba la caña.

Pincha aquí para ir al enlace original.

Más artículos en esta categoría:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *