Valencina critica el cierre de sus dólmenes y pide más vigilancia para este enclave arqueológico

El alcalde remite un escrito a la delegada de Cultura de la Junta de Andalucía solicitando una entrevista para tratar los diferentes asuntos pendientes del municipio

El dolmen de La Pastora de Valencina, en una imagen de archivo.
El dolmen de La Pastora de Valencina, en una imagen de archivo.

El alcalde de Valencina, Antonio Manuel Suárez, ha vuelto a remitir un escrito, por tercera ocasión, a la delegada de Cultura de la Junta de Andalucía, a la que solicita una entrevista para tratar los diferentes asuntos pendientes que conciernen al patrimonio arqueológico del municipio.

Según un comunicado del ayuntamiento, en dicho escrito, el alcalde de Valencina considera que "la situación se está agravando y deteriorando paulatinamente" debido a que "siguen sin respuesta los asuntos que son competencia de la Consejería de Cultura en este ámbito".

Concretamente, se enumeran necesidades como que las visitas a los monumentos del enclave de La Pastora y Matarrubilla no se han reanudado tras el cierre por la pandemia. "Se trata del único enclave arqueológico de este tipo que todavía permanece cerrado", argumenta el alcalde de Valencina, quien ha apuntando que "a ello hay que añadir la endémica y precaria situación del personal de vigilancia, con único guarda y solamente a tiempo parcial".

En este punto, ha recordado que desde el Museo Municipal se gestionan las visitas a los megalitos y que "desde mediados de este mes estamos recibiendo solicitudes de información sobre la reapertura y las posibles condiciones a las que estará sujeta".

"El incremento anual sostenido que se está produciendo en el número de visitantes es fiel reflejo del interés que suscitan", según Suárez, que ha alertado de "un deterioro de la imagen del enclave y, subsidiariamente, de la economía local".

Se ha referido también a los retrasos, "cada vez de mayor duración, hasta alcanzar varios meses en la tramitación de los expedientes de obras, los cuales, por tratarse de un Bien de Interés Cultural (BIC), deben tramitarse ante esa delegación territorial". A este respecto, el alcalde de Valencina ha señalado que "el malestar entre los vecinos, promotores y constructores de Valencina es cada vez mayor".

"Es este ayuntamiento, y su alcalde particular, quien recibe estas quejas y malestar por estas injustificables demoras", afirma Antonio Manuel Suárez, quien advierte de que esta problemática "siembra peligrosamente la semilla del incumplimiento y la búsqueda de atajos para obviar las cautelas arqueológicas".

Ha aludido también a los reiterados incidentes, por el paso de vehículos, sobre la propia construcción del monumento de La Pastora, debido "a la falta de delimitación y señalización sobre el terreno". Ello representa, según ha dicho, "un peligro para el monumento por el transito e incluso estacionamiento sobre estas estructuras tan sensibles".

Se ha referido al cierre del acceso al Dolmen de Matarrubilla por parte del propietario de los terrenos del entorno, desde principios de mes de mayo. "A pesar de que dicha circunstancia ha sido comunicada tanto por el personal de vigilancia dependiente de esa Delegación, como por el propio Ayuntamiento, no nos consta que la Administración haya tomado medida alguna", explica Antonio Manuel Suárez.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído