Jerez

Una nueva asociación quiere luchar contra el acoso escolar en los colegios de Jerez

Mónica Morandeira, licenciada en Arte Dramático, impulsa la creación de una organización que quiere implantar un sistema para prevenir los casos de 'bullying'

Mónica se crió en Noia, un pueblo de 14.000 habitantes de la provincia de La Coruña, en el que, durante su etapa estudiantil, fue víctima de acoso escolar. Durante años. Prácticamente hasta que cumplió la mayoría de edad. “Se me daba demasiado bien el deporte, y eso hay niños a los que no les gusta”, cuenta. El acoso al que la sometieron fue psicológico y físico. No lo pasó nada bien y por eso ahora quiere evitar, en la medida de sus posibilidades, que se perpetúe una lacra que afecta a muchos jóvenes.

Dos de cada diez alumnos sufren acoso escolar en todo el mundo según un estudio de la Unesco —es decir, 246 millones de niños y adolescentes— y un 4% confiesa haberlo padecido en España, en base a los datos aportados por el Ministerio de Educación. Mónica Morandeira conoce estos datos. Ha formado parte de ellos. Por su cabeza lleva tiempo rondando una idea que espera materializar en los próximos meses: crear una asociación que busque prevenir el acoso escolar. Ella estudió en la Real Escuela Superior de Arte Dramático (RESAD) de Madrid. Desde pequeña quiso ser actriz. “Cuando se sufre acoso quieres sentirte especial para que la gente te admire, ser otra persona que no eres”, relata.

La intención de Mónica es iniciar la actividad de la asociación el curso que viene, visitando centros escolares y realizando actividades que combinen el apoyo psicológico y las clases de teatro. “Quiero que los alumnos que se sientan aislados tengan un punto de encuentro”, señala. Esta gallega, afincada en Jerez desde hace unos años, es consciente de que muchos centros de enseñanza pueden ser reticentes a acoger este tipo de actividades: nadie quiere que se le relacione con el acoso escolar. Pero su propósito no es ese, sino todo lo contrario: “La idea no es destapar casos de bullying, sino prevenirlos con educación e inculcando respeto entre los alumnos”. El primer paso, apunta, “es trabajar la tolerancia de los padres”.

“No queremos dar la típica charla, sino acompañar a los alumnos durante todo el curso escolar, implantar un método de trabajo en el que se impliquen profesores y padres”, relata Mónica, quien cree que la base en la prevención del acoso escolar “es la educación, por eso hay que trabajarlo desde los colegios”. Con su método, sostiene, mejorará el ambiente en las clases y eso puede redundar en mejores resultados académicos. El teatro, además, “ayuda a reforzar la autoestima”, señala Mónica en función de su propia experiencia y de las clases que ha impartido a niños de diferentes edades.

La cuñada de Mónica, Dolores Vázquez, psicóloga de profesión, ayudará a menores que requieran ayuda psicológica. La impulsora de la iniciativa asegura que más de una quincena de personas ya se han ofrecido para colaborar en la medida de sus posibilidades y que, tanto su marido Carlos Vázquez, como su amiga Sonia Alcañiz, están involucrados con una idea que está madurando a fuego lento. “Todo el mundo tiene algo que aportar, lo más importante es la creatividad y la ilusión”, señala Mónica. El proyecto busca realizar eventos también fuera de las aulas, por eso pretenden que el Ayuntamiento les ceda algún espacio para hacer talleres y actividades deportivas.

Etiquetas

Más artículos en esta categoría:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *