Gerardo Tecé

Publicaciones

Los billetes ya no huyen en bolsillos rebosantes, sino en adjudicaciones a dedo a cambio de donaciones, en privatizaciones de un tamaño tan gigantesco que quién en su sano juicio podría llamarlas robo.

Quienes, durante meses, exprimieron la desaparición de una joven, quienes asesinan un oficio fundamental para la salud de todos, vuelven de vacaciones y no pedirán perdón ante la cámara, ni se les caerá la cara de vergüenza por lo que han hecho.

El papel del rey Felipe VI vuelve a ser exactamente el mismo: el de transmitir lo contrario de lo que en realidad hay.

Está hecha de otra pasta. No es sencillo hacer lo que hace. Los rivales políticos, de dentro y fuera de su partido, admiran en secreto sus superpoderes.