JerezCiudadPolítica Municipal

Un traslado del Pendón de Jerez desangelado… como siempre

El desfile cívico-religioso del 9 de octubre desata las críticas del PP al gobierno del PSOE debido a la escasa presencia de público en las calles, un clásico que también sufrieron los populares durante su mandato.

El desfile cívico-religioso del 9 de octubre desata las críticas del PP al gobierno del PSOE debido a la escasa presencia de público en las calles, un clásico que también sufrieron los populares durante su mandato.

En los últimos tiempos, la procesión cívico-religiosa del traslado del Pendón —que simboliza la reconquista cristiana de la ciudad en 1264 por parte del Rey Alfonso X El Sabio— desde el Cabildo antiguo a la Iglesia de San Dionisio, Patrón de Jerez, nunca ha sido multitudinaria. Cualquiera que tenga un poco de memoria recordará titulares de prensa aludiendo al desangelado y solitario desfile anual. El hecho de que el traslado —y posterior Te Deum y eucaristía— normalmente esté fijada en torno a las 10 de la mañana de una jornada festiva a nivel local ha provocado que, año tras año, apenas sean los políticos de la Corporación municipal y la banda de música quienes participen del solemne desfile. Eso sí, raro ha sido el mandato en el que trabajadores municipales o de concesionarias del Ayuntamiento no han aprovechado para manifestarse. En las dos últimas legislaturas, tanto Pilar Sánchez, primero, como María José García-Pelayo, después, sufrieron las protestas y los pitos de personal vinculado con el Consistorio para reivindicar el pago de sus nóminas o, en 2012, para protestar contra el ERE que puso en marcha el PP en la administración local. Sin ir más lejos, el año pasado le tocó al ejecutivo de Mamen Sánchez sufrir las iras de los afectados por el referido ERE y del Sindicato Independiente de la Policía Local (SIP), que literalmente reventaron el acto con bocinas y petardos. Eso sí, en esta ocasión García-Pelayo se ahorró participar en el desfile, como tampoco lo hicieron los concejales de IU y Ganemos.

Sin embargo, como si de una amnesia temporal se tratase, los populares han acusado al PSOE este pasado 9 de octubre de “cargarse” la festividad de San Dionisio. En sus redes sociales, han tuiteado durante la jornada: “Otra Festividad que se ha cargado el PSOE, mirad la plaza en 2014. Ya queda menos”. La elección del año en la comparativa gráfica que ha elegido el PP, cuyo concejal Jaime Espinar ha portado el estandarte como edil más joven de la Corporación, para Twitter no es casual. El gobierno de Pelayo celebró en 2014 el 750 aniversario de la reconquista cristiana y, aquella procesión del Pendón, contó con un desfile ecuestre, aglutinó a numerosas fuerzas vivas de la ciudad en torno a la procesión y retrasó su hora de inicio a después del mediodía. Eso, lógicamente influyó en la mejora de público que se registró entonces. En aquella ocasión, sin embargo, los Premios Ciudad de Jerez se entregaron por la tarde y solo hubo tres galardonados, lo que restó brillo y concurrencia a un evento anual que hasta la llegada de los populares al gobierno local no había dejado de ganar prestigio año tras año.
A todo esto, desde hace años —ya en 2000 era el Foro Andaluz el que se posicionaba en contra de esta procesión— hay organizaciones en la ciudad que vienen reclamando el fin de este acto simbólico que mezcla lo civil con lo religioso. Esta vez, la plataforma laicista de Jerez ha demandado, “una vez más, la escrupulosa separación de las instituciones civiles, nuestras administraciones públicas, de las religiosas”. “Formamos parte de una sociedad multicultural, en la que las diferentes creencias y convicciones, por muy mayoritarias que puedan ser, necesitan de dicha separación para que puedan ser respetadas como opciones particulares y no como imposiciones de una mayoría. Sólo desde la laicidad institucional se puede garantizar esa libertad. Una vez más, nuestras instituciones, en contra del principio de aconfesionalidad recogido en nuestra Constitución, se someten a ritos religiosos en los que la representación de la ciudadanía, ya sea en forma de Pendón, Bastón de Mando o la propia Corporación Municipal, se ve subordinada a la institución eclesiástica”, han agregado en un comunicado.

Como ha informado la Diocesis, Luis Piñero ha sido este año el canónigo que ha intervenido en la eucaristía con motivo de la festividad de San Dionisio, y en su alocución ha argumentado “la necesidad de jornadas festivas para ese tipo de celebraciones”, coincidiendo esto con el debate abierto sobre la posibilidad de que en 2018 pierda el día de San Dionisio su condición de fiesta local para trasladarlo a la Feria del Caballo. El acto se ha cerrado, tras canto del Te Deum, “con un agradecimiento del obispo diocesano a la Corporación municipal por renovar un año más ese encuentro entre sendos cabildos, así como ha puesto en evidencia la condición de una Iglesia, que lejos de teocracia alguna, está al servicio de la Democracia y por una sociedad en la que, en defensa del pensamiento cristiano, no sea nadie excluido”.

Etiquetas

Más artículos en esta categoría:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *