Feminismo

Vandalizan un mural feminista en Chiclana: “Es la primera vez que no respetan mi trabajo”

Antoni Gabarre lamenta que pinten 'Stopfeminazis' en su obra reinvidicativa del pasado 8M y asegura que lo restaurará el próximo sábado: "Lo dejaremos tal como estaba"

Indignado. El célebre muralista chiclanero Antoni Gabarre está indignado. No es para menos. Hace un par de días que el mural feminista que creó en la calle Arroyuelo –en la pasarela peatonal del río–, con motivo del pasado 8M, ha amanecido tachado y con la palabra Stopfeminazis sobre el mismo. Según el artista, es la primera vez que pintan e insultan uno de los miles de murales que ha coloreado a lo largo de su vida.

“Nunca me han tocado, y normalmente a cualquier artista de la calle se le respeta”, manifiesta a lavozdelsur.es a través del teléfono. “Me conocen en toda la provincia y nunca he tenido ningún problema de este tipo”, continúa. No obstante, como él mismo indica, cree que “quizá tiene que ver con la temperatura ácida que está teniendo la campaña electoral y al despunte de ese fascismo y machismo itinerante que está saliendo a la luz, que ya no se esconde”.

Educador, escultor, muralista… Gabarre, nacido en Cataluña, reside en Chiclana desde hace más de 30 años. Desde que llegó no ha parado de darle vida a los muros de la localidad gaditana. Dice que  ahora está inmerso en la rehabilitación de uno que pintó en la barriada La Carabina hace ya 19 años. “Tiene 400 metros cuadrados, lo terminaré entre este jueves y el viernes”, estima. Pero es que a lo largo de su vida dice que llevará más de 50.000 metros cuadrados pintado. “Dejé de contar en el 2005”, ríe.

Antoni Gabarre pintando el mural antes del 8M. FOTO: ANTONI GABARRE.

No obstante, ahora, en 2019, después de miles de murales “es la primera vez que no respetan mi trabajo“. Gabarre se percató de la pintada el pasado martes 18 de abril. “Tuve que ir al centro porque tenía que ultimar mi voto por correo, ya que ese fin de semana estaré en Barcelona. Fui al centro y al pasar por delante, digo, qué tiene el mural, algo rojo… Paré, me acerqué y lo vi”, narra. “Llevaba un par de días, ha sido una pintada reciente”, indica. Confiesa que nada más apreciar cómo habían ultrajado su trabajo, cogió papel y boli para más tarde denunciar el hecho a través de las redes sociales.

“Pensé en decirle a este tío, porque esto no lo ha podido hacer una mujer, que es un hijo de puta que me voy a cagar… Pero mi lado amable me dijo: párate, hazlo con educación, y a seguir trabajando. Cumple el castigo de arreglarlo y volver a ponerlo como estaba. De eso se trata, de educar”, comparte. Es por ello que informa a este medio que el próximo sábado 20 de abril, si el tiempo lo permite, irá con una amiga a restaurar el mural feminista que hizo para la Asociación de Mujeres Feministas Igual Mente de Chiclana, de la cual él también es miembro.

Lo voy a restaurar y a firmar. Hay que llevar a cabo esa acción de limpieza moral

Antoni Gabarre expresa que “la gente está indignada” y que lo que más le duele es que hayan intentado censurar un trabajo cívico que tiene un doble sentido. El mural, explica, es un olivo —un símbolo andaluz— que representa la fuerza y la lucha de las mujeres. “No solo es estética, es por la defensa de los derechos de la mujer”, destaca.  Comenta que entonces no lo firmó por cortesía a la asociación, porque “de alguna forma era algo de todas, de todos”. “Pero este lo voy a restaurar y a firmar. No es una provocación, es una reivindicación. Pasa también con el tema del vandalismo, cuando se ensucia, hay que limpiar. Hay que llevar a cabo esa acción de limpieza moral“, termina.

Etiquetas

Más artículos en esta categoría:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *