Daniel Vila

Publicaciones

Me siento especialmente andaluz durante la primavera. Me gustaría pensar que, aunque no sea políticamente correcto decirlo en estos días, somos andaluces ocultos.

Sid Vicious pasó a la historia por el pogo, su versión desbocada de My Way y, sobre todo, por sus excesos en la habitación 100 del célebre Chelsea Hotel con su malograda Nancy Spungen.

Nuestros amigos nazarenos están pendiente del tiempo.

#NegrosobreBlanco: "Nuestro tiempo resta épica".