Edición CádizLa cara HacheOpinión

Una exclusión inaceptable

“Si los objetivos de las asignaturas de Lengua, Lengua Extranjera y Literatura es enseñar a los alumnos a escribir, hablar, leer y escuchar. ¿No creen que un periodista, una vez que curse el Máster en Enseñanza, está más que capacitado para hacerlo?”

Discriminación. Esa es la palabra que mejor define lo que ocurre con los periodistas en el sector de la educación en Andalucía (y en otras comunidades). Debido al Real Decreto 860/2010 un periodista ya no puede impartir la docencia de Lengua, Lengua Extranjera y Literatura en los niveles de ESO y Bachillerato en centros concertados y privados. Incluso a raíz de esta normativa se llegó a despedir a los periodistas que ya ejercían la profesión de docentes de forma lícita antes de su implantación. En el sector público los periodistas tampoco pueden optar a la bolsa extraordinaria que la Junta de Andalucía ha abierto debido a la falta de docentes para cubrir vacantes y sustituciones. El motivo de esta exclusión inaceptable no es otro que el siguiente: La carrera de Periodismo se incluye en la rama de Ciencias Sociales y Jurídicas y para impartir las clases en esas materias el docente debe estar en posesión de una carrera que pertenezca al área de Humanidades.

Si los objetivos de las asignaturas de Lengua, Lengua Extranjera y Literatura es enseñar a los alumnos a escribir, hablar, leer y escuchar. ¿No creen que un periodista, una vez que curse el Máster en Enseñanza, está más que capacitado para hacerlo? Entre las competencias de un periodista se encuentran todas las anteriores y dejarlos a un lado es devaluar su trabajo y sus capacidades. Si hasta el año 2010 un periodista podía acceder a estos puestos de trabajo en centros privados y concertados, ¿por qué ahora no? La única razón que se me ocurre es que pretenden reducir el número de candidatos a estas plazas y cualquier motivo es válido para conseguirlo aunque no tenga ningún sentido y sea de lo más injusto.

Si eres licenciado o graduado en periodismo da igual que te hayas formado para enseñar, no importa que cuentes con un nivel C2 de un idioma, no se tiene en cuenta que cuando accediste a la carrera lo hiciste con la intención de dedicarte a la educación porque entonces estaba permitido. Pese a tener todos estos conocimientos, objetivos e intenciones en la actualidad las puertas las tienes cerradas. Siempre han existido obstáculos para los periodistas en diferentes sectores. El problema es que en lugar de reducirse, las trabas cada vez son más y la mayoría sin ningún fundamento. Y por si esto fuera poco el intrusismo en el periodismo está más que permitido y parece que los periodistas tenemos que asumirlo como algo normal. Con estas líneas quiero mostrar mi apoyo a los conforman esta profesión, entre los que se encuentran algunos amigos, que tenían el objetivo de acceder al sector de la educación y que se están encontrando con tantos problemas que carecen de sentido. Es de agradecer el trabajo que está realizando a la Plataforma de Periodistas Afectados por el cambio de normativa en Educación por dar visibilidad a este hecho y por reclamar lo que pertenece al sector del periodismo. El daño que se está haciendo es irreparable, pero hay que confiar en que el esfuerzo por la lucha tendrá su recompensa. Los periodistas no merecemos menos.

Etiquetas

Más artículos en esta categoría:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Close