La república independiente de mis emociones

Uso torticero

Son cuatro opiniones de periodistas veteranos y avezados sobre el uso torticero que han querido hacer del Parlamento de Andalucía esa coyunda sin escrúpulos que forman las derechas (PP y Ciudadanos) y la extrema derecha (Vox) con el arranque de la comisión de investigación de la Faffe a tres días de las elecciones. Cuando se utiliza una institución con fines espurios, se la degrada y se la pisotea. Nada que objetar a que se estudie y analice lo ocurrido en esta fundación pública, una causa abierta ya en los juzgados por iniciativa del Gobierno andaluz en etapa socialista.

Lo que es aberrante es que esta comisión eche andar en vísperas electorales, cuando su creación fue aprobada en marzo por el Pleno de la Cámara (muchas prisas no se han dado), cuando los hechos se remontan a entre ocho y diez años y la fundación está disuelta, y para colmo cuando se ha suspendido toda la actividad parlamentaria por la campaña electoral menos casualmente esto. Para su puesta de largo, se cita a tres ex presidentes y a una ministra, y a varios ex consejeros. Las derechas querían tener un acto electoral gratuito manoseando una institución que es de todos.

No sólo han retorcido los usos y costumbres parlamentarios, sino que no han tenido ni el respeto ni la cortesía debidas para una persona íntegra y honesta como es Manuel Chaves, alguien que durante 19 años ha ostentado la máxima representación política en esta comunidad autónoma. En política las formas tienen tanta importancia como el fondo. Y las derechas han optado por el hooliganismo y la falta de educación. Un síntoma de lo que perseguían con esta pantomima era hacer campaña, infligir daño gratuito y para nada esclarecer la verdad.

El trato que le han dado a Chaves es indignante y humillante y dice muy poco de quien lo practica. Todo por un puñado de votos… Esa forma de hacer política estomaga y demuestra el estado de degradación de unos partidos de derechas que piensan más en un impúdico, casi miserable, beneficio electoral que en la verdad y el interés general. Todo un bochorno. Que se lo hagan mirar.

Etiquetas

Más artículos en esta categoría:

Un comentario

  1. En casa del herrero cuchillo de madera. Ha tenido la Junta Electoral Central que amonestar dos veces al gobierno de Sánchez para que no usara la Moncloa ni la rueda de prensa informativa de los Consejos de Ministros para, desde esos foros institucionales, hacer propaganda partidista durante la campaña electoral, algo que nunca antes había sucedido en la democracia; pero el autor, que tiene la piel muy fina, se “escandaliza” de que las sesiones de interrogatorios a exautoridades de los gobiernos socialistas de la Junta, incluyendo a dos expresidentes procesados por graves delitos de corrupción y a la espera de sentencia judicial, celebradas en la comisión de investigación parlamentaria coincidan con la campaña electoral y, además, lo califica como “falta de respeto” al expresidente Chaves. Si algo tiene que objetar con las fechas de esas sesiones, que lo hubiera denunciado el PSOE en su momento ante la Junta Electoral. ¿Por qué no lo hicieron? Porque saben que esas sesiones en modo alguno constituían infracción normativa de ningún tipo; otra cosa es que a los intereses electorales del PSOE no le conviniera que los electores tuvieran información más detallada de dichos personajes despreciables antes de depositar sus votos en las urnas, porque lo que menos les importa es la información de los electores. Y hace falta tener la cara muy dura para calificar esos interrogatorios (fallidos por incomparecencia o huida delictiva de los citados) como “falta de respeto” a los corruptos; las faltas de respeto han sido la corrupción consentida y patrocinada por esos corruptos que han robado cientos de millones de euros de los fondos destinados a los ERE y a la formación de los trabajadores andaluces y el desacato (delictivo) a unas citaciones de la comisión parlamentaria, eso sí que son faltas de respeto a la ley y a todos los andaluces. Ellos sí que han manoseado las instituciones de la Junta y nuestros bolsillos de contribuyentes al fisco y cotizantes a la seguridad social. Pero el autor, un muy significado miembro de aquellos gobiernos del nefasto y corrupto régimen socialista que durante 37 años esquilmó Andalucía, un estómago agradecido, tiene la cara dura de defender lo indefendible, el desacato a una comisión parlamentaria de unos inculpados por gravísimos delitos de corrupción cuya condena esperamos ver muy pronto sentenciada y publicada, que ya se está demorando demasiado. Por cierto, ¿recuperó ya la Junta la millonada que el gobierno de Chaves le otorgó como “subvención” a la empresa de su hija?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *