Eloy Baztarrica

Publicaciones

Crecimos sin la saturación tecnológica que nos invade; y supimos lo que era jugar con palos y pelarte las rodillas al caerte en el parque de los columpios. Experiencia.

Ese proyecto de hombre o mujer con pelusa en las piernas sigue siendo tu pequeño. Reforzado con varias capas solubles de falsa fortaleza y chulería, de vaga indiferencia y fingida entereza.

Peores que los etarras. Terroristas políticos.

¿Pero en qué año se acabaron las ideas? Yo lo que sé es que cuando veo un pasillo muy largo en un filme, sólo espero que salgan las gemelas.