JerezCiudad

Una inversión de 375.000 euros tirada a la basura

El Centro de Interpretación del Guadalete sigue abandonado cuatro años después de interrumpirse las obras.

El Centro de Interpretación del Guadalete sigue abandonado cuatro años después de interrumpirse las obras. Falta cableado, no hay puerta de acceso y nunca ha contado con seguridad.

“Ofrece una magnífica oportunidad para realizar una intervención que convierta al edificio en un referente de arquitectura ecológica, sirviendo de experiencia piloto para la introducción de los diversos conceptos y técnicas de ahorro energético y sostenibilidad, así como de reciclado de agua”. Así se vendió a mediados de 2010, por parte del anterior gobierno socialista de Pilar Sánchez, lo que iba a ser el Centro de Interpretación del Guadalete, una de las obras incluidas en el nuevo Fondo Estatal de Inversión Local de ese año.

Unos 375.000 euros costó la infraestructura, a la que hoy día le falta cableado y ha sido saqueada en numerosas ocasiones. La obra, por impagos del anterior Ayuntamiento socialista, no se llegó a terminar. La situación no es nueva, pero ya se está alargando demasiado en el tiempo. En los 700 metros que ocupan las instalaciones, la planta baja del edificio albergaba una recepción, una sala de exposiciones, una tienda y una cafetería. Todo devastado.

No han sido pocos los que han alarmado de su estado. Partidos políticos y asociaciones como Ecologistas en Acción han alertado en varias ocasiones de su situación y han criticado la desidia de las administraciones competentes. Desde que en agosto de 2012 se resolviera el contrato con la empresa adjudicataria que estaba llevando a cabo las obras, el edificio ha permanecido sin vigilancia y olvidado por el Ayuntamiento.

El Centro de Interpretación, que está en la carretera A-2004, en una vía que conecta la ciudad con la autovía Jerez-Los Barrios, se ubicó ahí por ser “una de las principales vías de acceso a la ciudad, la cercanía de Cartuja, que atraería visitantes al centro, y la posibilidad de conexión directa con el río a través de paseos peatonales que discurren por zonas de abundante vegetación”, según recogía un informe de Urbanismo.

Desde el principio el proyecto contó con la oposición de varios colectivos, como Ecologistas en Acción, que propuso utilizar para tal fin el Aula de la Naturaleza de La Granja de Santa Teresa, que es de propiedad municipal y está sin usar, argumentando razones de “rentabilidad económica, social y ambiental”.

Hasta la cancela de acceso han robado. La asociación ecologista cree que es “incomprensible” que siga así cuatro años después de dejarse la obra sin terminar. “Basta ya de desidia”, claman desde Ecologistas, que cree que la puesta en marcha de este equipamiento permitiría realizar actividades de educación ambiental  turismo activo, algo que “en estos tiempos de crisis puede contribuir al desarrollo económico de las barriadas rurales y núcleos de población ribereños”.

“Este abandono por parte del Ayuntamiento –que ahora preside Mamen Sánchez– y de la Consejería de Medio Ambiente –de la que es responsable Ángel Acuña en Cádiz– resulta incomprensible y no se puede soportar ya por más tiempo”, aseguran.

Etiquetas

Más artículos en esta categoría:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *