Sociedad

Un poeta sin hogar, en huelga de hambre desde hace una semana hasta que la Junta “haga justicia”

Luis Aranzana, conocido como 'Carita de plata' y que lleva 15 años viviendo en la calle y en albergues, pide una ayuda para poder vivir más allá de sobrevivir

¿Hasta cuando va a continuar con la huelga de hambre? “Hasta que me hagan justicia… Pero ya no puedo más. El hambre se parece mucho a la angustia”, responde con voz queda Luis Aranzana Morales (Madrid, 1956), poeta, psicólogo y persona sin hogar desde 2003. Luis, conocido como ‘Carita de plata’ al estar seis años recitando poemas en las calles de Cádiz con un cartón donde se autodenominaba “Poeta de guardia” en honor a su amiga Gloria Fuertes, lleva una semana en huelga de hambre. Siete días sin probar bocado, tan solo dando pequeños sorbos de agua desde su habitación en una residencia de ancianos de Algeciras. “Vienen varias veces al día a tomarme la tensión, el azúcar, el ritmo cardíaco…”.

Luis está débil, apagado… Pero dice que no parará hasta que “me respeten un poquito”. Hoy una persona sin hogar por circunstancias de la vida, pero sobre todo, por dos hitos. Cuenta que, como psicólogo, montó una consulta en su casa, en Sainz de Baranda —cerca del parque de El Retiro—, en Madrid. “Siempre trabajé en negro, mi familia no quería que me diese de alta”, confiesa. Y también estuvo trabajando en la Cárcel de Carabanchel, “desde donde salió mi abuelo para ser fusilado, en el año 41, acusado de adhesión a la rebelión militar”, lamenta. Pero en un momento de su vida, en cuestión de 20 dias, Luis se encontró con el fin de su relación de pareja y con el suicidio de unos de sus pacientes. “Me sentí culpable de su muerte, me afectó muchísimo emocionalmente. Entré en depresión y acabé durmiendo en la calle. Me vi sin nada”, expresa a lavozdelsur.es.

“Para llegar a la calle, para tirar tu vida. Romperla. Te tienes que haber roto tú primero. Tienes que haberte hecho cachitos tan pequeños, que necesitas luego un tiempo, para recomponer el puzzle. Te toca separarte de cosas muy queridas, de personas muy queridas. Y te toca separarte hasta de ti mismo. Ha sido mucho tiempo, mucho tiempo…”, manifiestó el poeta en el documental Iguales, pieza audiovisual dirigida por Jaime Contreras donde Luis Aranzana cuenta su situación de pobreza y que ganó el premio al Mejor Cortometraje Documental en el concurso de cine urgente DocuExprés Alcances 2015.

Luis ha perdido la esperanza en este sistema, y puede que se lo lleve por delante

‘Carita de plata’ es conocido entre los artistas gaditanos. Guarda contacto con el chirigotero José Luis García Cossío ‘El Selu’, los cantaores Rancapino y Felipe Scapachini y con el escritor y director del Centro Andaluz de las Letras, Juan José Téllez. Y cuenta que en Cádiz cumplió uno de sus sueños, cantar en el Teatro Falla, con el Coro de La Viña. Pero hace cuestión de siete días que comunicó a través de sus redes sociales la decisión de iniciar una huelga de hambre “hasta que la Junta de Andalucía me conceda la renta mínima de inserción social. Este pobre poeta no aguanta más injusticias. Un abrazo a todos por si esto no acaba bien”.

Dice tener la dentadura postiza rota y “necesitando arreglarla”, además de que también desea ir a Pamplona, a ver a su hija, que es profesora en la Escuela de Danza de Pamplona. Para Luis, que fundó Iguales en Acción, una asociación que pretende dar trabajo y vivienda a personas sin hogar, “con esos 220 euros —de la renta mínima de inserción social—  fumo, me puedo tomar algún café para ver algún partido del Real Madrid…”, señala. Y es que denuncia que necesita un mínimo de dignidad para poder vivir más allá de sobrevivir. Finalmente, según su amigo Jaime Contreras, Luis “ha perdido la esperanza en este sistema, y puede que se lo lleve por delante. La culpa es del sistema, que no ofrece la atención necesaria a las personas sin hogar”.

Etiquetas

Más artículos en esta categoría:

Comentarios

    1. Luis Aranzana solicitó la renta mínima en Málaga, donde estaba empadronado. Después de 8 meses de esperar, al irse a la residencia de Algecieas y empadronarse allí le indican que debe de volver a solicitar la ayuda. Tiene miedo a que tenga que volver a esperar más de 8 meses, cuando no salió de Andalucía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *