David de la Cruz

Publicaciones

Si no pudiera escribir, si tuviera que morderme la lengua y agarrar mis manos, que atrás hubiese una causa. Una batalla y una razón que sienta como propias y merezcan la pena dejar hasta las entrañas.

Porque tu historia igual que la de mi tierra la escribieron labriegas y campesinos que se dejaron la espalda y el hambre ante el terror de los caciques y los señoritos.

Ahora que las manifestaciones se hacen en nombre de la patria y no los derechos perdidos. Ahora que...

Os lo debo a cada uno y una. Por desobedecer o, al menos, dudar. Por no conformaros con lo impuesto, por exigir explicaciones y permanecer juntos.