Una novela que es un poema... o una obra plástica

Publicidad

Una novela que es un poema... o una obra plástica

Dentro del proyecto 'ADN Intramuros', el casco bodeguero del estudio de arquitectura Territorio y Ciudad, en calle Santo Domingo, acoge hasta el próximo 5 de mayo una muestra colectiva de artistas, fundamentalmente pintores e ilustradores, inspirados en la obra 'En azúcar de sandía' de Richard Brautigan.

22-04-2015 / 00:10 h.

“Hemos construido meticulosamente nuestras vidas a partir de azúcar de sandía, y luego hemos viajado hasta nuestros sueños por caminos flanqueados de pinos y piedras.”

Si hay un libro donde todo es posible, el arte verdadero es posible. Cualquier registro artístico cabe en el rastro de este libro, unas páginas donde puede ocurrir de todo, donde la sandía es la materia esencial, un libro donde cada frase es un pequeño poema. Quien lee un libro así sabe que tiene que pintar, sabe que tiene que dibujar un futuro posible. Todas las obras que vemos en la exposición son insuficientes para captar una escritura tan sencilla, tan ingenua, naif. Si se ha calificado de contracultural es porque la sencillez es hoy contracultural, revolucionaria. ¿Que todo esté hecho de azúcar de sandía significa que es un mundo ideal, un mundo hecho de sueños o una utopía? No lo sabemos.

“Si pensáis en algo que pasó hace mucho tiempo: alguien os hizo una pregunta y no supisteis la respuesta.
Ése es mi nombre”.

¡Todo es tan extraño en yoMUERTE…! Ni el nombre del protagonista se deja atrapar por la vieja racionalidad. Es el escritor que escribe lo que sucede en esa población, comuna, aldea, espacio de la imaginación, del deseo… Es un escritor que narra en otro tiempo, ajeno a las categorías de la burocracia oficial. No tiene un nombre porque posee todos los nombres, quiere tenerlos todos. Habla de ese mundo con frases sencillas, de recién nacido. Diríamos, como Nietzsche, que usa palabras despojadas de la pesada carga de la rancia civilización.

“El viejo Chuck se acercó al puente abandonado, sacó una cerilla de quince centímetros de su mono y encendió el farol del lado del puente que daba a yoMUERTE. El puente abandonado ha estado así desde la época de los tigres.”

Describe un territorio con lugares inquietantes, como Olvidería; con personajes malos, como enHERVOR; con animales que hablaban, como los tigres; con seres entrañables, símbolos de algo quizás profundo; con estatuas de verdura, como la alcachofa; con tumbas en el lecho del río… ¿Se trata de un territorio que ha sufrido un gran desastre? ¿Qué quieren olvidar? ¿Qué han olvidado? ¿Es el mundo después del gran cataclismo? No lo sabemos.

“Justo antes de llegar a yoMUERTE, la cosa cambió. yoMUERTE es así: siempre cambia. Es para bien. Subí los peldaños hasta el porche de delante, abrí la puerta y entré.”

La exposición de la calle Santo Domingo, organizada por Infusiones Urbanas, Suricatta Gallery y Ungatoenbicicleta Librería Arte, debe invitar a leer el libro. Más de treinta artistas han trabajado alrededor de la obra de Richard Brautigan: Daniel Diosdado, Emilio Subirá, Ana Barriga, Rosario Rodríguez, Alejandro Ginés, Laura Pintado… La pluralidad de estilos y técnicas encaja bien con las palabras, muy poéticas, simbólicas, oníricas, de un escritor considerado contracultural. Las obras acuden al collage, al pop-art, al cómic, a la abstracción, a los tejidos… Los artistas se han acercado a este hermoso libro desde sus perspectivas, como lectores y como creadores. Al lado de cada obra hay un fragmento del texto. Es una novela donde casi cada frase, diálogo, descripción, es un poema o un pensamiento, lo que permite exprimir su potencial plástico con bastante libertad creativa. Que los objetos se salgan del cuadro o que las miradas de las figuras sean dulces caricaturas sólo se comprende si leemos y contemplamos “En azúcar de sandía” con la ingenuidad desbordante que propone el novelista.


La exposición colectiva En azúcar de sandía puede verse hasta el 5 de mayo en la bodega de Territorio y Ciudad, calle Santo Domingo, 7 (lunes cerrado). 
Fragmentos de las obras, de Suricatta Gallery. En azúcar de sandía está editado en Blackie Books.