Sociedad

Un padre agrede a un árbitro tras un partido de alevines: “Este acto no pondrá ningún obstáculo a mis sueños”

Abel Gabriel Bayard relata los hechos sucedidos en un encuentro en El Puerto, tras el que un padre lo cogió por el cuello y le dejó varias marcas

“Uno de los padres me agredió, todo pasó más allá de los insultos a los que estamos acostumbrados a escuchar en un terreno de juego. Este padre se llevó desde el minuto 1 increpándome desde la grada, con insultos y amenazas”, explica el joven árbitro Abel Gabriel Bayard, de apenas 20 años, agredido durante un partido de alevines celebrado en El Puerto entre el Juncal Atlético y Colegio Guadalete.

El propio Bayard explica en redes sociales cómo sucedieron los hechos. “Cuando finalizó el partido, su hijo —del agresor— me dijo eres un vendido y un gilipollas. Yo, al ver esta falta de respeto hacia mí expulsé a dicho jugador, que comenzó a llorar”. El joven árbitro relata que acto seguido se acercó al banquillo del equipo del jugador expulsado y su padre “saltó la valla hacia el terreno de juego y se dirigió hacia mí señalándome con su dedo índice puesto en mi cara diciéndome todo esto es culpa tuya”.

“Después de ponerme el dedo sobre mi cara, empezó a poner su cabeza sobre la mía con ánimo de golpearme. En ese momento, vino mi padre y le dijo este es mi hijo y delante de mí no lo tocas. Entonces, el padre del jugador se abalanzó sobre mí y me puso la mano en el cuello, dejándome unas marcas“, explica Bayard.

“Agredir a una persona es de vergüenza, pero ya hacerlo delante de niños pequeños llega a un límite extremo. El próximo fin de semana saldré con más ganas, para hacer lo que me gusta de verdad. Este acto no pondrá ningún obstáculo a mis sueños y metas”, sostiene el joven árbitro, que ya ha denunciado los hechos.

Etiquetas

Más artículos en esta categoría:

Un comentario

  1. Muy bien Abel Gabriel oleeeeee tus hue….os eres un valiente. Y al padre del chiquillo expulsado DENUNCIALO, y al niño que lo expulsen del club por falta de respeto. No se puede consentir que un chiquillo insulte y lo de los padres es ya de traca y de verguenza, se creen que tienen un Messi en casa y lo que tienen que hacer es educarlo en la vida y el deporte. ANIMO Abel campeon. Un abrazo muy fuerte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *